GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 19 de Octubre de 2014

Lecturas del Domingo 29º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.cristonautas.com/wp-content/uploads/CRISTONAUTAS%20LD%20CICLO%20A%20DOMINGO%20XXIX%20DELTIEMPO%20ORDINARIO.mp3

Domingo, 19 de octubre de 2014
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (45,1.4-6):

Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano: «Doblegaré ante él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán. Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 95,1.3.4-5.7-8.9-10a.10e

R/. Aclamad la gloria y el poder del Señor

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R/.

Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo. R/.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas. R/.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente.» R/.

Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (1,1-5b):

Pablo, Silvano y Tirnoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordarnos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Mateo (22,15-21), del domingo, 19 de octubre de 2014
0
Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,15-21):

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta.
Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es licito pagar impuesto al César o no?»
Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.»
Le presentaron un denario. Él les preguntó: «¿De quién son esta cara y esta inscripción?»
Le respondieron: «Del César.»
Entonces les replicó: «Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 29º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Domingo, 19 de octubre de 2014
1.Dios y el César
2.Buenos Ciudadanos del Reino de Dios y de Nuestra Patria

Saludo (Ver Segunda Lectura)
Dios les ama a ustedes, les ha escogido
y les ha propiciado la Buena Nueva de salvación.
Que la gracia y la paz de Dios nuestro Padre
y del Señor, Jesucristo,
esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante
Dios y el César
Nosotros amamos a nuestro país; y es bueno que así sea. Pero ¿tendremos que estar conformes con todo lo que en él ocurre y con todas sus estructuras? Muchísimas veces no sabemos qué es lo mejor para nuestro país. – Como cristianos habríamos de aprender a discernir y a juzgar lo que está sucediendo entre nosotros y lo que deberíamos hacer a la luz del evangelio, ya que somos ciudadanos de ambos, de nuestro país y del Reino de Dios. En esta eucaristía de hoy oremos con el Señor para que sepamos ser buenos ciudadanos de ambos reinos.
Buenos Ciudadanos del Reino de Dios y de Nuestra Patria
Algunas veces se le acusa a la Iglesia de mezclarse en política o en los asuntos del estado. Pero la Iglesia tiene que alzar su voz profética para formar la conciencia de sus miembros con respecto a aspectos morales de cuestiones políticas y económicas, para procurar que las leyes de Dios, los derechos humanos y la dignidad del hombre sean respetados. Un buen cristiano debe ser también buen ciudadano y debe asumir sus responsabilidades hacia la comunidad humana. -- La Iglesia y el estado deben respetarse mutuamente, sin tratar de controlarse mutuamente. Demos al estado lo que pertenece al estado y a Dios lo que pertenece a Dios.

Acto Penitencial
¿Qué hemos hecho nosotros a favor de nuestro país?
¿Hemos hecho algo para enriquecerlo con los valores del evangelio?
Examinémonos ante el Señor.
(Pausa)
Señor Jesús, tú lloraste sobre Jerusalén porque tu pueblo judío no reconoció la llegada del reino de Dios.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, tú criticaste a los líderes religiosos de tu país porque llevaban por mal camino a su pueblo.
R/. Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, en la cruz tú pediste a tu Padre que perdonara a los que te rechazaban de entre tu pueblo.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdónanos todos nuestros pecados. Ayúdanos a vivir según el evangelio
y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que el Señor dirija a este nuestro mundo.
(Pausa)
Señor, Dios todopoderoso:
Tú diriges el mundo y a toda la humanidad
a su destino en ti.
Da a los líderes del mundo y de nuestro país
una visión de futuro
que sea a la vez imaginativa, realista
y respetuosa de la dignidad y de los derechos humanos.
Ayúdanos a dar testimonio en la vida de cada día
de los valores del evangelio
y a involucrarnos con valentía en el trabajo
de libertad, integridad y justicia.
Que ojalá así construyamos una comunidad
que pre-anuncie eficazmente nuestra patria del cielo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Is 45, 1.4-6): Un Pagano, Instrumento del Plan de Dios
El rey Ciro, sin saberlo, sirve a los planes de Dios liberando a los judíos del exilio, porque Dios es el Señor de la historia.

Segunda Lectura (1 Tes 1,1-5b): Palabras de Aprecio
San Pablo da gracias a Dios por la joven comunidad cristiana de Tesalónica; es una comunidad ideal de fe, esperanza y amor.

Evangelio (Mt 22,15-21): Iglesia y Estado
Pertenecemos a las dos ciudades: a la humana y a la de Dios y debemos dar a cada una lo que le es debido. Los valores del evangelio deben ser nuestra guía.

Oración de los Fieles
Ante Dios nuestro Padre, recordemos a nuestra patria y a nuestros hermanos dominicanos y demos gracias por ellos: R/. Escucha a tu pueblo, Señor.
Para que en cualquier parte de la tierra la Iglesia pueda hablar claro y sin miedo a favor de la paz, de los derechos y de la dignidad de la persona humana, roguemos al Señor.
Para que la justicia, el amor y la libertad responsable sean la base del orden social, tanto en el mundo como en nuestro país, y así todos los pueblos vivan en paz y seguridad, roguemos al Señor.
Para que toda la humanidad comparta equitativamente los bienes materiales y espirituales del mundo, y para que el estado y las organizaciones civiles ayuden y protejan a los débiles y a las víctimas de las calamidades naturales, roguemos al Señor.
Para que todos los ciudadanos tengan un fuerte sentido de responsabilidad cívica y participen activamente para lograr el común bienestar de todos, roguemos al Señor.
Para que la Iglesia en nuestro país dé testimonio del reino de Dios a todos los países vecinos; para que nuestro país juegue un papel de honor en la familia de las naciones y coopere eficazmente a la paz y unidad del mundo, roguemos al Señor.
Oh Dios, tú amas a los hombres y te preocupas por ellos. Haznos participar de tu cuidado y amor, por medio de tu Hijo que se hizo uno de nosotros, Jesucristo nuestro Señor.

Oración de Ofertorio
Señor Dios nuestro:
Te presentamos este pan y este vino
como signos por los que tu Hijo Jesucristo
vive de nuevo su entrega a nosotros.
Que ellos se conviertan también en signos
de nuestra responsabilidad hacia otros,
para que con tu Hijo estemos dispuestos
a partir el pan de nosotros mismos
y a entregarnos a nuestros hermanos
como una copa refrescante que pasa de mano en mano.
Concédenoslo por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Con Cristo ofrecemos al Padre el sacrificio que salvó al mundo. De Cristo hemos recibido la misión de continuar su trabajo y de llevar su Buena Nueva de salvación hasta los confines del mundo.

Introducción al Padrenuestro
Con la oración de Jesús
oremos a su Padre y nuestro Padre del cielo,
para que todos busquemos su voluntad y su reino.
R/. Padre nuestro…

Oración por la paz
Señor Jesucristo:
Tú dijiste a tus apóstoles:
La paz les dejo, mi paz les doy.
No tengas en cuenta nuestros pecados;
sino mira a tantas víctimas de la guerra y la violencia,
y ten compasión de ellas.
Da la paz a todas las naciones,
ten cuenta la fe de tu Iglesia
y da a tu pueblo el don de la paz
y de la unidad de tu reino
donde vives y reinas por los siglos de los siglos.

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios
que dio a Dios lo que a Dios pertenece
y que nos salvó por su muerte y resurrección.
Por medio de él podemos vivir nuestra fe, trabajar con amor,
y manifestar constantemente nuestra esperanza.
R/. Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tú estás a punto de enviarnos ahora a nosotros, tu pueblo,
reunido aquí en torno a tu Hijo,
a la ciudad humana para unir fuerzas con todos
y así construir la ciudad de Dios.
Haznos sensibles a las necesidades de los otros y ayúdanos a dar a todos iguales oportunidades en la vida,
a construir comunidades de amistad y amor
y a caldear la tierra con un toque de tu gentileza y bondad.
Hazte presente en nuestro mundo humano
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: En esta eucaristía hemos dado alabanza y acción de gracias a Dios, no sólo como pueblo suyo sino en nombre de toda la humanidad, ya que Cristo murió y resucitó de entre los muertos para todos. --- Nuestro mundo no es todavía mundo de Dios, las realidades terrenas están todavía mezcladas con injusticia, desigualdad, temor.
Dios nos envía ahora para transformar esta tierra en mundo de Dios.
Que Dios nos dé el valor de llevar a cabo esta misión.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre

Comentario al Evangelio del domingo, 19 de octubre de 2014

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Tema complicado, ¿es compatible la pertenencia al Reino y tener a Dios como soberano absoluto y la obediencia a las autoridades civiles y el ser ciudadanos? Desde siempre las relaciones entre lo religioso y lo político estuvieron saturadas de confusión y esto llega hasta hoy, (recordemos la Constitución, el Concordato, la asignatura de religión, el pago de la entrada a las Catedrales, el patrimonio, la cruz en la declaración de la renta…; pero éste es tema de unas charlas, no de una homilía). Ya los primeros cristianos tenían el dilema de ser fieles al Dios de Jesucristo y al Emperador, la solución parece darla el texto de hoy: “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. El problema se planteará también más tarde ante Pilatos que le preguntará: “¿Eres Rey?” y por lo tanto si dice sí, atenta contra el César; conocemos la respuesta: “Soy Rey, pero mi reino no es de este mundo”, no corresponde al esquema político que tenemos en la cabeza.

Lo original de su Reino, es la soberanía absoluta de Dios sobre el mundo, la primera lectura de Isaías afirma: “Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí no hay Dios”. Solemos caer en el error de pensar en un Dios que reina al estilo nuestro, con un esquema político, burocrático y en ocasiones militar, (¿Qué significa sino que el Papa sea jefe de Estado?). El reinado de Dios se ejerce en el interior de los corazones y mediante el ejercicio de la justicia es salvaguarda de los derechos del hombre. En este tema tan complicado es necesario tener algunas ideas claras: el Reino de Dios es más amplio que la Iglesia, pero esto no quiere decir que no haya una relación querida por Jesús entre la comunidad cristiana y el Reino. La Iglesia debe caracterizarse por la defensa de los derechos absolutamente inalienables del hombre, lo que llamamos los valores del Reino, (por ejemplo el derecho a la vida). En este sentido la Iglesia no está en contraposición con el Estado o la política, los dos buscan el bien de las personas. Esto exige, desde la honestidad y la sinceridad de corazón una actitud de constante búsqueda y autocrítica, mirar los “signos de los tiempos”: tanto a la Iglesia como al Estado o la política. Con el ejemplo anterior, defender la vida: es preocuparse por las leyes abortistas, por el 0,7% y el tercer mundo, apoyar económicamente a las familias, estar en contra de la pena de muerte…

Por mucho que lo digan ciertos voceros, nosotros somos ciudadanos y la fe no es algo de las sacristías o íntimo y privado, la Iglesia y los cristianos, desde la humildad, tienen derecho a decir en público lo que piensan sobre la organización y marcha de la vida. No tenemos todas las soluciones e incluso tantos defectos como otras instituciones, pero aportamos nuestro grano de arena, (Últimamente un buen ejemplo de ello es la Exhortación del Papa Francisco “La Alegría del Evangelio”). La Iglesia puede prestar una gran contribución a la sociedad, nos lo recuerda el DOMUND, que se celebra en este domingo con el lema: “Renace la alegría” y tantos y tantos misioneros. No hay contraposición afirmamos que Dios y Jesús es el Señor y también nuestra pertenencia a un pueblo del que somos parte activa. Si le damos a la comunidad humana todo lo que le podemos dar, estamos seguros de que también se lo damos a Dios. Todo lo que se hace a favor de la justicia, es tarea a favor del Reino de Dios.

Nota: para este día se puede leer el guión litúrgico de la OMP que trae sugerencias para la homilía, recordar también que el pasado viernes 17, fue el Día Internacional de la Erradicación de la pobreza y el miércoles 15, comenzó el V centenario de Santa Teresa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified