GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 13 de Agosto de 2014

Lecturas del Miércoles de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/19_4_TO.mp3

Miércoles, 13 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (9,1-7;10,18-22):

Oí al Señor llamar en voz alta: «Acercaos, verdugos de la ciudad, empuñando cada uno su arma mortal.»
Entonces aparecieron seis hombres por el camino de la puerta de arriba, la que da al norte, empuñando mazas. En medio de ellos, un hombre vestido de lino, con los avios de escribano a la cintura. Al llegar, se detuvieron junto al altar de bronce. La gloria del Dios de Israel se había levantado del querubín en que se apoyaba, yendo a ponerse en el umbral del templo.
Llamó al hombre vestido de lino, con los avíos de escribano a la cintura, y le dijo el Señor: «Recorre la ciudad, atraviesa Jerusalén y marca en la frente a los que se lamentan afligidos por las abominaciones que en ella se cometen.»

A los otros les dijo en mi presencia: «Recorred la ciudad detrás de él, hiriendo sin compasión y sin piedad. A viejos, mozos y muchachas, a niños y mujeres, matadlos, acabad con ellos; pero a ninguno de los marcados lo toquéis. Empezad por mi santuario.» Y empezaron por los ancianos que estaban frente al templo.
Luego les dijo: «Profanad el templo, llenando sus atrios de cadáveres, y salid a matar por la ciudad.»
Luego la gloria del Señor salió, levantándose del umbral del templo, y se colocó sobre los querubines. Vi a los querubines levantar las alas, remontarse del suelo, sin separarse de las ruedas, y salir. Y se detuvieron junto a la puerta oriental de la casa del Señor; mientras tanto, la gloria del Dios de Israel sobresalía por encima de ellos. Eran los seres vivientes que yo había visto debajo del Dios de Israel a orillas del río Quebar, y me di cuenta de que eran querubines. Tenían cuatro rostros y cuatro alas cada uno, y una especie de brazos humanos debajo de las alas, y su fisonomía era la de los rostros que yo había contemplado a orillas del río Quebar. Caminaban de frente.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 112,1-2.3-4.5-6

R/. La gloria del Señor se eleva sobre el cielo

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre. R/.

De la salida del sol hasta su ocaso,
alabado sea el nombre del Señor.
El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre el cielo. R/.

¿Quién como el Señor, Dios nuestro,
que se eleva en su trono
y se abaja para mirar al cielo y a la tierra? R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (18,15-20):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano. Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os aseguro, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Miércoles de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles, 13 de agosto de 2014
CARGANDO EL UNO AL OTRO
(Ez 9:1´7; 10:18-22; Mt 18:15-20)

Introducción.

El Dios santo no puede soportar el mal; así lo proclama Ezequiel a un pueblo infiel; solamente los marcados con la señal de Dios, los que responden personalmente a su oferta de salvación, se salvarán.-- Aun con todo, este Dios es también un Dios que perdona, como todos hemos experimentado personalmente. ¿Qué sería de nosotros sin perdón?

Evangelio. ¿Qué hacer si mi hermano o hermana se pierden y se desvían del camino? Una de las tareas más difíciles y delicadas es recuperar a nuestros hermanos al buen camino, cuando han errado. Es nuestro deber, pero eso requiere valor y, al mismo tiempo, mucho tacto, buscar el momento más oportuno, y tener la disposición interior correcta por ambas partes. Debe ser mi preocupación, porque los que yerran el camino son hermanos míos, vulnerables como yo, y heridos en su espíritu.

Oración Colecta
Dios de misericordia y compasión:
Tu Hijo Jesucristo nos ha convocado juntos
como comunidad de pecadores.
Nosotros sabemos con gozo que tú nos has perdonado.

Cuando nuestras debilidades amenazan nuestra unidad,
recuérdanos nuestra responsabilidad mutua.
Que tu Santo Espíritu, creador de unidad,
nos dé la fuerza para cuidarnos unos a otros
y para hacer todo lo que esté de nuestra parte
para permanecer como una comunidad viva,
acogedora, y que saber perdonar,
en la que seguimos encontrándonos como hermanos
en el nombre de Jesús, Señor nuestro,
ahora y por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por todos los que Dios nos ha confiado con responsabilidad de apoyo mutuo: en nuestras familias cristianas, en nuestros pueblos y ciudades, en nuestros lugares de trabajo y en todas nuestras comunidades cristianas, para que el amor nos inspire siempre a tratarnos mutuamente con tacto fino y sincero y con delicado respeto, roguemos al Señor.

Por todos nosotros, para que creamos en la bondad de cada persona y sepamos ser pacientes los unos con los otros, roguemos al Señor.
Por nuestras comunidades, para que nos encontremos frecuentemente rogando en el nombre de Jesús por las necesidades del mundo y de la Iglesia, ya que Cristo nos asegura que nuestra plegaria será escuchada, roguemos al Señor.

Oración sobe las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Tú nos convocas a sentarnos juntos
a la mesa de tu Hijo: en la eucaristía:
los débiles con los fuertes, los enfermos con los sanos,
los pobres con los ricos...

Que tu Hijo nos colme aquí, en la eucaristía,
con la plenitud de su presencia
y así sepamos aceptarnos mutuamente
para vivir en paz y amistad
los unos con los otros.

Te ofrecemos nuestra buena voluntad
y te pedimos por la fuerza necesaria
para acogernos cordialmente unos a otros
en el amor de Cristo Jesús, Señor nuestro.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
Tu Hijo Jesús ha estado en medio de nosotros en esta eucaristía, y nos ha fortalecido con su cuerpo y sangre.
Él se apropió de nuestras heridas del pecado y las curó.
Que nosotros también sepamos apropiarnos de las heridas –los sufrimientos- de nuestros hermanos, como también de sus alegrías y felicidad.
Que tu Hijo Jesús nos enseñe el arte de atraer de nuevo hacia ti y hacia la comunidad a los que se alejaron y descarriaron en el camino sin amargarlos ni humillarlos, sin ningún sentimiento de superioridad hacia ellos, sino con bondad acogedora,
simplemente porque son hermanos nuestros en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Sabemos que somos responsables los unos de los otros. Nuestra comunidad habría de ser un lugar en el que pudiéramos hablarnos libre, amable y sinceramente, y en el que a los que tienen problemas les ayudáramos a permanecer en la comunidad, o, si están ya alejados, a ganarlos e integrarlos de nuevo a la misma comunidad.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del miércoles, 13 de agosto de 2014

Carlos Latorre, cmf
Queridos amigos:

Escribo estos comentarios a la Palabra de Dios desde Barbastro, la ciudad donde tuvo lugar el martirio de los 51 Misioneros Claretianos, 40 de ellos tenían de 21 a 25 años nada más. Estaban en la flor de la vida, a punto de terminar su formación sacerdotal y soñando con un futuro misionero inmediato, alguno de ellos en los lejanísimos territorios de China.
Esta pequeña ciudad del somontano aragonés fue escenario de mucha crueldad y muchísima mayor grandeza de su obispo, sacerdotes, religiosos y laicos que murieron víctimas de la persecución religiosa que se desató en España sobre todo a partir de julio de 1936.
Barbastro se ha convertido en centro de peregrinación de muchos cristianos que descubren el heroísmo de estos mártires y piden su ayuda en tantos combates que todos tenemos que enfrentar en la vida. Como ambientación para preparar el recorrido presencial de estos lugares tan evocadores, se puede hacer una visita virtual a la casa-museo en la web: www.misionerosdebarbastro.org
Quisiera subrayar dos rasgos muy llamativos de este grupo de jóvenes mártires.
En primer lugar, la unión del grupo formando un “solo corazón y una sola alma”. Esa fue su fuerza y su defensa. Sí, es cierto que estaban acostumbrados a vivir juntos y a compartir todo en el Seminario de Barbastro, pues aunque ya tuvieran de 21 a 25 años no gozaban de habitaciones privadas: la sala de estudio, la capilla, el comedor, los recreos…todo lo hacían juntos. Por tanto se conocían bien unos a otros y se relacionaban como una familia. En los momentos de angustia durante el día o la noche o cuando se acercaba alguna prostituta, encontraban siempre un compañero al lado dispuesto a escucharte, a darte un abrazo y a defenderte.

La película UN DIOS PROHIBIDO, premiada por la Conferencia Episcopal Española y por el Vaticano, narra con mucho acierto los momentos más significativos de su heroísmo: https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=eqXn6sA2zgc
¿Estaban alegres, reían los mártires? No sólo reían y estaban alegres, sino que tenían totalmente desconcertados a los guardias –así lo atestigua el guardia Andrés, que más tarde fue sacerdote y pudo certificar que era verdad-. Veía que de pronto los seminaristas estallaban en carcajadas sin haber oído ninguna palabra ni saber por qué se reían. Y es que para romper tanta tensión los jóvenes, siempre ingeniosos, sobre todo en los momentos más dramáticos, habían creado EL COMITÉ DE LA RISA. Por turno, tres de ellos se encargaban cada día de contar historias, chistes, hacer bromas…a fin de romper el cerco de la angustia y la desesperación que, como humanos, no podían evitar. Sobre todo cuando en el mismo salón los sometían a simulacros de fusilamiento obligándoles a colocarse mirando a la pared mientras los milicianos paseaban sus fusiles por sus espaldas y elegían a quien iban a matar!!!
Como les habían prohibido hablar entre ellos, entonces aprendieron un “lenguaje nuevo de gestos, señas y movimientos”, como por ejemplo mover las cejas o hacer muecas para comunicarse entre ellos y despistar a los guardias. Los dos argentinos liberados lo testificaron. Eran jóvenes e inteligentes y sabían cómo organizar la vida para ayudarse.
Todo lo tenían prohibido: hablar entre ellos, rezar y, sobre todo, tomar la comunión “porque eso les da mucha fuerza”, decían los milicianos. Pero, ¿de dónde sabían ellos que daba tanta fuerza, si eran ateos de primera fila y tenían la pretensión de arrancar de cuajo la religión de España?
Carlos Latorre
Misionero Claretiano
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified