GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Agosto de 2014

Lecturas del Domingo 21º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/21_1_TO.mp3

Domingo, 24 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (22,19-23):

Así dice el Señor a Sobná, mayordomo de palacio: «Te echaré de tu puesto, te destituiré de tu cargo. Aquel día, llamaré a mi siervo, a Eliacín, hijo de Elcías: le vestiré tu túnica, le ceñiré tu banda, le daré tus poderes; será padre para los habitantes de Jerusalén, para el pueblo de Judá. Colgaré de su hombro la llave del palacio de David: lo que él abra nadie lo cerrará, lo que él cierre nadie lo abrirá. Lo hincaré como un clavo en sitio firme, dará un trono glorioso a la casa paterna.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 137,1-2a.2bc-3.6.8bc

R/. Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario,
daré gracias a tu nombre. R/.

Por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera a tu fama;
cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma. R/.

El Señor es sublime,
se fija en el humilde
y de lejos conoce al soberbio.
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (11,33-36):

¡Qué abismo de generosidad, de sabiduría y de conocimiento, el de Dios! ¡Qué insondables sus decisiones y qué irrastreables sus caminos! ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién fue su consejero? ¿Quién le ha dado primero, para que él le devuelva? Él es el origen, guía y meta del universo. A él la gloria por los siglos. Amén.

Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (16,13-20):

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 21º del Tiempo Ordinario - Ciclo A


Domingo, 24 de agosto de 2014
21º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)
En Manos de Gente Débil
La Autoridad en la Iglesia

Saludo
Por medio de Jesús,
Dios ha confiado su Iglesia
a manos humanas y débiles.
Que el Espíritu del Señor
guíe a los líderes y miembros de la Iglesia
y que el Señor Jesús esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)
En Manos de Gente Débil
Quizás nos asombramos a veces de por qué Jesús puso su Iglesia en manos de gente frágil y débil, tanto en nuestros líderes como en nosotros mismos, los miembros de a pie. Aun así, Dios confía en nosotros y en nuestros líderes, y promete estar con nosotros hasta el fin de los tiempos. Parece como que Dios se fía más de nosotros que nosotros de él. Pidamos a Jesús aquí presente que nosotros y nuestros líderes vivamos de acuerdo a esa confianza.

La Autoridad en la Iglesia
¿Quiénes forman la Iglesia, según nosotros? No sólo el papa y los obispos. Ellos son el fundamento, encargados por Cristo de dirigir, presidir, servir, guardar orden y unificar: Pero también nosotros, con ellos, somos la Iglesia. Es responsabilidad nuestra cooperar con ellos y, con toda confianza y madurez, compartir su carga y edificar la Iglesia con ellos. Juntos somos la Iglesia de Cristo. Celebremos ahora juntos, con alegría y gratitud, nuestra fe en él.

Acto Penitencial
Pidamos perdón al Señor porque nuestra fe y confianza con frecuencia se nos vuelven vacilantes y débiles.
(Pausa)
Señor Jesús:
Creemos en ti pues eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, confiamos que tú nos perdonas, ya que has encomendado a la Iglesia llevar tu perdón al mundo:
R/. Ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, confiamos en tu promesa de que los poderes del mal nunca pueden vencer al pueblo que ganaste para ti:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, confiamos en ti; sabemos que por tu gran compasión nos perdonas.
Ayúdanos a llevar tu perdón a otros y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Demos gracias al Padre por nuestra fe en Jesús y por la confianza en el liderazgo de la Iglesia
(Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias porque nos has regalado
el don de la fe en tu Hijo Jesucristo,

Señor y Salvador nuestro.
Haz que esta fe crezca en nosotros
para que capee y aguante todas las dudas,
cuestiones y dificultades.

Danos también una profunda comprensión
y confianza en el liderazgo de la Iglesia,
para que junto con el Papa y nuestros obispos
fortalezcamos la comunidad de los fieles de tu Iglesia
y con ellos demos testimonio al mundo
de tu misericordia y amor salvadores.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Is 22, 19-23): El Líder Es Responsable ante Dios
Dios encomienda su tarea al pueblo. Les da “la llave” de la autoridad. Ellos son responsables ante él y ante el pueblo.

Segunda Lectura (Rom 11,33-36): A Dios sea la Gloria por Siempre.
Pablo ha explicado cómo Dios ofrece salvación tanto a los judíos como a los paganos. Y alaba a Dios por su gran sabiduría.

Evangelio (Mt 16,13-20): Pedro Es Nuestro Roca. ¿Quién es Jesús para nosotros?
A la pregunta de Jesús, “¿Quién dicen ustedes que soy yo?”, Pedro profesa llanamente su fe: “Tú eres el Salvador, el Hijo del Dios vivo”. Jesús le hace participar en su propia autoridad para el servicio de sus compañeros apóstoles y de toda la Iglesia.

Introducción al Credo
Con Pedro y con toda la Iglesia
expresamos nuestra fe en Dios
y en Jesús, nuestro Salvador.
R/ Creo en Dios Padre…

Oración de los Fieles
Oremos a Dios nuestro Padre, de quien procede toda autoridad en el cielo y en la tierra, y digamos: R/ Señor, haznos servidores de tu amor.
Por el Santo Padre, el papa Benedicto XVI, para que el Espíritu Santo le fortalezca para dirigir la Iglesia con sabiduría y valor, en corresponsabilidad con todos los obispos, roguemos al Señor.
Por todos los obispos y sacerdotes, para que hablen al Pueblo de Dios palabras de aliento y esperanza; para que sean la mano que alza a los que caen y no pueden avanzar, roguemos al Señor.
Por todos los cristianos, para que Jesucristo, el Señor, siga siendo la piedra angular sobre la que se edifiquen, y para que ellos construyan la Iglesia con su bondadoso y entregado servicio, roguemos al Señor.

Por los poderosos de este mundo, los líderes de las naciones, para que no abusen del poder o recurran a la opresión o a la violencia, y para que defiendan a los pobres y a los sin voz, roguemos al Señor.
Por todos los que ostentan puestos de autoridad y de influencia, por padres y educadores, comunicadores y programadores en medios de comunicación, para que respeten siempre la dignidad humana y promuevan la verdad, la justicia y la paz, roguemos al Señor.
Señor Dios nuestro, ayúdanos a respetar a cada persona como a alguien por quien Jesús dio su vida. Que Jesús esté vivo en medio de nosotros, para que sepamos construirnos unos a otros con fe y valor, con confianza y esperanza, porque él es nuestro Señor por los siglos de los siglos.

Oración de Ofertorio
Señor Dios nuestro:
Danos en esta eucaristía el cuerpo de tu Hijo,
para que lleguemos a ser cada vez más
el cuerpo de la Iglesia, la comunidad viva de tu Hijo.
Por medio de él te ofrecemos
honor y gloria por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Entre nosotros está Jesús, el Salvador, el Hijo del Dios Vivo. Con él ofrecemos a Dios nuestro Padre este sacrificio de alabanza y acción de gracias.

Introducción al Padrenuestro
Estamos ante el Padre del cielo
para orar ahora un idos a Jesús nuestro Señor
con la oración que él mismo nos enseñó.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de toda falta de fe
y del mal de todo pecado.

Danos la paz y confianza que proviene
de conocer que Jesús está vivo en medio de nosotros
como nuestro Señor y nuestro guía seguro.

Danos la certeza de que con él no hay nada que temer
y de que con él podemos construir
el reino de servicio y amor entre nosotros,
el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, nuestro Señor y Salvador
y el Hijo del Dios Vivo.
Dichosos nosotros que creemos en él
y le recibimos como nuestro alimento de vida.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios todopoderoso:
Tu Hijo Jesucristo se ha hecho presente
aquí en medio de nosotros
sin ningún despliegue de poder,
sino más bien como el humilde siervo
sus hermanos y hermanas.

Que los que llevan en la Iglesia la carga de la autoridad
lleguen a ser más semejante a tu Hijo Jesús.
Que ellos, siendo Indiferentes al poder y a la fama,
reflejen la actitud de tu Hijo,
que vino no a que le sirvieran sino a servir.
Que esta sea su forma de llegar a ser grandes
en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Hemos experimentado en esta eucaristía un poco de la unidad de la Iglesia.
Nos hemos sentido uno en Cristo.
Después de Jesús, y bajo su poder, el principio de unidad en el amor y el servicio es el papa, y con él los obispos.
Con ellos somos llamados a continuar la misión de Cristo en la Iglesia y en el mundo.
Para llevar a cabo esta tarea, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del domingo, 24 de agosto de 2014

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Todo gira en torno a una pregunta fundamental: ¿Quién es Jesús? Suele ocurrir que ante esta pregunta divagamos en largas discusiones, buscamos palabras con cierto preciosismo, respuestas aprendidas del catecismo, fórmulas, conceptos… No caigamos en esta trampa, la pregunta está hecha directamente a nosotros: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. Se trata de saber qué piensas, qué buscas, por qué le sigues, qué esperas de Él, y por eso la pregunta es comprometedora, se necesita tomar conciencia de nuestro seguimiento.

La cuestión es nuestra respuesta, la que sale de nuestro corazón, ésta nos exige una definición personal con respecto a su persona. En otras palabras nos dice: quiero saber hasta qué punto vosotros estáis dispuestos a jugaros la vida conmigo; saber hasta dónde alcanza vuestro compromiso; hasta que lugar estáis decididos a llegar en este largo camino que hemos iniciado juntos. Quede claro que si nuestra fe en Jesucristo no cambia nada en nuestra vida, de nada vale tampoco que digamos como Pedro: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Estamos hartos de hermosas frases que no conducen a nada; la realidad de hoy es acuciante y la fe tiene validez si es capaz de responder o no a los cuestionamientos de esa realidad.

Pedro aparece en los evangelios como alguien cercano a Jesús a la vez que duro para comprenderle. Le acompaña en los momentos fundamentales, demostrando que Jesús confía en él, pero en ningún momento los evangelios lo presentan como impecable, (lo veremos el próximo domingo, o en las tres negaciones). Su dibujo es el de una persona impetuosa, sincera, generosa, y también débil. Mateo pone en labios de Jesús, inmediatamente después de la confesión de Cesarea, el encargo que hace a Pedro poniéndolo como cimiento de la Iglesia y como responsable de que lleve adelante su misión: abrir y cerrar, ser punto de apoyo y referencia.

¿Qué quiso Jesús para su comunidad? Discusiones teológicas e históricas aparte; es que supiéramos dar respuesta y definirnos ante su persona y que sus seguidores estuvieran organizados y unidos. De ello hay múltiples testimonios en el evangelio, (por eso no se entiende el escándalo de la división entre las Iglesias en torno al primado de Pedro). Para que la Iglesia sea signo del Reino de Dios, debe expresar en su misma estructura aquello que es el Reino y que hemos visto en los domingos anteriores: expresión de amor entre todos los hombres, de unidad entre los diversos pueblos, de perdón de los pecados, de reconciliación…(podemos leer las Plegarias Eucarísticas:“Jesús, nuestro camino” y “Jesús, modelo de caridad”, “Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando”).
Pedro es la expresión humana y concreta de lo que debe de ser toda la Iglesia: plataforma de lanzamiento del Reino de Dios al mundo. Acaso no es lo que nos dice el sucesor actual de Pedro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified