GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 6 de Mayo de 2014

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua

 MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/pascua08_martes3.mp3

Martes, 6 de mayo de 2014
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

En aquellos días, Esteban decía al pueblo, a los ancianos y a los escribas: «¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Siempre resistís al Espíritu Santo, lo mismo que vuestros padres. ¿Hubo un profeta que vuestros padres no persiguieran? Ellos mataron a los que anunciaban la venida del justo, y ahora vosotros lo habéis traicionado y asesinado; recibisteis la Ley por mediación de ángeles, y no la habéis observado.»

Oyendo estas palabras, se recomían por dentro y rechinaban los dientes de rabia.
Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: «Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios.»
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo.
Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.»
Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.»
Y, con estas palabras, expiró. Saulo aprobaba la ejecución.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiento mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás;
yo confío en el Señor.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia.
En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

En aquel tiempo, dijo la gente a Jesús: «¿Y qué signo vemos que haces tú, para que creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: "Les dio a comer pan del cielo."»
Jesús les replicó: «Os aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.»
Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de este pan.»
Jesús les contestó: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 3ª semana de Pascua

Martes, 6 de mayo de 2014
JESÚS, EL PAN DE VIDA VIVE EN SUS DISCÍPULOS
(Hch 7,51 – 8,1; Jn 6, 30-35)

Introducción
Esteban y los cristianos perseguidos de la Iglesia primitiva re-viven en sí mimos la pasión de Cristo; sufren no solamente “por” Cristo, sino también “con él y como él”; su actitud es también: “Señor Jesús, recibe mi espíritu; Señor, no guardes esto contra ellos”. Pero Esteban y los primeros cristianos están seguros de que la muerte no tiene la última palabra: ellos seguirán viviendo después con Cristo Resucitado.
Los cristianos se sustentan en la vida con el verdadero pan del cielo, Cristo mismo, que parte para ellos el pan de su palabra y el pan de sí mismo, porque él es pan “entregado”, que se sacrifica a sí mismo para dar vida. Cristo es la respuesta a nuestras hambres más profundas. Nosotros también habríamos de “hambrearle” a él y decir: “Danos siempre este pan”.






Oración Colecta
Señor Dios nuestro, Padre generoso:
Tú nos has dado a tu Hijo Jesús
para vivir de nuevo, con él y como él,
su pasión y resurrección.

Por medio de Jesús, danos el valor
de ponernos en tus manos
en las pruebas de la vida y en la misma muerte,
para que un día veamos tu gloria
y veamos también, sentado a tu derecha,
a tu Hijo Jesucristo,
que vive y reina contigo
por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por los que buscan sentido a su vida y tienen hambre de lo bueno, lo bello y lo justo, para que encuentren personalmente a Jesús, roguemos al Señor.
Por aquellos cuya fe es probada en persecuciones, para que el Señor les dé fortaleza para permanecer siempre fieles, roguemos al Señor.
Por nuestras comunidades cristianas, para que nunca sean privadas de la eucaristía, rogamos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios, Padre eterno:
En estos signos de pan y vino
tú nos das a tu Hijo Jesucristo.
Concédenos que le comamos y nunca más tengamos hambre,
que creamos en él y nunca más tengamos sed.

Que él sea para nosotros el pan de inmortalidad
que nos sustenta en el camino de la vida,
hasta que alcancemos tu morada eterna
donde podamos vivir contigo
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios amoroso:
Tu Hijo nos ha alimentado
con el pan de vida de sí mismo.

Danos siempre este pan.
Que Jesús calme nuestras hambres más profundas:
hambre de todo lo bello, bueno y verdadero.
para que seamos para todos los que nos rodean
pan entregado para la vida del mundo,
juntamente con tu Hijo Jesucristo
que vive contigo y con nosotros
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: “Danos siempre este pan”, dijo a Jesús la muchedumbre de la multiplicación de los panes. Cristo es nuestro pan, nuestro alimento, nuestra riqueza, el sentido de nuestras vidas, que nos acompaña en el viaje de la vida. Que siga siempre nutriéndonos con el pan de sí mismo, en la eucaristía. Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros y permanezca siempre.

Comentario al Evangelio del Martes, 6 de mayo de 2014

C.R.
Queridos amigos:
El relato de la muerte de Esteban es escalofriante. Cae destrozado por las piedras. A diferencia de lo que sucedió con la mujer adúltera, en esta ocasión no está Jesús para pronunciar las palabras salvadoras: El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Lo que aquí sucede es que los pecados de todos se convierten en piedras arrojadas sobre Esteban. Él acepta la muerte como la aceptó Jesús: perdonando a sus verdugos (Señor, no les tengas en cuenta este pecado) y entregando su vida a Aquel por el que ha aceptado el suplicio (Señor Jesús, recibe mi espíritu).

La muerte de Esteban se sigue reproduciendo en hermanos y hermanas próximos a nosotros en el tiempo. Existen muchos, y la mayoría no saltan a los medios de comunicación. Todos, encabezados por Jesús, entregan su vida, convierten la muerte en una ofrenda eucarística, como si, muriendo, se convirtieran en pan para los demás.

¿No supone esta forma de morir una propuesta liberadora en nuestra cultura? Hacemos lo imposible para no morirnos, cuando, en realidad, quien se entrega cada día a los demás, está anticipando su muerte y llenando de sentido y eternidad cada minuto gastado . El momento postrero no será ninguna traición sino la conclusión de una vida entregada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified