GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 9 de Agosto de 2014

Lecturas del Sábado de la 18ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/18_7_TO.mp3


Sábado, 9 de agosto de 2014
Primera lectura
Lectura de la profecía de Habacuc (1,12–2,4):

¿No eres tú, Señor, desde antiguo mi santo Dios que no muere? ¿Has destinado al pueblo de los caldeos para castigo; oh Roca, le encomendaste la sentencia? Tus ojos son demasiado puros para mirar el mal, no puedes contemplar la opresión. ¿Por qué contemplas en silencio a los bandidos, cuando el malvado devora al inocente? Tú hiciste a los hombres como peces del mar, como reptiles sin jefe: los saca a todos con el anzuelo, los apresa en la red, los reúne en la nasa, y después ríe de gozo; ofrece sacrificios al anzuelo, incienso a la red, porque con ellos cogió rica presa, comida abundante. ¿Seguirá vaciando sus redes, matando pueblos sin compasión? Me pondré de centinela, en pie vigilaré, velaré para escuchar lo que me dice, qué responde a mis quejas. El Señor me respondió así: «Escribe la visión, grábala en tablillas, de modo que se lea de corrido. La visión espera su momento, se acercará su término y no fallará; si tarda, espera, porque ha de llegar sin retrasarse. El injusto tiene el alma hinchada, pero el justo vivirá por su fe.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 9,8-9.10-11.12-13

R/. No abandonas, Señor, a los que te buscan

Dios está sentado por siempre
en el trono que ha colocado para juzgar.
Él juzgará el orbe con justicia
y regirá las naciones con rectitud. R/.

Él será refugio del oprimido,
su refugio en los momentos de peligro.
Confiarán en ti los que conocen tu nombre,
porque no abandonas a los que te buscan. R/.

Tañed en honor del Señor, que reside en Sión;
narrad sus hazañas a los pueblos;
él venga la sangre, él recuerda
y no olvida los gritos de los humildes. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (17,14-20):

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un hombre, que le dijo de rodillas: «Señor, ten compasión de mi hijo, que tiene epilepsia y le dan ataques; muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos, y no han sido capaces de curarlo.»
Jesús contestó: «¡Generación perversa e infiel! ¿Hasta cuándo tendré que estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo.»
Jesús increpó al demonio, y salió; en aquel momento se curó el niño.
Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: «¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?»
Les contestó: «Por vuestra poca fe. Os aseguro que si fuera vuestra fe como un grano de mostaza, le diríais a aquella montaña que viniera aquí, y vendría. Nada os sería imposible.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 18ª semana del Tiempo Ordinario

Sábado, 9 de agosto de 2014
UN GRANO DE FE
(Año II. Hab 1:12 – 2:4: Mt 17:14-20)

Introducción

Año II. El profeta Habacuc consuela y da confianza al pueblo de Dios. Dice: “Aun cuando no entiendan los caminos de Dios, permanezcan fieles a él, porque él es un Dios en quien pueden confiar”.

Evangelio. Si nos ponemos a mirar la Biblia y la historia, incluso la historia reciente de personas que hemos conocido o que quizás viven todavía, incluso gente discreta y humilde, pero gente de fe que toma seriamente la palabra de Jesús, nos percatamos de que con ellos Dios pudo hacer grandes obras, hasta lo imposible. Pero tenemos que creer realmente. Aun un granito de fe puede hacer milagros. Pidamos al Señor que nos otorgue hoy ese grano de fe.


Colecta
Oh Dios siempre fiel:
Hoy te damos gracias por nuestra fe
que de ti hemos recibido como un gran don
que con tu ayuda tenemos que desarrollar.

Haz que nuestra fe crezca cada día.
Que ella dé sentido a nuestra vida
y que se exprese en amor y justicia.

Que nos traiga alegría y comprensión
y nos acerque íntimamente a ti y a los hermanos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que la Iglesia lleve la luz de la fe a donde haya oscuridad, confusión e indiferencia; que lleve esperanza a donde haya pesimismo y desesperación; amor a donde hay lucha y odio, roguemos al Señor.
Para que los líderes, los profetas, los testigos de la fe y todos los demás que tienen la tarea de guardar viva nuestra esperanza en un mundo mejor, sean guiados y fortalecidos por el Espíritu Santo, roguemos al Señor.
Para que los que están desalentados por el sufrimiento, por sus dudas y temores, sigan creyendo y esperando en un Dios que lleva todo a buen término, roguemos al Señor.


Oración sobe las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Creemos firmemente que tu Hijo Jesús
va a transformar estos sencillos dones de pan y vino
en su propio cuerpo y sangre

Así él estará con nosotros con toda su fuerza y amor.
Ayúdanos a creer de corazón
que él está también con nosotros en la vida de cada día
como Señor de nuestras vidas y como nuestro amigo,
que da sentido a todas nuestras obras y trabajos.
Que él haga nuestra fe como una forma de vida
que te dé a ti todo honor y gloria,
ahora y por los siglos de los siglos.


Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Acepta nuestra acción de gracias
por habernos dado a Jesús
para reavivar y fortalecer nuestra fe.

Danos seguridad y confianza
de que él está con nosotros
en los afanes y luchas del día,
y de que, si él camina a nuestro lado,
todo se torna posible.

Guarda esta fe y esta esperanza vivas en nosotros
y ayúdanos a dar testimonio de nuestra misma fe,
fortalecidos por quien está siempre con nosotros,
Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús nos ha dicho: “Si tuvieran fe tan grande como una diminuta semilla...” Quizás sea bueno que a veces sea robada nuestra fe por serias dificultades y molestas preguntas, para que no se vuelva complaciente y satisfecha de sí misma. Pongamos nuestra confianza en el interés y en el amor de Dios por nosotros.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre...

Comentario al Evangelio del sábado, 9 de agosto de 2014

Pedro Belderrain, cmf
Queridos amigos,

En cierto sentido acabamos la semana como la habíamos empezado. Según el lugar en el que celebremos la eucaristía se nos proclamará un texto del evangelio u otro. Quienes vivimos en Europa hacemos especial memoria de santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), virgen y mártir del siglo XX. Quienes celebremos su fiesta litúrgica escucharemos Mt 25, 1-13, el texto que nos habla de las diez doncellas y de cómo algunas fueron capaces de esperar al Esposo. Quienes continuéis la lectura ordinaria de la Palabra os confrontaréis con Mt 17, 14-19, un episodio algo llamativo en el que un hombre pide a Jesús la curación de su hijo que los discípulos no han logrado. El relato, en el que hay muchos elementos en los que fijarse, termina con una afirmación muy clara de Jesús: “si tuvierais fe nada sería imposible para vosotros”.

La vida de Teresa Benedicta de la Cruz confirma la frase de Jesús: la fe es capaz de abrir las puertas más complicadas, de derribar los muros que parecen más inexpugnables. Inmensa en el imperio de un régimen ideológico bárbaro e inhumano, alimentada en las fuentes de la Antigua Alianza, Edith Stein confesó con gozo la fe y la esperanza en la vida eterna en medio de las cámaras de gas, la persecución y el exterminio. Tristemente es fácil identificar en nuestros días la existencia de regímenes políticos que han cogido caminos parecidos. En ellos muchos cristianos se juegan la vida para mantener encendida la lámpara de la Palabra. Tengamos hoy para ellos un recuerdo especial en la oración y preguntémonos qué podemos hacer para acompañar su martirio.

Agradezcamos también la constante presencia del Señor, que camina a nuestro lado. Precisamente el 1 de octubre de 1999, al incluir a Teresa Benedicta de la Cruz entre los patrones de Europa, Juan Pablo II, que sabía muy bien de qué hablaba, hizo una afirmación preciosa, que como decimos en España pone los pelos de punta: “Él, Dios con nosotros, ha sido crucificado en los campos de concentración y en los gulags, ha conocido el sufrimiento en los bombardeos y en las trincheras, ha padecido donde el hombre, cada ser humano, ha sido humillado, oprimido y violado en su irrenunciable dignidad”. La frase, expresamente redactada, señala que Cristo el Señor ha compartido la experiencia de los millones de personas que en las últimas décadas han conocido y siguen conociendo esos infiernos: ¡ánimo, hermanos, Él, siempre Dios con nosotros, continúa a vuestro lado! ¡Shalom! ¡Venga a nosotros tu Reino!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified