GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 20 de Octubre de 2014

Lecturas del Lunes de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/29_2_TO.mp3

Lunes, 20 de octubre de 2014
Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (2,1-10):

Hubo un tiempo en que estabais muertos por vuestros delitos y pecados, cuando seguíais la corriente del mundo presente, bajo el jefe que manda en esta zona inferior, el espíritu que ahora actúa en los rebeldes contra Dios. Antes procedíamos nosotros también así; siguiendo los deseos de la carne, obedeciendo los impulsos de la carne y de la imaginación; y, naturalmente, estábamos destinados a la reprobación, como los demás. Pero Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo –por pura gracia estáis salvados–, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él. Así muestra a las edades futuras la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que él nos asignó para que las practicásemos.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 99,2.3.4.5


R/. El Señor nos hizo y somos suyos

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R/.

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R/.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos,
dándole gracias y bendiciendo su nombre. R/.

«El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades.» R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,13-21):

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.»
Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?»
Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»
Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: "¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha." Y se dijo: "Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida." Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?" Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 20 de octubre de 2014
SALVADOS POR GRACIA (Año II. Ef 2,1-10; Lc 12, 13-21)
Introducción
Año II. La carta a los Efesios nos da el mensaje más fundamental: nuestra salvación gratuita por la muerte y resurrección de Jesucristo. La vida, la verdadera vida, nos viene por medio de él. Nosotros no hemos hecho ningún mérito para merecerla y nada podemos hacer para ser dignos de ella. Todo lo que somos, lo somos por la gracia de Dios. Quizás esta constatación vaya contra el principio de nuestro modo de pensar humano, pero somos seres dependientes, somos don de Dios que vive por los dones repetidos de Dios. Y sin embargo, esto no debiera ser humillante para nosotros, pues está conforme con nuestra naturaleza humana. Somos dependientes, sí, pero somos amados – y esto es lo que cambia todo y da valor a todo.

Evangelio. Cuando Jesús habla abiertamente contra los ricos, no intenta condenarlos, sino liberarlos. Lo que él denuncia no es el hecho de que tengan bienes materiales, sino su propio apego excesivo a ellos y el uso egoísta que hacen de sus riquezas: para acumular y atesorar, para disfrute y placer egoísta o, como algunos países ricos hacen, almacenando o haciendo acopio de trigo en silos o usando el petróleo para presiones políticas y económicas. El valor de las posesiones es relativo para los bienes del Reino, como son la justicia y el amor. Lo que cuenta realmente es ser rico y sabio ante Dios.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Nosotros somos tu obra de arte.
Cuando estábamos condenados a muerte por el pecado,
tú nos llamaste a la vida por medio de la muerte de tu Hijo Jesús.
Señor, ábrenos a tu amor y a tu vida
otorgadas gratuitamente como don, sin precio ni pesar,
y danos un corazón agradecido.
Que aprendamos de ti y de tu Hijo
a ponernos generosamente al servicio de nuestros hermanos,
por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Con corazón agradecido, porque Dios nos ha cambiado de ser extraños a él a ser sus hijos e hijas en Cristo Jesús, roguemos al Señor.
Con corazón bondadoso y cariñoso, porque Dios nos ha traído la paz para con él mismo, para con nuestros hermanos, e incluso para con nosotros mismos, roguemos al Señor.
Con corazón abierto de par en par, con el que podamos amar a la multitud de hermanos y hermanas que la gracia de Dios nos ha dado en la Iglesia, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú nos permites utilizar estas ofrendas de pan y vino
como regalos procedentes de tus manos
para comer y beber la vida de tu Hijo.
Confírmanos en tu gracia,
sin ninguna reclamación por nuestra parte
pensando solo en nuestros méritos;
y que el Espíritu de Jesús nos ayude
a vivir la vida santa de tu Hijo
que tú desde el principio habías ideado
para que también la viviéramos nosotros.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
¿Qué otra cosa podemos hacer
sino darte gracias y alabanza
por hablarnos por medio de Jesucristo
y fortalecernos con su pan de vida
en esta eucaristía?
Que todo lo que digamos y hagamos
y todas nuestras vidas
sean un don tuyo para los que nos rodean
y un acto de gratitud a ti, Dios y Señor nuestro,
que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Todo es gracia, todo es don tuyo, dado graciosa y gratuitamente a nosotros. Incluso el uso de nuestros talentos y nuestro trabajo es don de Dios. Compartamos también graciosamente nuestro amor a nuestro prójimo, como nuestro amor a las personas muy cercanas a nosotros. Y también demos nuestra ayuda generosa a los hermanos que sufren, aun cuando vivan muy lejos de nosotros.
Y que la bendición del Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 20 de octubre de 2014

San Agustín (354-430), obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia
Sermón 34, sobre el salmo 149
“Ser rico según la mirada de Dios”


Hermanos, examinad con atención vuestras moradas interiores, abrid los ojos y considerad cual es vuestro mayor amor, y después aumentad la cantidad que habréis descubierto en vosotros mismos. Poned atención a este tesoro vuestro a fin de ser ricos interiormente. Decimos que son caros los bienes que tienen un gran precio y con razón… Pero ¿qué hay de más apreciado que el amor, hermanos míos? Según vuestro parecer ¿cuál es su precio? Y, ¿cómo pagarlo? El precio de una tierra, el del trigo, es tu dinero; el precio de una perla, es tu oro; pero el precio de tu amor, eres tú mismo. Si quieres comprar un campo, una joya, un animal, buscas los fondos necesarios, miras alrededor tuyo. Pero si deseas poseer el amor, no busques más que a ti mismo, es preciso que te encuentres a ti mismo.

¿Qué es lo que temes dándote? ¿Perderte? Al contrario, es rechazando darte que te pierdes. El mismo Amor se expresa por boca de la Sabiduría y con una palabra apacigua el desasosiego en la que te mete esta palabra: “¡Date a ti mismo!” Si alguien quisiera venderte un terreno te diría: “Dame tu dinero” o para otra cosa: “Dame tu moneda”. Escucha lo que te dice el Amor por boca de la Sabiduría: “Hijo, dame tu corazón” (Pr 23,26). Tu corazón estaba mal cuando era tuyo; eras presa de tus futilezas, es decir, de las malas pasiones. ¡Quítalas de ahí! ¿Dónde llevarlas? ¡A quién ofrecérselas? “Hijo, ¡dame tu corazón!” dice la Sabiduría. Que sea mío, y no lo perderás…

“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser” (Mt 22,37)… El que te creó te quiere todo entero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified