GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 4 de Julio de 2014

Lecturas del Viernes de la 13ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/24_6_TO.mp3

Viernes, 4 de julio de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Amós (8,4-6.9-12):


Escuchad esto, los que exprimís al pobre, despojáis a los miserables, diciendo: «¿Cuándo pasará la luna nueva, para vender el trigo, y el sábado, para ofrecer el grano?» Disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampa, compráis por dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias, vendiendo hasta el salvado del trigo. Aquel día –oráculo del Señor– haré ponerse el sol a mediodía, y en pleno día oscureceré la tierra.

Cambiaré vuestras fiestas en luto, vuestros cantos en elegía; vestirá de saco toda cintura, quedará calva toda cabeza. Y habrá un llanto como por el hijo único, y será el final como día amargo. Mirad que llegan días –oráculo del Señor– en que enviaré hambre a la tierra: no hambre de pan ni sed de agua, sino de escuchar la palabra del Señor. Irán vacilantes de oriente a occidente, de norte a sur; vagarán buscando la palabra del Señor, y no la encontrarán.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 118

R/. No sólo de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios

Dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón. R/.

Te busco de todo corazón,
no consientas que me desvíe de tus mandamientos. R/.

Mi alma se consume, deseando
continuamente tus mandamientos. R/.

Escogí el camino verdadero,
deseé tus mandamientos. R/.

Mira cómo ansío tus decretos:
dame vida con tu justicia. R/.

Abro la boca y respiro,
ansiando tus mandamientos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,9-13):

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»
Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos.
Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?»
Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 13ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 4 de julio de 2014
El Señor come con pecadores

Introducción

Primera Lectura
Amós castiga al pueblo de Israel por no establecer justicia, a pesar de ofrecer sacrificios y observar las fiestas religiosas. Están explotando a sus hermanos y hermanas que son, juntamente con ellos mismos, pueblo de la misma Alianza. Amós abriga todavía esperanza por ello, si se convierten sinceramente a Dios.

Evangelio:
El evangelio, que Jesús predica y vive, no es una religión basada en el fariseísmo de la gente, sino una religión de amor y misericordia basada en la pura generosidad de Dios. Esto hace posible que un pecador típico como Mateo -- explotador y además traidor a su pueblo-- sea llamado a ser apóstol. Y Cristo se sienta a la mesa con pecadores y con sus amigos, con nosotros ahora, “para que los pecadores sean perdonados”.

Colecta
Señor, Dios de misericordia: Tú avergüenzas a los santurrones y llamas a pecadores a la tarea de llevar la salvación de tu Hijo al mundo. Perdónanos nuestra soberbia, y asegúranos de que podemos contar contigo y con tu amor porque somos débiles y pecadores. Que participemos siempre de tu vida por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la Iglesia, comunidad de santos y pecadores, para que nosotros, el Pueblo de Dios, y nuestros líderes, no condenemos a los que caen, sino que con Dios les demos nuevas oportunidades en la vida. Oremos.
Por los que han caído y no creen ya más ni en sí mismos, ni en Dios, ni en la comunidad, para que puedan sacar valor y esperanza de nuestra compasión y comprensión. Oremos.
Por los sacerdotes, religiosos y misioneros, para que sigan confiando en el Señor que les llamó a pesar de su fragilidad humana, para que con Cristo se preocupen preferencialmente de los pobres y los débiles. Oremos.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios, Padre misericordioso: Tu Hijo Jesucristo comía con recaudadores y pecadores porque ellos le necesitaban. Acepta su sacrificio, que es también nuestro, de tal forma que los pecados sean perdonados y que nosotros vivamos en tu amor, ahora y por siempre.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro, Padre misericordioso: por medio de tu Hijo en medio de nosotros ayúdanos a ser apacibles y compasivos sin condenar a nadie, porque tú has sido tierno con nosotros. Y no permitas que nos jactemos de nuestros logros por que todo lo debemos a tu gracia y tu llamado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Bendición
“Misericordia quiero y no sacrificio; que no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores.” Que estas palabras de Jesús, oídas en el evangelio de hoy, cambien nuestra actitud hacia los otros y también hacia nosotros mismos. Que estas palabras nos hagan comprensivos y afables para con todos, con la bendición del Dios todopoderoso, el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del viernes, 4 de julio de 2014

Fernando González
Queridos amigos:

Hoy Amós parece un sindicalista en vísperas de una huelga general. Después de poner a caldo a los que exprimen al pobre (¡atención, ofrece datos!), habla de un extraño regalo que Dios va a dar a la tierra. Dios regalará a la tierra hambre ... "de escuchar la palabra del Señor". ¡Cómo desearía que este "regalo de Dios" llegara hoy a nosotros! ¿Quién nos va a abrir e apetito de Palabra? ¿Quién nos va ayudar a beber en este manantial que puede poner en nuestras vidas más el agua de la alegría?
La escena de la comida de Jesús en casa del recaudador Mateo nos desborda por todas partes. Pertenece a ese género de historias que son reacias a la domesticación. Quizá hoy podríamos contemplar la escena "desde el rincón de Mateo". La película "Jesús" (1999) de Roger Young recrea con originalidad este punto de vista.

Mateo se siente desconcertado por el gesto de Jesús. Lo aprecia sobremanera (porque comer con uno es entrar en comunión con él), pero, al mismo tiempo, se siente tan indigno que duda entre la alegría y el abatimiento. Cuando uno no sabe si llorar o reír es que ha sido tocado en su centro personal y los mecanismos de defensa se baten en retirada. Los demás apóstoles comen, pero a regañadientes. Les da cien patadas en el estómago tener que aceptar la comida de un indeseable como Mateo. Pero, claro, ven a Jesús devorando los alimentos con tanta fruición que no tienen más remedio que seguir su ejemplo.
Toda experiencia de perdón es una película inédita. Nadie cree en la fuerza liberadora del perdón hasta que no la experimenta en sus carnes. Para la mayoría, perdonar a los indeseables (¡compón con libertad tu propia lista!) es una reacción de débiles que sólo sirve para perpetuar la cadena de injusticias. Para Jesús -y para los pocos que viven como Jesús- perdonar es la única manera de sacar del infierno a los muchos hombres y mujeres que se hunden en él. O sea, que es el único camino para hacer ese "otro mundo posible", según dicen los chicos de la antiglobalización.

"Oiga, ¿qué puedo hacer yo por mejorar este mundo podrido?". "Perdonar, colega, perdonar, dejarte invitar por los indeseables y permitir que les salga a borbotones toda la ternura que llevan enterrada". Jesús lo dice con una fórmula que más de un galeno ha explotado a beneficio propio: "No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified