GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 1 de Agosto de 2014

Lecturas del Jueves de la 17ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/17_6_TO.mp3


Viernes, 1 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Jeremías (26,1-9):

Al comienzo del reinado de Joaquín, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra del Señor a Jeremías: «Así dice el Señor: Ponte en el atrio del templo y di a todos los ciudadanos de Judá que entran en el templo para adorar, las palabras que yo te mande decirles; no dejes ni una sola. A ver si escuchan y se convierte cada cual de su mala conducta, y me arrepiento del mal que medito hacerles a causa de sus malas acciones.

Les dirás: Así dice el Señor: Si no me obedecéis, cumpliendo la ley que os di en vuestra presencia, y escuchando las palabras de mis siervos, los profetas, que os enviaba sin cesar (y vosotros no escuchabais), entonces trataré a este templo como al de Silo, a esta ciudad la haré fórmula de maldición para todos los pueblos de la tierra.»
Los profetas, los sacerdotes y el pueblo oyeron a Jeremías decir estas palabras, en el templo del Señor. Y, cuando terminó Jeremías de decir cuanto el Señor le había mandado decir al pueblo, lo agarraron los sacerdotes y los profetas y el pueblo, diciendo: «Eres reo de muerte. ¿Por qué profetizas en nombre del Señor que este templo será como el de Silo, y esta ciudad quedará en ruinas, deshabitada?»
Y el pueblo se juntó contra Jeremías en el templo del Señor.

Palabra de Dios

SalmoSal 68

R/. Que me escuche tu gran bondad, Señor.

Más que los pelos de mi cabeza
son los que me odian sin razón;
más duros que mis huesos,
los que me atacan injustamente.
¿Es que voy a devolver lo que no he robado? R/.

Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.
Soy un extraño para mis hermanos,
un extranjero para los hijos de mi madre;
porque me devora el celo de tu templo,
y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí. R/.

Pero mi oración se dirige a ti,
Dios mío, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,54-58):


En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?» Y aquello les resultaba escandaloso.
Jesús les dijo: «Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta.» Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 17ª semana del Tiempo Ordinario.


Viernes, 1 de agosto de 2014VIERNES
¿SON BIENVENIDOS LOS PROFETAS? (Año II.Jer 25:1-9; Mt 13:54-58)
Introducción


Primera Lectura.- Hoy el profeta Jeremías advierte al pueblo que su confianza en el templo, como presencia de Dios entre ellos, no tiene ningún valor, a no ser que ellos hagan presente a Dios en sus vidas viviendo su religión, y que el templo será destruido como cuando una vez los filisteos destruyeron el santuario de Shiloh. Los sacerdotes y el pueblo amenazan con asesinar a Jeremías.

Evangelio. Jesús tampoco es bienvenido ni entre sus paisanos, en su pueblo, en su país, porque está perturbando las conciencias de la gente. Él los confronta con la retadora realidad de Dios y sus caminos. Cristo estremece a su pueblo de su seguridad en las leyes y en las prácticas exteriores. ¿Cómo se atreve él, uno de su mismo pueblo y de su misma calle? ¿Quién se cree que es él? Por nuestra parte ¿nos atrevemos a ser la voz del profeta que hoy necesitamos? ¿Nos atreveremos a superar la rutina, el miedo, el convencionalismo?





Colecta
Señor Dios nuestro: No somos más que gente tímida, y, sin embargo, tú esperas que proclamemos la palabra de tu Hijo con el testimonio de nuestras vidas. Te pedimos el coraje de vivir la forma de vida que vivió tu Hijo Jesús y de seguirle a donde él quiera llevarnos sin el equipaje de nuestras seguridades. Danos esta convicción por el mismo Jesucristo nuestro Señor que vive y reina por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que el Espíritu de Cristo inspire y otorgue a los líderes de la Iglesia celo profético para conducir a la gente hacia una verdadera libertad cristiana, roguemos al Señor.
Para que también hoy surjan profetas entre nosotros, aunque se nos antojen fastidiosos, para recordarnos lo que Dios espera de nosotros, roguemos al Señor.
Para que el mundo de hoy no preste oídos sordos a las voces de profetas que claman por la paz y la justicia para todos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro: Queremos que este pan y este vino signifiquen que, al participar en la mesa de tu Hijo, aceptamos también ser como él signos de contradicción. Que él nos cambie de débiles y pusilánimes en valientes y convencidos para vivir coherentes con nuestra fe y para defender con valentía todo lo que es justo, bueno y verdadero, como hizo Jesús, tu Hijo, que vive contigo y también con nosotros por los siglos de los siglos.




Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro: Tu Hijo Jesús habló entre nosotros palabras y hechos proféticos que mostraban su valor y su entrega. Haznos lo bastante valientes para caminar con él en su caminar hacia la gente, aun cuando la mejor de nuestras intenciones sea mal comprendida. Padre, decimos esto con temor y temblor, pero sinceramente queremos ser humildes discípulos de Jesucristo nuestro Señor.



Bendición

 Hermanos: Tenemos que aprender a escuchar a los profetas, que son gente que tiene algo que decir y que viene al caso, aunque no sea agradable. Nosotros también tendríamos que tener el valor de hablar claro cuando fuere necesario, especialmente cuando vemos injusticias contra los hermanos.
Que Dios todopoderoso les dé a ustedes ese valor y les bendiga abundantemente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.






Comentario al Evangelio del viernes, 1 de agosto de 2014

Pablo Largo, cmf
Queridos amigos:

Un filósofo definía la pregunta como la piedad del pensamiento. Quizá nos da cierto corte preguntar, porque al hacerlo exponemos nuestra ignorancia y se puede empañar la imagen que queremos que los demás tengan de nosotros. El acto de preguntar es una forma de pedir; en ese sentido, es ocasión para ejercitar la humildad, la confianza en el otro, y a la vez para dar curso al deseo (en el caso presente, al deseo de saber). Sentimos que toda verdad, por pequeña que sea, es, en cierto modo, una revelación, y esta reclama que nos dispongamos a recibirla con una actitud de escucha acogedora.

No todas las preguntas cumplen la definición citada; unas, por nacer de una curiosidad malsana; otras, por ser solo actos de cortesía que encubren una actitud de indiferencia; otras, por ser puramente retóricas y ocultar una posición inamovible. De hecho, las que salían a borbotones de los vecinos de Nazaret no eran un ejercicio de esa piedad; no revelaban apertura, receptividad, búsqueda, sino desconfianza e incredulidad.

Ellos conocían los orígenes y el parentesco de Jesús que registraba el libro de nacimientos; pero ignoraban otro parentesco más hondo, más radical, y no se mostraron mayormente abiertos a conocerlo. Creían haber despejado por completo la incógnita de Jesús, pero la verdad es que no avanzaron un paso para conocer su altura, su anchura, su largura, su profundidad. No acogieron los signos que daba de esa verdad, revelada por el evangelista en la confesión de Pedro: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo».

Hoy somos invitados a ejercitar la piedad del pensamiento, y esto reduplicativamente, por tratarse, no de cualquier verdad, sino de la que se escribe con mayúscula, de la que revela el Padre que está en el cielo. Hoy, también, se nos invita a estar al acecho sobre nosotros para no quedarnos en una visión superficial de los demás, ajena a su verdad, a sus dones, a su misión.
Vuestro amigo
Pablo Largo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified