GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 12 de Noviembre de 2017

Lecturas del Domingo 32º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA: http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/14Dom_TO_C-2.mp3

Domingo, 12 de noviembre de 2017
Primera lectura
Lectura del libro de la Sabiduría (6,12-16):


Resultado de imagen para La sabiduría es radiante e inmarcesible
La sabiduría es radiante e inmarcesible, la ven fácilmente los que la aman, y la encuentran los que la buscan; ella misma se da a conocer a los que la desean. Quien madruga por ella no se cansa: la encuentra sentada a la puerta. Meditar en ella es prudencia consumada, el que vela por ella pronto se ve libre de preocupaciones; ella misma va de un lado a otro buscando a los que la merecen; los aborda benigna por los caminos y les sale al paso en cada pensamiento.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 62,2.3-4.5-6.7-8

Resultado de imagen para Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío  Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugoR/. Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansía de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua. R/.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios. R/.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos. R/.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas
canto con júbilo. R/.

Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (4,13-17):


Resultado de imagen para No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis
No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza. Pues si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo, a los que han muerto, Dios, por medio de Jesús, los llevará con él. Esto es lo que os decimos como palabra del Señor: Nosotros, los que vivimos y quedamos para cuando venga el Señor, no aventajaremos a los difuntos. Pues él mismo, el Señor, cuando se dé la orden, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que aún vivimos, seremos arrebatados con ellos en la nube, al encuentro del Señor, en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.

Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (25,1-13):


Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: "¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!" Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: "Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas." Pero las sensatas contestaron: "Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis." Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: "Señor, señor, ábrenos." Pero él respondió: "Os lo aseguro: no os conozco." Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 32º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Domingo, 12 de noviembre de 2017
Dispuestos para el Señor

Saludo (Ver Segunda Lectura)
Creemos que Jesús murió y resucitó
y que a todos los que han muerto en él les llevarán a la vida con su Señor.
Que Jesús, el Señor de la vida,
esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante

Muchos hombres y mujeres, cuando oyen que tienen que estar vigilantes y dispuestos para la venida del Señor, piensan que tienen que estar listos para la muerte, para que no los coja ignorantes y por sorpresa. Pero hay mucho más todavía. Tenemos que aprender a encontrar al Señor ahora en las diversas formas en que viene a nosotros: como nuestro compañero en el camino de la vida, en nuestro prójimo, en nuestra oración, en la celebración de la eucaristía. Todas estas formas nos prepararán para el encuentro final. Pidamos al Señor la gracia de estar atentos a su constante presencia entre nosotros.

Acto Penitencial

¡Ojalá hubiéramos sido más conscientes
de la frecuencia con que encontramos
al Señor en la vida!
Pidámosle perdón al Señor.
(Pausa)
Señor Jesús, nos parece que estás ausente
cuando luchamos con el sufrimiento;
pero ahí estás tú dándonos fortaleza.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús,
con frecuencia nos olvidamos de ti
en los afanes de la vida diaria;
pero ahí estás tú con nosotros.
R/. Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, nos descuidamos
de atenderte en nuestros hermanos
enfermos y abandonados;
pero tú quieres que te sirvamos en ellos.
R/. Señor, ten misericordia de nosotros.

Perdónanos todos nuestros pecados, Señor,
y haz que busquemos siempre tu presencia.
Ven con nosotros al caminar
y llévanos a la fiesta de la vida eterna.


Oración Colecta
Oremos por la unión con el Señor,
aquí en la tierra como en el cielo.
(Pausa)
Señor Dios, Padre nuestro:
Tú quieres que encontremos a tu Hijo
aquí en la tierra
como nuestro compañero en la vida.
Mantennos siempre despiertos y abiertos a su amor,
que él nos ofrece en la eucaristía, en su perdón,
en los acontecimientos de la vida
y en nuestros hermanos que él nos confía.
Que tu Hijo Jesús sea nuestra paz en nuestras tensiones,
nuestra alegría aun en medio del sufrimiento,
nuestra vida y felicidad más allá de la muerte.
Que él nos admita a tu eterna fiesta de gozo y alegría,
porque es nuestro Dios y Señor
por los siglos de los siglos.

Primera Lectura (Sab 6,12-16): Los Que Buscan la Sabiduría de Dios La Encontrarán
Resultado de imagen para Los Que Buscan la Sabiduría de Dios La EncontraránLa sabiduría de Dios, la que nos dice cómo vivir conforme a los caminos de Dios y cómo ser feliz, es fácil de encontrar para los que la buscan. De hecho, si estamos abiertos a él, Dios y su sabiduría nos van a buscar más que nosotros buscamos a Dios.

Segunda Lectura (1 Tes 4,13-18): Los Que Mueren en Cristo Resucitarán
Resultado de imagen para Los Que Mueren en Cristo ResucitaránLos Tesalonicenses están preocupados por sus difuntos. Si han muerto antes del retorno de Cristo, ¿cómo se pueden salvar? Pablo les dice: Si han muerto en unión con Cristo, resucitarán de entre los muertos y vivirán para siempre.

Evangelio (Mt 25,1-3): Listos para Encontrarse con el Señor
Imagen relacionadaLos cristianos no deberían dar por supuesta su fe. Deberían ser vigilantes y trabajar esperanzados por el retorno de Cristo. El Señor vendrá, ciertamente, pero no sabemos cuándo.



Oración de los Fieles
Nosotros no somos como los que no tienen esperanza, ya que tenemos un Salvador que resucitó de entre los muertos. Le esperamos con expectación, mientras le decimos: R/ Señor glorioso y resucitado, en ti confiamos.

Por el Papa, los obispos y los sacerdotes, para que recuerden constantemente al pueblo de Dios la dimensión eterna de la vida y nos dirijan con sabiduría, paciencia y vigilancia, roguemos al Señor.
Por los jóvenes, para que se mantengan críticos ante la mediocridad de sus vidas y sigan todavía esperando y construyendo un mundo nuevo y mejor, roguemos al Señor.
Por los que se encuentran en peligro de muerte, para que no teman ni se desesperen, sino que se entreguen con esperanza al Señor, que venció a la muerte; también por los ancianos, para que en paz y serenidad se preparen para encontrar un día al Señor cara a cara, roguemos al Señor.
Por los desalentados y heridos por la vida, para que no vivan amargados y para que, gracias a nuestra presencia y amistad, sientan nueva fuerza y esperanza, roguemos al Señor.
Por nuestros queridos difuntos, para que vivan en la alegría del Señor, roguemos al Señor.
Señor Jesucristo, sólo tú conoces el día y la hora de todas las cosas y de cada persona. Que los afanes y preocupaciones del día no cierren nuestros corazones a tu venida. Ven a nuestro encuentro ahora y, después, en el gozo y alegría eternos. Amén

Oración de Ofertorio
Señor Dios nuestro:
Nosotros, pueblo tuyo en marcha,
te presentamos este pan y este vino
como ofrenda y oración
para que tu Hijo Jesús
nos acompañe en nuestro fatigoso caminar
y nos sostenga en la fe y en la esperanza.
Que él colme todos nuestros días
con obras de bondad y sabiduría.
Y que este banquete de la eucaristía
nos prepare para tomar parte, gozosamente,
en tu fiesta eterna, por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Cristo entre nosotros, aquí en la eucaristía, es la prenda o promesa de que un día nosotros disfrutaremos con él en la felicidad del cielo. Con él le damos ahora gracias a Dios nuestro Padre.

Introducción al Padrenuestro
Como pueblo de esperanza,
oremos a nuestro Padre del cielo
con la oración de Jesús nuestro Señor.
R/. Padre nuestro…



Líbranos, Señor
Líbranos, Señor,
de nuestro descuido y despreocupación
que en la rutina del día nos hacen olvidar
el fin para el que tú nos has creado.
Guárdanos libres de pecado
y danos sabiduría y previsión
para prepararnos con alegría y esperanza
para el encuentro con tu hijo.
Anhelamos estar listos para encontrar sin temor
a nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/. Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesús, Cordero de Dios de Dios
muerto y resucitado.
El viene a nuestro encuentro ahora con toda solicitud.
para que podamos encontrarle con alegría
cuando venga de nuevo, en su venida gloriosa.
R/. Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios, causa de nuestra alegría y esperanza:
Estamos seguros y gozosos
de haber encontrado a tu Hijo Jesús
en esta celebración eucarística.
Hemos reconocido su voz
en la proclamación de la Palabra;
él nos ha alimentado con el pan de sí mismo.
Que el mismo Jesús sea la lámpara
que ilumine claramente nuestra vida
y haz que sepamos escuchar siempre su voz
que clama a nosotros en nuestros hermanos necesitados,
para que así, cuando venga, nos encuentre dispuestos
para reunirnos con él en la fiesta del reino,
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: En la presencia del Señor
hemos reflexionado en sus palabras
sobre la sabiduría y la vigilancia.
¿Qué somos nosotros, necios o sabios?
Probablemente un poco de los dos:
necios cuando pecamos,
sabios cuando estamos vigilantes
y cuando intentamos vivir un poco como Jesús
y poner sus palabras en práctica.
Que Dios nos mantenga siempre vigilantes y sabios.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre nosotros
y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf
“Velad y orad”

Una vez más, Jesús cuenta a los discípulos una parábola. Es apenas una historia. Como las que a veces contamos a los niños para que se duerman. Pero todos sabemos que las historias pueden llevar dentro muchas cosas. Hablar mediante parábolas es una forma de hablar. Para que los que quieran entender, entiendan. En esta ocasión, Jesús se la cuenta a los discípulos. Ellos seguramente entendieron que la parábola no era una pura historia. Jesús les quería decir algo mediante la historia de aquellas diez vírgenes encargadas de preparar la fiesta de las bodas y de esperar al novio. De las diez, cinco fueron lo suficientemente prudentes como para disponer lo que necesitaban para la espera. Tomaron consigo suficiente aceite como para poder encender sus lámparas. Así estarían dispuestas aunque el novio llegase a la medianoche. Las otras cinco no pensaron, no se preocuparon. Y la llegada del novio les pilló desprevenidas. Se quedaron fuera de la fiesta. Dentro estaba la luz, fuera la oscuridad. Las cinco vírgenes necias quedaron envueltas en la oscuridad de la noche.

Hay personas que dejan siempre para mañana lo que pueden hacer hoy. Exactamente lo contrario de lo que dice el refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Son personas que están muy seguras de que van a disponer de mañana para reconciliarse con su hermano, visitar a aquel amigo enfermo, devolver lo que robaron, dejar de beber, comenzar a ser honestos en el trabajo o comenzar a preocuparse de sus hijos. Se olvidan de que el mañana es aquello de lo que ciertamente no estamos seguros. Lo que tenemos como seguro es el ahora, el presente. Nada más. ¿Hay alguien que sepa con seguridad que mañana va a estar vivo? ¿No será mejor comenzar a hacer hoy todas esas cosas? Así, en caso de que no dispongamos de mañana, al menos habremos comenzado a reconciliarnos, a vivir una vida más feliz, a amar más a los que viven con nosotros, a ser más honrados. Al menos, le podremos decir al Señor que quizá no terminamos de hacer todo lo que teníamos que hacer pero no fue porque no empezásemos sino porque nos faltó tiempo.

Eso es lo que nos pide Jesús: que estemos atentos, despiertos a nuestra vida, que hagamos lo que tenemos que hacer para que cuando llegue el momento de dar cuentas no nos encontremos sin aceite en las lámparas y con las manos vacías.

Para la reflexión

¿Qué tenemos pendiente de hacer? ¿Podías enumerar todas aquellas cosas que, como cristiano, crees que deberías hacer y que hasta hoy no has hecho por pereza, por dejadez, por abandono, porque te resulta difícil? Revisa la lista y decídete a hacer una o dos de ellas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified