GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 15 de Julio de 2014

Lecturas del Martes de la 15ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA      www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA     http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/15_3_TO.mp3


Martes, 15 de julio de 2014
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (7,1-9):


Reinaba en Judá Acaz, hijo de Yotán, hijo de Ozías. Rasín, rey de Damasco, y Pecaj, hijo de Romelía, rey de Israel, subieron a Jerusalén para atacarla; pero no lograron conquistarla.
Llegó la noticia al heredero de David: «Los sirios acampan en Efraín.» Y se agitó su corazón y el del pueblo, como se agitan los árboles del bosque con el viento.

Entonces el Señor dijo a Isaías: «Sal al encuentro de Acaz, con tu hijo Sear Yasub, hacia el extremo del canal de la Alberca de Arriba, junto a la Calzada del Batanero, y le dirás: "¡Vigilancia y calma! No temas, no te acobardes ante esos dos cabos de tizones humeantes, la ira ardiente de Rasín y los sirios y del hijo de Romelía. Aunque tramen tu ruina diciendo: "Subamos contra Judá, sitiémosla, apoderémonos de ella, y nombraremos en ella rey al hijo de Tabeel." Así dice el Señor: No se cumplirá ni sucederá: Damasco es capital de Siria, y Rasín, capitán de Damasco; Samaria es capital de Efraín, y el hijo de Romelía, capitán de Samaria. Dentro de cinco o seis años, Efraín, destruido, dejará de ser pueblo. Si no creéis, no subsistiréis."»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 47



R/. Dios ha fundado su ciudad para siempre

Grande es el Señor y muy digno de alabanza
en la ciudad de nuestro Dios,
su monte santo, altura hermosa,
alegría de toda la tierra. R/.

El monte Sión, vértice del cielo,
ciudad del gran rey;
entre sus palacios,
Dios descuella como un alcázar. R/.

Mirad: los reyes se aliaron
para atacarla juntos;
pero, al verla, quedaron aterrados
y huyeron despavoridos. R/.

Allí los agarró un temblor
y dolores como de parto;
como un viento del desierto,
que destroza las naves de Tarsis. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,20-24):



En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: «¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 15ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 15 de julio de 2014
VIENDO SIGNOS. CONVERSIÓN

Introducción
Primera Lectura. Dios había asegurado a la casa de David que él la protegería. Hoy vamos a oír cómo Isaías reprende al rey y al pueblo, porque no tienen suficiente confianza en él y porque no se percatan de los signos de la cercanía de Dios; incluso en el momento de terrible amenaza por la poderosa nación de Asiria; ellos deberían seguir confiando en Dios.
Evangelio. Los pobres y los oprimidos están con frecuencia más abiertos a la salvación que muchos auto-satisfechos y sofisticados habitantes de la ciudad; éstos últimos son frecuentemente en la Biblia la imagen de la gente racionalista y corrompida, también entre los judíos. Ya que son más individualistas, no logran formar fácilmente una comunidad de salvación. En el barullo y bullicio de una vida demasiado ajetreada, no pueden percibir los signos de la presencia de Dios.


Colecta
Señor Dios nuestro: Con mucha frecuencia somos ciegos e insensibles a las maravillas que tú haces entre nosotros y al amor que nuestros hermanos nos muestran. Abre nuestras mentes y corazones para poder percibir los signos de tu presencia en el bien que tantos hermanos nos hacen a nosotros mismos y a los demás. Danos la gracia de poder percibir también la presencia de nuestro Señor crucificado en los afligidos y en los que sufren. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones

Por los hombres y mujeres que tienen empleos bajos, denigrantes y deprimentes, para que sepamos respetarlos y apreciarlos. Roguemos al Señor.

Por todos los bautizados en las salvadoras aguas del bautismo, para que permanezcamos fieles a nuestras promesas y compromisos bautismales. Roguemos al Señor.

Por todos los que ven las obras buenas realizadas por creyentes cristianos, para que puedan descubrir a través de ellas a Jesús, el Señor, y acogerle en su corazón. Roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro: Que ese pan y vino que ahora te presentamos sean para nosotros claros signos de cómo tú te haces cercano a nosotros en Jesucristo, tu Hijo. Danos una fe bien aguda para descubrir el amor que constantemente nos muestras en él y para responderle a él con ilusión, con acciones de compasión y servicio en favor de los que tienen necesidad de nosotros. Concédenoslo por Cristo nuestro Señor.




Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro: Nosotros merecemos ciertamente las duras palabras que Jesús nos dirigió hoy para impulsarnos en el camino de conversión. Danos la gracia de aceptar esas palabras, motivadas sin duda por su profunda preocupación por aquellos que él ama. Concédenos una actitud abierta que nos permita percatarnos de cómo tú cuidas de nosotros y cómo estás cerca de nosotros en la vida de cada día. Ayúdanos a responder propiamente a tu cuidado cariñoso, por medio de Jesucristo nuestro Señor.



Bendición
Hermanos: Arrepintámonos. Quizás pensemos que esas duras palabras del Señor no van con nosotros. Si somos de mente abierta, seguramente notaremos que hay muchas cosas en nosotros que no nos gustan y que desearíamos cambiar. La suma perfección no es característica de este nuestro mundo. Que Dios todopoderoso nos bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del martes, 15 de julio de 2014


José María Vegas, cmf
Creer para subsistir

En una situación humanamente desesperada, el profeta exhorta al rey y al pueblo desalentados a confiar sólo en el Señor. Las palabras finales del texto, “si no creéis, no subsistiréis”, afirman que la salvación del ser humano depende sólo de Dios. Esto no siempre es fácil de creer, pues hay situaciones tan extremas que parecen conducir sólo o a la muerte, o a compromisos que, para sobrevivir, exigen renunciar a la fidelidad, a la coherencia personal, a la honestidad. En esas situaciones estamos tentados de ganar una porción de vida (de bienestar, de seguridad, etc.) a cambio de vender el alma y la dignidad, renunciando a nuestras convicciones profundas.

Jesús ha venido a la tierra a mostrarnos el camino de la salvación, que no consiste en “ir a un sitio”, sino en ser plenamente sí mismo y vivir de acuerdo a nuestra dignidad, algo posible sólo en comunión con Dios. Y no nos ha ocultado que, a veces, para ello, hay que estar dispuesto a pagar un alto precio. Él mismo lo ha pagado por todos nosotros, entregando su vida en la cruz, por amor al hombre y por fidelidad a Dios su Padre. Jesús se propone como camino y ejemplo de vida. Pero en su vida mortal experimentó el rechazo de muchos, que preferían otras seguridades más inmediatas, tal vez más cómodas. Las amargas palabras que pronuncia en el Evangelio de hoy expresan su desengaño por la falta de respuesta de ciudades y pueblos que han decidido poner su confianza en bienes efímeros, a pesar de los grandes signos salvíficos que le han visto hacer. En estas palabras se ve con claridad hasta qué punto, “si no creéis, no subsistiréis”. La versión griega de este texto suena de forma algo distinta, pero también cargada de sentido: “si no creéis, no comprenderéis” (cf. Lumen Fidei 23-24). En efecto, la fe como confianza es la condición para comprender lo que de tejas abajo resulta incomprensible: la acción salvífica de Dios por la muerte y la resurrección de Cristo.

San Buenaventura, cuya memoria celebramos hoy, nos enseña la profunda relación entre fe, comprensión y vida. En sus obras, dice el gran especialista E. Gilson, se tiene la sensación de estar ante un san Francisco al que le ha dado por filosofar y que encuentra por todas partes el rostro de Dios. No en vano su obra principal no es meramente especulativa, sino que muestra el “itinerario del alma hacia Dios” (Itinerarium mentis in Deo). La memoria de los santos, como la de San Buenaventura hoy, no es el recuerdo de personajes pasados, sino la celebración actualizada de aquellos que, porque han creído, subsisten, viven en plenitud, han alcanzado la plena comprensión, y nos ayudan a comprender, vivir y creer.
José M. Vegas cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified