GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del Domingo 1º de Cuaresma - Ciclo A

Domingo 09 de Marzo del 2014

http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_03_2008.mp3

Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (2,7-9;3,1-7):

El Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal. La serpiente era el más astuto de los animales del campo que el Señor Dios había hecho.
Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín?»
La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; solamente del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: "No comáis de él ni lo toquéis, bajo pena de muerte."»
La serpiente replicó a la mujer: «No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal.»
La mujer vio que el árbol era apetitoso, atrayente y deseable, porque daba inteligencia; tomó del fruto, comió y ofreció a su marido, el cual comió. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 50,3-4.5-6a.12-13.14.17

R/. Misericordia, Señor: hemos pecado

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa,
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces. R/.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso.
Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (5,12-19):

Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Porque, aunque antes de la Ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había Ley. A pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con una transgresión como la de Adán, que era figura del que había de venir. Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por la transgresión de uno murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud. Y tampoco hay proporción entre la gracia que Dios concede y las consecuencias del pecado de uno: el proceso, a partir de un solo delito, acabó en sentencia condenatoria, mientras la gracia, a partir de una multitud de delitos, acaba en sentencia absolutoria. Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno solo. Cuanto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. En resumen: si el delito de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno traerá la justificación y la vida. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos.

Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (4,1-11):

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
El tentador se le acercó y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.»
Pero él le contestó, diciendo: «Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."»
Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: "Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras."»
Jesús le dijo: «También está escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios."»
Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras.»
Entonces le dijo Jesús: «Vete, Satanás, porque está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto."»
Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 1º de Cuaresma - Ciclo A


PRIMER DOMINGO DE CUARESMA (Ciclo A)

1.“Serviré”
2.Cuarenta Días hacia la Pascua

Saludo (Ver Segunda Lectura)
Estamos reunidos en el nombre de Jesús.
Él nos trajo vida en vez de muerte;
con su obediencia compensó por nuestra desobediencia.
Que su gracia y su paz esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)

1.“Serviré”
Cuando nos miramos con seriedad a nosotros mismos, nos percatamos de que hay cosas que nos impiden ser lo que desearíamos ser, como personas y como cristianas. Tenemos la impresión de que no somos libres para ser auténticamente nosotros mismos. --- Al principio de su misión Jesús se miró a sí mismo y vio las tentaciones que le impedirían llevar a cabo su misión. --- La Cuaresma es para nosotros el tiempo propicio para mirar dentro de nosotros mismos y para ver qué es lo que nos impide ser verdaderamente libres para servir y amar a Dios y a los hermanos según es debido. --- Acompañemos a Jesús al desierto, miremos al hondón de nuestro corazón, y con Jesús rechacemos lo que nos atenaza, lo que nos mantiene tibios e indiferentes, para que con él y como él podamos servir.

2.Cuarenta Días para la Pascua
En este Primer Domingo de Cuaresma acabamos justamente de comenzar nuestra caminata de cuarenta días hacia la Pascua. Nosotros somos el pueblo de los cuarenta: El pueblo judío en el Antiguo Testamento necesitó cuarenta años a través del desierto, a través de sus pruebas y errores, para crecer como Pueblo de Dios preparado para la Tierra Prometida. Jesús pasó cuarenta días en el desierto ayunando y orando para prepararse para su gran opción: aceptar ser el tipo de Mesías que Dios Padre quería para él. --- También nosotros tenemos hoy cuarenta días por delante para volver a examinarnos ante Dios si queremos ser y si somos el tipo de cristianos que Dios quiere que seamos.
Miramos con admiración a Jesús ahora aquí presente entre nosotros para ver si con él y con su poder estamos dispuestos a rechazar las tentaciones que intentan desviarnos de la tarea y misión que Dios nos ha dado.


Acto Penitencial
¿Qué es lo que nos impide seguir más radicalmente a Jesús en el camino hacia Dios y hacia los hermanos?
Examinémonos ante el Señor.
(Pausa)
Señor Jesús, tú rehusaste servirte a ti mismo,
ya que elegiste más bien servir al Padre
y a la felicidad de los hombres.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, tú rehusaste impresionar a la gente
con acciones espectaculares;
por el contrario elegiste el camino humillante de la cruz.
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, tú rechazaste el poder y la riqueza;
por el contrario hiciste del amor y la fe en los pobres
el fundamento del reino de Dios entre nosotros.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Ten misericordia de nosotros, Señor,
y perdona nuestros pecados.
Danos la gracia de rechazar, contigo y como tú,
todas las tentaciones; y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que durante esta Cuaresma
nos convirtamos de verdad.
(Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro:
En el desierto tu Hijo luchó durante cuarenta días
por las exigencias de su misión,
y venció todas las tentaciones.
En estos cuarenta días de Cuaresma
conviértenos, haz que nuestros corazones giren
a la paz de tu perdón, a la luz de tu amor
y de tu preocupación por los hombres.
Haz que encontremos la vida y la alegría que Jesús nos trae;
y disponnos a compartir con otros.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Primer Lectura (Gen 2,7-9; 3,1-7): Tentados desde el Principio
En una historia de carácter simbólico, el escritor sagrado dice que, según tradición inmemorial, los hombres han sufrido siempre la tentación de hacerse a sí mismos sus propios dioses, dueños absolutos de su propia vida y felicidad. Ésta sigue siendo la tremenda tragedia humana.

Segunda Lectura (Rom 5,12-19): El Hombre Jesucristo Nos Salva
Adán, representando a toda la humanidad, echó a perder la buena y recta relación con Dios, con otros seres humanos, y consigo mismo. El Hijo de Dios, el hombre Jesucristo, vino a restaurar esta relación. Ésta es la tragedia humana que Jesús vino a remediar.

Evangelio (Mt 4,1-11): Jesús Vence Nuestras Tentaciones
Jesús venció todas nuestras tentaciones humanas de egoísmo, soberbia y poder. Él quiso servir a Dios y salvar a los hombres. De este modo nos hizo capaces de servir con humildad a Dios y a nuestro prójimo.

Oración de los Fieles

Oremos juntos al Señor con todos los cristianos que se esfuerzan como nosotros durante esta Cuaresma en ser libres para Dios y unos para otros, y digamos: R/ Señor, por tu amor sálvanos.
Por la Iglesia que amamos, para que nosotros sus miembros crezcamos juntos por el camino del servicio y del amor, roguemos al Señor: R/ Señor, por tu amor sálvanos.

Por los que dudan cuando son tentados, por los atraídos por la violencia, por los atrapados en las cadenas del mal, roguemos al Señor: R/ Señor, por tu amor sálvanos.
Por los que abusan de su poder, por los que rechazan a Dios, por los que rehúsan servir, roguemos al Señor: R/ Señor, por tu amor sálvanos.

Por los hambrientos, por los perseguidos, por las víctimas de la violencia, roguemos al Señor: R/ Señor, por tu amor sálvanos.
Por los que dudan, por los desesperados, por los que son infieles, roguemos al Señor. R/ Señor, por tu amor sálvanos.

Por las comunidades carentes de amor, por los que no pueden perdonar, por los endurecidos en odio y en rencor, roguemos al Señor: R/ Señor, por tu amor sálvanos.

Oh Dios y Padre nuestro: Te hemos pedido por tantos y tantos. Pero nos incluimos también a nosotros mismos, pues somos débiles y falibles. Tócanos con tu amor y conviértenos a todos, por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
En estos sencillos signos de pan y vino
Jesús viene a nosotros

para ayudarnos a servirte a ti y a los hermanos.
Que él venza en nosotros y en el mundo
la tentación de ser ricos, poderosos, influyentes,
más que buenos y justos.

Que aprendamos de él a hacer tu voluntad
y buscar tu felicidad,
pues tú eres nuestro Dios y Señor
por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Demos gracias al Padre por habernos dado a Jesús para ser como uno de nosotros. Él venció a la tentación, y por su causa nosotros también podemos resistir al mal y vivir para todo lo que es justo y bueno.

Introducción al Padrenuestro
Con Jesús nuestro Señor
pidamos a nuestro Padre del cielo
que podamos resistir la prueba de todas las tentaciones.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor,
Líbranos, Señor, de todos los males
y concédenos el don de estar siempre en paz contigo,
con nosotros mismos y unos con otros.
En las pruebas inevitables de la vida,
guárdanos fieles a ti
y no permitas que oprimamos a nadie.
Ayúdanos a construir juntos tu reino de justicia y amor
hasta que termines felizmente
todo lo que comenzaste en nosotros,
por medio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios,
que venció todas nuestras tentaciones
para traernos justicia y vida.
Dichosos nosotros
invitados a tomar parte
en este santo banquete de salvación.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios, siempre fiel:
Tu Hijo Jesús fue fiel a ti y a su misión,
aun a costa de su vida.
Te pedimos, Señor, que nosotros también
caminemos por el sendero del amor fiel
a ti y a nuestros hermanos.
Que ojalá sepamos elegirte siempre
a ti y la vida, y no el pecado y la muerte,
y preferir el bien de los que nos rodean
por encima de nuestros intereses egoístas,
como hizo Jesús, tu Hijo,
que vive contigo y con nosotros
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: En esta eucaristía hemos mirado con admiración a Jesús
y hemos visto cómo sufrió las tentaciones
y cómo las venció.
Hemos mirado a Jesús, y en él reconocemos
lo más íntimo de nosotros mismos.
Él es el tipo de persona que nosotros,
cada uno a nuestra manera peculiar,
debemos intentar lograr.

Durante nuestros cuarenta días de Cuaresma
seguimos mirándole
e intentamos asemejarnos a él.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo
descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified