GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 14 de Agosto de 2014

Lecturas del Jueves de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/18_5_TO.mp3

Jueves, 14 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (12,1-12):

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, vives en la casa rebelde: tienen ojos para ver, y no ven; tienen oídos para oír, y no oyen; pues son casa rebelde. Tú, hijo de Adán, prepara el ajuar del destierro y emigra a la luz del día, a la vista de todos; a la vista de todos, emigra a otro lugar a ver si lo ven; pues son casa rebelde. Saca tu ajuar, como quien va al destierro, a la luz del día, a la vista de todos, y tú sal al atardecer, a la vista de todos, como quien va al destierro. A la vista de todos, abre un boquete en el muro y saca por allí tu ajuar. Cárgate al hombro el hatillo, a la vista de todos, sácalo en la oscuridad; tápate la cara, para no ver la tierra, porque hago de ti una señal para la casa de Israel.»
Yo hice lo que me mandó: saqué mi ajuar como quien va al destierro, a la luz del día; al atardecer, abrí un boquete en el muro, lo saqué en la oscuridad, me cargué al hombro el hatillo, a la vista de todos.
A la mañana siguiente, me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, ¿no te ha preguntado la casa de Israel, la casa rebelde, qué es lo que hacías? Pues respóndeles: "Esto dice el Señor: Este oráculo contra Jerusalén va por el príncipe y por toda la casa de Israel que vive allí." Di: "Soy señal para vosotros; lo que yo he hecho lo tendrán que hacer ellos: irán cautivos al destierro. El príncipe que vive entre ellos se cargará al hombro el hatillo, abrirá un boquete en el muro para sacarlo, lo sacará en la oscuridad y se tapará la cara para que no lo reconozcan."»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 77,56-57.58-59.61-62

R/. No olvidéis las acciones de Dios

Tentaron al Dios Altísimo
y se rebelaron, negándose a guardar sus preceptos;
desertaron y traicionaron como sus padres,
fallaron como un arco engañoso. R/.

Con sus altozanos lo irritaban,
con sus ídolos provocaban sus celos.
Dios lo oyó y se indignó,
y rechazó totalmente a Israel. R/.

Abandonó sus valientes al cautiverio,
su orgullo a las manos enemigas;
entregó su pueblo a la espada,
encolerizado contra su heredad. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (18,21–19,1):

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo." El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debla cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: "Págame lo que me debes." El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré." Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?" Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.»
Cuando acabó Jesús estas palabras, partió de Galilea y vino a la región de Judea, al otro lado del Jordán.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 14 de agosto de 2014
SETENTA VECES SIETE
(Ez 12:1-12; Mt 18:21 – 19:1)

Introducción
En una acción simbólica bien expresiva, Ezequiel muestra cómo el rey y la mayoría del pueblo tendrán que ir al exilio porque permanecen rebeldes contra Dios.

Evangelio.
Dios es bondadoso y misericordioso por naturaleza, dispuesto a perdonar, leal, que irradia generosidad. Para él el perdonar es natural. –Pero en nuestro caso, las cosas son más complicadas. ¿Somos nosotros por naturaleza comprensivos, y estamos dispuestos a perdonar?
Por vocación, si, pero ¿por naturaleza? – Y segundo, en el caso de Dios hay solamente una parte ofendida: Dios mismo. En nuestra situación, con demasiada frecuencia, hay dos ofensores y dos ofendidos. ¿Se encontrarán alguna vez los gemelos, si uno olvida totalmente el pasado y comienza de nuevo? Cuando estamos heridos, tenemos que arrancar de nuestro corazones la palabra o el gesto de perdón de nuestros corazones. Y aun así, lo tenemos que hacer setenta veces siete, según dice el Señor.


Oración Colecta
Dios de misericordia y compasión:
Tú sabes cómo, a veces,
tenemos que arrancar perdón, con dificultad,
de nuestros corazones rotos.

Quizás no podemos perdonar en otros
lo que condenamos en nosotros mismos.
Somos al mismo tiempo culpables y ofendidos.

Oh Dios, ayúdanos a entendernos a nosotros mismos
para que seamos más comprensivos con los otros
y que aprendamos a perdonar
totalmente y sin reservas
como tú nos perdonas tantas y tan repetidas veces
por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Por la Iglesia, para que siga dedicándose a llevar reconciliación a sus miembros y al mundo entero, roguemos al Señor.
Por todas las iglesias cristianas, divididas desde tanto tiempo por resentimientos y soberbia, para que un día nos unamos todos juntos en la unidad de un solo evangelio y de un mismo amor por Cristo, roguemos al Señor.
Por aquellos matrimonios en que los cónyuges viven, uno junto al otro, sin mucho amor y sin comunicarse, para que lleguen a perdonarse, y a comprenderse de nuevo, el uno al otro, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Nos juntamos alrededor de esta mesa santa
para hacer memoria, por medio del pan y vino,
de que tu Hijo entregó su cuerpo
y derramó su sangre para reconciliarnos contigo.

Que sea ésta una celebración
de perdón y de paz con unos y otros
Ayúdanos a amarnos unos a otros con un amor sincero
y a perdonarnos mutuamente con un corazón grande.
ya que tú nos has perdonado tanto,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tú quieres que vivamos no en el pasado, sino para el futuro.
Con la fuerza de este sacramento de unidad y perdón,
danos corazones suficientemente generosos
para olvidar el pasado, que pasado está,
y para construir todos juntos una comunidad de paz
en la que nos aceptemos unos a otros
con nuestras cualidades y nuestros defectos,
como tú nos aceptas a nosotros,
en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Hoy Dios nos ha ducho muy claramente que tenemos que llegar a ser como él, para olvidar y perdonar, para sanar y cuidar, seguros de que, en el proceso, también nosotros sanaremos.
Que Dios esté con ustedes y les imparta la bendición, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y que permanezca para siempre.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.


Comentario al Evangelio del jueves, 14 de agosto de 2014

Carlos Latorre, cmf
Queridos amigos:

El profeta Ezequiel realiza dos acciones simbólicas para ilustrar el rumbo que tomarán los acontecimientos en Judá y Jerusalén. Haciendo una especie de escenificación, Ezequiel da a entender que hasta el mismo rey de Judá buscará huir, pero no escapará al castigo. La consecuencia de la invasión definitiva será el hambre y la muerte.
En el evangelio se habla de perdón. En la comunidad debe reinar la paz, bien porque no hay ofensas o porque se busca la reconciliación. Si un miembro de la comunidad cristiana se niega a reconciliarse, será como un extraño a la comunidad y los responsables tienen el derecho de excluirlo mientras permanezca en esa actitud.
La referencia al perdón y a la reconciliación se completa con una instrucción sobre la oración comunitaria. La comunidad orante es el lugar privilegiado de la presencia de Jesús.
A la pregunta «aritmética» de Pedro responde el Señor en el mismo terreno, saltando de un número generoso a otro indefinido. Y lo aclara con una parábola que se complace en presentar los contrastes extremos.
La venganza era una ley sagrada en todo el Antiguo Oriente y el perdón, humillante; pero, para el cristiano, la contrapartida de la venganza es solamente el perdón sin límites.

La deuda de diez mil monedas de oro, impagable, en todo caso, simboliza la situación de toda persona a quien Dios perdona por pura gracia. La actitud del siervo despiadado retrata la mezquindad del corazón humano. Unos a otros nos debemos «cien monedas», una ridiculez en comparación con lo que nos ha sido perdonado.
¿Cuál debe ser nuestra reacción frente al prójimo? Dios nos regala la gracia de su perdón de una manera insospechada. Quien haya experimentado la misericordia del Padre no puede andar calculando las fronteras del perdón y hasta dónde debe acoger a los hermanos.
En la liturgia de la Misa de hoy se recuerda a un santo admirable en su altruismo, San Maximiliano Kolbe https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=1ivk2YPPi7o
La entrega de su vida para sustituir a un compañero de prisión en la celda de castigo y de muerte, define la vida de este gran santo polaco.
Carlos Latorre
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified