GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 17 de Septiembre de 2014

Lecturas del Miércoles de la 24ª semana del Tiempo Ordinario


MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/24_4_TO.mp3

Miércoles, 17 de septiembre de 2014
Primera lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (12,31–13,13):




Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino excepcional. Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden. Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca. ¿El don de profecía?, se acabará. ¿El don de lenguas?, enmudecerá. ¿El saber?, se acabará. Porque limitado es nuestro saber y limitada es nuestra profecía; pero, cuando venga lo perfecto, lo limitado se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre acabé con las cosas de niño. Ahora vemos confusamente en un espejo; entonces veremos cara a cara. Mi conocer es por ahora limitado; entonces podré conocer como Dios me conoce. En una palabra: quedan la fe, la esperanza, el amor: estas tres. La más grande es el amor.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 32


R/. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad

Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas;
cantadle un cántico nuevo,
acompañando los vítores con bordones. R/.

Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se escogió como heredad.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (7,31-35):


En aquel tiempo, dijo el Señor: «¿A quién se parecen los hombres de esta generación? ¿A quién los compararemos? Se parecen a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: "Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis." Vino Juan el Bautista, que ni comía ni bebía, y dijisteis que tenía un demonio; viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: "Mirad qué comilón y qué borracho, amigo de publicanos y pecadores." Sin embargo, los discípulos de la sabiduría le han dado la razón.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Miércoles de la 24ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles, 17 de septiembre de 2014
Introducción

Primera Lectura. San Pablo nos presenta hoy su famoso himno al amor cristiano. El amor es más grande que cualquier carisma, ya que los carismas están vacíos si no están arraigados en el amor. Miremos las grandes cosas que produce el amor. El amor nunca pasa, mientras que todo lo demás está destinado a desaparecer.
Evangelio. Lucas compara a los que rechazan a Cristo y a los profetas de Dios a los niños mimados y malcriados. Los judíos, y después también los paganos para quienes escribe Lucas, observan a Juan el Bautista y a Jesús, se dan cuenta de lo que éstos dicen y hacen, pero no quieren reconocer y aceptar esas señales.


Oración Colecta
Oh Dios de bondad:
Tú te llamas amor. Tú eres la fuente de todo amor.
Danos la gracia de que el amor sea tan característico
de los discípulos de tu Hijo Jesús

que sea parte importante de nuestra identidad.
Que nuestro mutuo amor impulse a la gente a decir:
“Miren cómo se aman”.
Danos la gracia de reconocer que el amor es un don precioso
que procede de tu generosidad.
Por ello te ofrecemos nuestra alabanza y acción de gracias
por medio de Jesucristo nuestro Señor.Intenciones

Para que nuestro amor, quizás anémico y seco ya, se vuelva rico y espontáneo, como un aliento fresco de vida y de alegría, que ilumine las vidas de los que nos rodean, y que sea como un himno gozoso de alabanza a Dios, roguemos al Señor.
Para que seamos amigos fieles para los que están marcados por cualquier forma de sufrimiento; que puedan ellos sentir la presencia de Dios gracias a nuestra presencia humana, cercana, cálida y cariñosa, roguemos al Señor.

Para que la gente no se desaliente en el actual sistema económico mundial: de provecho y ganancia, producción y competición, sino que sepan buscar relaciones humanas de respeto, amor y amistad, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre amoroso:
Te presentamos este vino y este pan
para tomar parte
en el banquete eucarístico de tu Hijo.

Dispón nuestra mente y corazón
para participar de su inmenso amor,
que le hizo entregar su vida por nosotros.

Que la eucaristía llegue a ser para nosotros
la fuente que sigue nutriendo nuestro amor
en la vida de cada día.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.



Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta celebración eucarística
has querido que tu Hijo Jesucristo
derramara su amor sobre nosotros.

Que sea un amor que se exprese a sí mismo
no tanto con palabras como con obras:
acciones de perdón y paciencia,
de compasión y generosidad,
y de servicio ilimitado.

Y que ese amor nunca perezca ni se acabe.
Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Que el amor no sea solamente algo que se supone tenemos que hacer, como obligatorio, sino algo que hacemos espontáneamente y con gran alegría. Que ese amor nunca se acabe, con la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del miércoles, 17 de septiembre de 2014

Conrado Bueno, cmf
Queridos amigos:

Jesús de Nazaret y Juan el Bautista, frente a frente. El Bautista inquiere: “¿Eres tú?”. Jesús apela a sus obras: “Contad a Juan lo que habéis visto: los ciegos ven y los pobres escuchan la buena noticia”. Y sigue la división de opiniones. Todos, también los publicanos, acogen a Juan; mientras, los fariseos y doctores de la ley rechazan su bautismo. También aquí, el Bautista es precursor, se convierte en signo de contradicción.

Así las cosas, Jesús, tan buen pedagogo, pasa a la imagen, a la parábola del juego de niños. Un grupo de niños cantan y danzan; otros entonan lamentaciones tristes. Ambos grupos, a la vez, no quieren participar en el juego y se recriminan mutuamente: “no danzáis”, “no lloráis”. Hasta aquí, la imagen. Jesús aterriza. Vino Juan, el austero, hirsuto y asceta, y los jefes religiosos le dan de lado. Viene Jesús, que come y bebe con todos, que viste bien, y le menosprecian como comilón, borracho y amigo de la gente mala.

Lo dice la gracia popular: “Ni para mí ni para mi amo”, “Ni contigo ni sin ti”, “Ni p`alante ni p`atrás”. Hay personas que se instalan en las “pegas”. Aducen mil razones especiosas, escudriñan mil pretextos para justificar sus pocas ganas de participar, de compartir, de hacer, codo con codo, con los otros. Les gusta etiquetar a personas y proyectos: es demasiado rancio o modernista; es muy radical o laxo; es un devoto en exceso o un laico impenitente. Es decir, se va endureciendo el corazón de cara a Dios y de cara a los demás. En este corazón rebotan todas las palabras, todos los argumentos, todos los sentimientos. Cómo podemos ver esta experiencia en la saña de los enemigos de Jesús; los milagros son cosa del demonio, sus palabras son blasfemas. Todo se tergiversa. Ocurre lo mismo con Papa Francisco: su cercanía es populismo, su palabra clara es poca hondura intelectual, su libertad es temeridad. Da la impresión de que hiere la presencia de personas buenas… ¡porque nos dejan en evidencia!
Desde otro ángulo, podemos preguntarnos: y nosotros, ¿estamos más cerca de Juan o de Jesús? ¿Nos van más las lamentaciones de los niños, la austeridad, el sacrificio, las normas y prohibiciones o la danza y canciones de los otros niños, de Jesús? Para algunos, predicar la felicidad es quedarse en una religión light, mientras predicar el rigor es ser fiel a la cruz. ¿Pero no dijo Jesús que no debemos ayunar, mientras está “el novio” con nosotros?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified