GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 15 de Marzo de 2014

Lecturas del Sábado de la 1ª semana de Cuaresma

http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_11_31a7.mp3

Sábado 15 de Marzo del 2014
Primera lectura
Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19):

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Hoy te manda el Señor, tu Dios, que cumplas estos mandatos y decretos. Guárdalos y cúmplelos con todo el corazón y con toda el alma. Hoy te has comprometido a aceptar lo que el Señor te propone: Que él será tu Dios, que tú irás por sus caminos, guardarás sus mandatos, preceptos y decretos, y escucharás su voz. Hoy se compromete el Señor a aceptar lo que tú le propones Que serás su propio pueblo, como te prometió, que guardarás todos sus preceptos, que él te elevará en gloria, nombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho, y que serás el pueblo santo del Señor, como ha dicho.»

Palabra de Dios


Salmo
Sal 118,1-2.4-5.7-8

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor

Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la voluntad del Señor;
dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón. R/.

Tú promulgas tus decretos
para que se observen exactamente.
Ojalá esté firme mi camino,
para cumplir tus consignas. R/.

Te alabaré con sincero corazón
cuando aprenda tus justos mandamientos.
Quiero guardar tus leyes exactamente,
tú, no me abandones. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

Palabra del Señor


Liturgia Viva del Sábado de la 1ª semana de Cuaresma


Sábado 15 de Marzo del 2014
AMOR GRATUITO DE ALIANZA
(Dt 26,16-19; Mt 5,43-48)

Introducción
La vida de un judío piadoso podría resumirse como una respuesta a la Alianza amorosa de Dios, expresada con una fidelidad de pacto amoroso. Ésta es también la vida de un cristiano; con mayor razón aún, ya que Dios toma la iniciativa increíble de ofrecer su amor gratuito a su pueblo en la persona de Jesús. Y por eso nosotros tratamos de darle una respuesta de amor fiel, y de ofrecer también a nuestro prójimo un amor sincero y gratuito, que brota de lo profundo de nuestro ser, y que nos compromete más allá del llamado de la ley. La vida cristiana es, pues, comunión con Dios, comunión con los hermanos, incluso con los enemigos, ya que no habría de haber enemigos para los cristianos.





Oración Colecta
Señor Dios nuestro,
de quien procede la iniciativa de amar:

Tú nos buscas y nos dices:
“Yo soy su Dios; ustedes son mi pueblo”.

Tú nos amas en Jesucristo, tu Hijo.
Señor, que nuestra respuesta de amor
vaya mucho más allá de las exigencias de cualquier ley.

Que sepamos buscarte y estar en comunión contigo
en lo más profundo de nuestro ser
y que te expresemos nuestra gratitud
saliendo de nosotros mismos hacia nuestro prójimo
con un amor sincero y comprometido como el tuyo.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que nuestra Iglesia y nuestras comunidades cristianas sean y ofrezcan espacios de perdón, donde el sol del amor de Dios brille sobre buenos y malos por igual, roguemos al Señor.
Para que todos nosotros dejemos que nuestra conciencia nos guíe para elegir siempre el bien sobre el mal, incluso cuando nos sea humanamente molesto, roguemos al Señor.
Para que el amor siga siendo, o llegue a ser de nuevo, la clave de nuestra genuina comprensión de todas las leyes y mandamientos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios nuestro, Padre bondadoso:
En esta eucaristía
tu Hijo Jesús se da a sí mismo
a ti y a todos nosotros
con una respuesta libre de total entrega.

¡Qué bueno saber que él comparte con nosotros
esta clase de amor!

Que así seamos inventivos y creadores
para comprometernos a la felicidad
de todos los hermanos, cercanos o lejanos,
con el fin de que todos juntos seamos tu Pueblo
y tú seas nuestro Dios por siempre
en Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios nuestro:
Tú nos has hecho tu pueblo sacerdotal
para que proclamemos al mundo entero
que tú eres un Dios que nos ama y nos salva.

Profundamente agradecidos por tu sincero amor,
queremos ser conscientes de nuestra misión,
y ser para nuestros hermanos
como la presencia viva de Jesús:
como su palabra que siga alentando y perdonando
sus manos que curen y bendigan,
sus pies que busquen lo que está perdido,
su corazón que ame hasta el extremo

Todo esto con la fuerza del mismo Jesús,
que vive y reina por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: El Señor nos dice: “Amen a sus enemigos y rueguen incluso por los que les hieren y ofenden”. No es una tarea fácil, pero es algo que debería ser la señal y el sello distintivo de los cristianos. Hemos ofendido a Dios y él nos perdona. Nosotros deberíamos de hacer lo mismo: perdonarnos los unos a los otros, con la inspiración y la fuerza del Espíritu.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del Sábado 15 de Marzo del 2014

Fernando González
Queridos amigos y amigas:

Hace pocos días celebré la eucaristía con una pequeña comunidad cristiana. El evangelio era precisamente el mismo de hoy. El responsable de la comunidad me dijo: “Insiste mucho en el perdón. Aquí hay mucho resentimiento”. Hablando con unos y otros, me di cuenta de que el odio más peligroso es el que nunca se expresa, el que parece haberse diluido en la bodega de nuestro inconsciente. Pero está ahí, pronto a devorar a otros y a devorarnos a nosotros mismos. El “odio” es siempre una finca pendiente de evangelización en el amplio terreno de nuestra personalidad.

El evangelio de Jesús llega hasta esa finca recóndita. A los musulmanes, el amor a los enemigos les parece un precepto ético excesivo, reservado a unos pocos santos. A Gandhi, por el contrario, era lo que más le agradaba de Jesús. ¿Y a nosotros?
No merece la pena insistir sobre la obligación cristiana de amar a los enemigos. Presentada así, como una obligación, resulta incomprensible y casi despreciable. El itinerario que Jesús propone es partir de la propia experiencia en relación con Dios. Nosotros somos amados por el Padre, incluso cuando hemos actuado como enemigos. Sobre nosotros ha salido cada día de nuestra vida el sol de un amor inmarcesible. ¿Quién se atreve a no amar a los enemigos cuando ha sido inundado por un amor que de ninguna manera merece? Jesús lo dice de otras muchas maneras: “A quien mucho se le perdona, mucha ama”.

Vuestro hermano en la fe:
Fernando González

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified