GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 21 de Agosto de 2014

Lecturas del Jueves de la 20ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/20_5_TO.mp3

Jueves, 21 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (36,23-28):

Así dice el Señor: «Mostraré la santidad de mi nombre grande, profanado entre los gentiles, que vosotros habéis profanado en medio de ellos; y conocerán los gentiles que yo soy el Señor –oráculo del Señor–, cuando les haga ver mi santidad al castigaros. Os recogeré de entre las naciones, os reuniré de todos los países, y os llevaré a vuestra tierra. Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar. Y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos. Y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.»

Palabra de Dios


Salmo
Sal 50,12-13.14-15.18-19

R/. Derramaré sobre vosotros un agua pura
que os purificará de todas vuestras inmundicias

Oh Dios, crea en mi un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti. R/.

Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú no lo desprecias.R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,1-14):

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: "Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda." Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad.

Luego dijo a sus criados: "La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda." Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes." Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 20ª semana del Tiempo Ordinario


Jueves, 21 de agosto de 2014
LLAMADOS A LA FIESTA
(Ez 36:23-28; Mt 22:1-14)


Introducción
Israel había profanado el nombre de Dios entre las naciones, mostrándolo como débil cuando tuvo que enviar a Israel al exilio. Ahora, cuando ya están en el exilio, Ezequiel les consuela. Dios restaurará de nuevo a su pueblo, dándoles un corazón nuevo y un espíritu nuevo.
Evangelio. Todos, tanto los buenos como los malos, están invitados al reino de Dios,. La salvación está abierta a todos. Pero ellos deben estar dispuestos, deben responder al llamado de Dios. Y una vez respondan, deben ser consistentes. Deben compartir en la lucha a muerte de Jesús contra el mal, para vivir la vida de Cristo. En el banquete eucarístico es donde realmente recibimos la fuerza para vivir la vida de
Jesús. Ahí el Señor nos prepara para la fiesta del matrimonio real.

 
Oración Colecta
Padre misericordioso de todos:
Tú abres las puertas de tu reino
para invitarnos a todos, tanto buenos como malos,
a participar de la vida de Jesús, tu Hijo.

Danos la sabiduría y la fuerza
para responder a tu generoso llamado
con todo nuestro ser.

Ayúdanos a marchar
por el camino de lealtad de Jesucristo
hacia ti y hacia los hermanos.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor,
que vive contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que el Señor reúna a todos los pueblos para que canten unidos en alabanza de su nombre, roguemos al Señor.
Para que las vidas de todos los cristianos irradien alegría y esperanza y lleven a otros una fiesta de felicidad, roguemos al Señor.
Para que las comunidades sin sacerdote, que con frecuencia se sienten aisladas y abandonadas, puedan recibir el alimento de la palabra del Señor y, frecuentemente también, el cuerpo del Señor en la eucaristía, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
En estos signos de pan y vino
nos invitas ahora a la mesa santa
de tu Hijo Jesucristo,
como anticipo y garantía
de tu interminable fiesta y banquete en el cielo.
Danos la fuerza para responder a tu llamado,
y así lleguemos a ser nuevos en Cristo,
y para vivir su vida día tras día
hasta que nos permitas participar de su gloria
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre amoroso:
Te damos gracias por darnos a tu Hijo
como nuestro alimento y bebida
en el largo camino hacia ti.

Por medio de esta eucaristía
haz que nos asemejemos cada vez más a él
para que sepamos respetarle y amarle en los otros;
para que seamos su imagen ante el mundo,

y para que tú puedas reconocer sus rasgos en nosotros
cuando nos des la bienvenida
para la eterna fiesta de felicidad y alegría.
Concédenoslo por medio de Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Todos los cristianos están invitados al banquete del Señor, pero no todos vienen. ¿Están algunos ausentes quizás porque no les hacemos sentirse bienvenidos y acogidos? Hagamos todo lo posible para que la gente se sienta con nosotros como en su casa.
Que la bendición de Dios todopoderosos, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del jueves, 21 de agosto de 2014

Fernando Torres Pérez, cmf


Voy a hacer una recomendación a todos los lectores. Miren la primera lectura de este día. Agarren un cuaderno y un bolígrafo –lo que antiguamente se llamaba “recado de escribir”– y copien con la mejor de sus letras esta primera lectura en una hoja limpia. Háganlo a partir de “Os recogeré de entre las naciones...” y hasta el final de la lectura. Luego, arrancan con cuidado la hoja del cuaderno, la doblan y la meten en la cartera. Pueden hacer otra copia y ponerla en la puerta del frigorífico con un imán. Y otra con un poco de cinta adhesiva en el espejo del cuarto de baño. De esa forma, podrán leer y releer el texto cuando van al trabajo o a hacer unos recados en el autobús o en el tren, cuando se lavan y/o afeitan por la mañana y cuando están a punto de prepararse la cena. Hasta que esa palabras se nos queden grabadas en la memoria. Y, lo que es más importante, en el corazón.
Es la voz de nuestro Dios que nos asegura que nunca nos dejará de su mano, que nos llevará a nuestra tierra, que nos purificará de todo lo malo que hay en nosotros, que nos dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo –¡de hijos!–. Y seremos su pueblo y él será nuestro Dios.

Hoy estamos en camino pero sabemos donde está la meta. Porque Dios no nos va a fallar. Por eso, ya en el camino, vamos haciendo fraternidad, notamos que se nos resquebraja el corazón de piedra y que va aflorando la carne y la ternura, el perdón y la misericordia. Sentimos que abrimos los ojos y los otros, los que nos rodean, dejan de ser una amenaza para nuestra seguridad para empezar a convertirse en hermanos y hermanas. El cambio no es de golpe. Ya se va produciendo en el camino.
Así, cuando lleguemos a la meta, casi sin darnos cuenta, entraremos a la fiesta del banquete del Reino con el traje de bodas puesto. Entraremos todos de la mano a celebrar la fiesta de los hermanos en torno al Padre. En el camino vivimos ya la esperanza y el gozo anticipado de la fiesta que viene. En el camino no dejamos a nadie atrás, vamos haciendo familia, comunidad, iglesia. Eso es seguir a Jesús.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified