GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 14 de Junio de 2014

Lecturas del Sábado de la 10ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/10_7_TO.mp3

Sábado, 14 de junio de 2014
Primera lectura
Lectura del primer libro de los Reyes (19,19-21):


En aquellos días, Elías se marchó del monte y encontró a Elíseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas en fila, él con la última. Ellas pasó a su lado y le echó encima el manto.
Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Ellas y le pidió: «Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo.»
Elías le dijo: «Ve y vuelve; ¿quién te lo impide?»
Elíseo dio la vuelta, cogió la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio; hizo fuego con los aperos, asó la carne y ofreció de comer a su gente; luego se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 15,1-2a.5.7-8.9-10


R/. Tú, Señor, eres el lote de mi heredad

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti;
yo digo al Señor: «Tú eres mi bien.»
El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;
mi suerte está en tu mano. R/.

Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,
con él a mi derecha no vacilaré. R/.

Por eso se me alegra el corazón,
se gozan mis entrañas,
y mi carne descansa serena.
Porque no me entregarás a la muerte,
ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,33-37):



En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo a los antiguos: "No jurarás en falso" y "Cumplirás tus votos al Señor." Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo. A vosotros os basta decir "sí" o "no". Lo que pasa de ahí viene del Maligno.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 10ª semana del Tiempo Ordinario


Sábado, 14 de junio de 2014
¿POR QUÉ PRESTAR JURAMENTO?


Introducción
La primera lectura de hoy, tomada del libro de los Reyes, nos proporciona un buen ejemplo de las exigencias radicales que Dios impone a personas que él ha de enviar para una misión sustancial. Elías está a la altura del llamado.
Evangelio: ¿Por qué exige la gente que, en ocasiones especiales, una afirmación determinada sea respaldada por un juramento? ¿Acaso es que dudan, el uno del otro, de su sinceridad y veracidad, particularmente cuando se trata de algo importante? Y si Dios es invocado como testigo de la verdad, ¿se jura siempre realmente la verdad? Según la mente de Jesús, los cristianos habrían de ser siempre tan de fiar que no tendrían necesidad de prestar juramentos. Siempre habríamos de querer significar lo que realmente decimos.



Colecta
Oh Dios, siempre digno de fiar, tu Hijo Jesús nació para esto y para esto vino al mundo: para dar testimonio de la verdad. Cuéntanos entre los que le escuchan y quieren ser buscadores honestos de la verdad. Ayúdanos a decir un firme “no” a todo lo malo y haz que nuestro “sí” sea un rotundo “sí” a todo lo bueno y digno, con el poder de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por los cristianos, para que sean tan dignos de fiar que no tengan necesidad de proferir juramentos, roguemos.
Por los amigos, para que sean siempre honrados y leales, rogamos.
Por todos nosotros, para que seamos fieles a la misión que Dios nos ha dado en la vida, roguemos.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios, Padre todopoderoso, tú expresaste tu palabra creadora y las cosas y los hombres comenzaron a existir; y viste que tu obra era buena. Profiere ahora en medio de nosotros tu poderosa palabra y tu Hijo se hará presente entre nosotros como tu Palabra fiel y fidedigna. Que él llene hasta rebosar nuestras palabras, tantas veces vacías, con bondad, honestidad y paz, de tal modo que podamos fiarnos unos de otros y ofrecerte a ti todo honor y gloria por Jesucristo nuestro Señor.


Oración después de la Comunión
Oh Dios nuestro, fidedigno y leal, tu Hijo nos ha dirigido palabras que nunca pasan. Llenó las palabras con su propio ser y así pudo quedarse con nosotros aquí en la eucaristía. Ayúdanos también a llenar de nuevo nuestras palabras gastadas con nuestro propio ser veraz. Que tu propio Hijo hable por las palabras que decimos y por las que oímos; que se haga corpóreo de nuevo en nuestras palabras para que volvamos a ser libres en el mismo Jesucristo nuestro Señor.


Bendición
Hace pocos días San Pablo nos recordó que Jesús fue siempre “Sí”, “Sí” cumpliendo la voluntad del Padre; “Sí” siempre fidedigno sosteniendo al pueblo. Que seamos también nosotros dignos de confianza y serios en nuestra fe, en nuestra amistad y en nuestra palabra dada, con la bendición del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del sábado, 14 de junio de 2014


C.R.
Al final, Elías lo tuvo claro. No sólo en lo referente a él y a su forma de situarse y de realizar su misión sino que quiso que otros compartieran su carisma, se enriquecieran de lo que él había vivido y continuaran adelante. Así lo hizo con Eliseo, dejándole “parte de su espíritu”, que por otro lado, lo había recibido enteramente de Dios. La respuesta de este joven, al recibir simbólicamente su manto, fue ir primero a despedirse de sus padres. Lo sorprendente es que si leemos bien el texto, lo que hace después no tiene nada que ver dar adioses trágicos y emotivos. Más bien se dedica a terminar con lo que hasta ese momento había sido su vida: quema los aperos de labranza, las yuntas y da un banquete a los suyos.

Me recuerda un precioso texto de J.M. Ballarín en su libro Francesco:
César quemó las naves para que no pudieran volver atrás los que iban a conquistar Britania. De cara al mar, aquello suponía una esclavitud que los ataba a la tierra aún desconocida; de cara a Britania, era una liberación: se habían librado de la tentación de volver a las Galias (…) Esta debe ser la libertad que viene de Dios. No hay nada más empequeñecedor si empezamos a condolernos de lo que hemos quemado. No hay nada más grande, con mayores posibilidades de navegar a toda vela, si tenemos la vista puesta en lo que nos espera.
Eliseo optó por la libertad de quemar las naves y no por la esclavitud de las galeras. Quizá, porque en palabras del salmista, supo ver que el Señor es su mayor bien, su alegría y toda la herencia que se puede ansiar. Pero qué difícil vivirlo así nosotros tantas veces…
No parece que se trate de grandilocuentes hazañas ni decisiones llamativas, como si la fidelidad estuviera en nuestras manos enteramente. Más bien parece que se trata de ser humildemente honrados: que nuestro sí, sea sí y nuestro no, sea no. Así lo afirma Jesús en el evangelio de hoy. Lo demás, viene del Maligno, no de Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified