GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 31 de Octubre de 2014

Lecturas del Viernes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_275.mp3

Viernes, 31 de octubre de 2014
Primera lectura
Comienzo de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses (1,1-11):

Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús, a todos los santos que residen en Filipos, con sus obispos y diáconos. Os deseamos la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. Doy gracias a mi Dios cada vez que os menciono; siempre que rezo por todos vosotros, lo hago con gran alegría. Porque habéis sido colaboradores míos en la obra del Evangelio, desde el primer día hasta hoy. Ésta es mi convicción: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús. Esto que siento por vosotros está plenamente justificado: os llevo dentro, porque, tanto en la prisión como en mi defensa y prueba del Evangelio, todos compartís la gracia que me ha tocado. Testigo me es Dios de lo entrañablemente que os echo de menos, en Cristo Jesús. Y ésta es mi oración: que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad para apreciar los valores. Así llegaréis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 110

R/. Grandes son las obras del Señor

Doy gracias al Señor de todo corazón,
en compañía de los rectos, en la asamblea.
Grandes son las obras del Señor,
dignas de estudio para los que las aman. R/.

Esplendor y belleza son su obra,
su generosidad dura por siempre;
ha hecho maravillas memorables,
el Señor es piadoso y clemente. R/.

Él da alimento a sus fieles,
recordando siempre su alianza;
mostró a su pueblo la fuerza de su obrar,
dándoles la heredad de los gentiles. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (14,1-6):

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando.
Jesús se encontró delante un hombre enfermo de hidropesía y, dirigiéndose a los letrados y fariseos, preguntó: «¿Es lícito curar los sábados, o no?»
Ellos se quedaron callados. Jesús, tocando al enfermo, lo curó y lo despidió.
Y a ellos les dijo: «Si a uno de vosotros se le cae al pozo el burro o el buey, ¿no lo saca en seguida, aunque sea sábado?»
Y se quedaron sin respuesta.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 31 de octubre de 2014
ESPACIO PARA CRECER EN EL AMOR
( Fil 1,1-11; Lc 14,1-6)

Introducción
Aunque Pablo escribe desde la prisión, su carta a los Filipenses, que comienza hoy, rebosa de afecto y de alegría. Los cristianos de Filipos forman una buena comunidad. Sin embargo Pablo ruega para que, con la gracia de Dios, su amor siga creciendo hacia la perfecta bondad que encontramos sólo en Cristo.
Evangelio. Algo de lo que la bondad de Jesús significa se muestra en la práctica. Mientras comía en la casa de un hombre prominente en Sábado, Jesús cura allí a alguien que sufre, incluso en sábado.
El amor es la razón y la inspiración de la Ley cristiana. ¿Ocurre así en nuestras vidas, en nuestra comunidad cristiana?

Oración Colecta
Oh Dios de gracia y de paz:
Tú nos has elegido
para construir tu reino de paz y de amor.
Pero tenemos que reconocer, avergonzados,
que todavía nos queda mucho espacio para crecer.
Haz más rico y sensible nuestro amor;
completa la obra que has comenzado en nosotros,
para que tengamos un lugar permanente en tu corazón
y así, con nuestra bondad, reflejemos a los hermanos
la perfecta bondad de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que la Iglesia, por la que Cristo murió, crezca y se desarrolle como una amplia comunidad de amor, que haga visible el amor incondicional de Dios a todos los pueblos, cercanos y lejanos, roguemos al Señor.
Para que en nuestras familias cristianas Cristo sea el lazo de unión entre esposos y esposas, entre padres e hijos; y que los jóvenes crezcan en una sana atmósfera de seguridad, amor y generosidad, roguemos al Señor.
Para que los que viven felices, con excelente salud y rodeados de buenos amigos, alcen y alivien, como Cristo, a los cansados y a los que viven en soledad, a los humillados y heridos por la vida, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú preparas la mesa eucarística de tu Hijo
no solamente para unos pocos escogidos,
sino para todos, para los enfermos y los que sufren,
para los débiles y los que viven en triste soledad.

Que el amor de Jesús, su acogida de la gente,
su capacidad de compartir
sean nuestros también
en todas nuestras comunidades cristianas.
Enséñanos así mismo a preparar nuestra mesa
abierta y acogedora para todos,
como lo hizo Jesús, tu Hijo,
que vive contigo y permanece con nosotros
ahora y por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias porque nos reúnes como hermanos
en esta celebración eucarística,
sentados en torno a la mesa de tu Hijo.
Que por la fuerza de Jesús
la comunidad cristiana sea para nosotros,
miembros de la Iglesia,
lo que tú eres para nosotros:
amor, paz, alegría y don –
un don dado gratuitamente
y nunca lamentado.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Curar a los enfermos. También nosotros podemos hacer eso. ¿Con qué frecuencia visitamos a un pariente o a otra persona enferma? El domingo sería un buen día para ello. Con nuestras visitas, nosotros también “curamos” a los enfermos, con nuestra presencia afectuosa, con nuestras palabras de consuelo y aliento.

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del viernes, 31 de octubre de 2014

Fernando Torres Pérez, cmf

Me gusta pensar que los que leen estos sencillos comentarios al Evangelio de cada día son gente llena de buena voluntad, gente buena en el mejor sentido de la palabra. Y que tienen poco que ver con aquellos fariseos que espiaban a Jesús y que ponían todos sus esfuerzos en intentar pillarle en una falta.

Por eso, ahora y muchas veces, hago mía la primera lectura de Pablo, el comienzo de la carta a los Filipenses, que es sobre todo una acción de gracias. Pablo da gracias a Dios por los destinatarios de la carta. Los conoce. Por eso la acción de gracias y la alegría cada vez que se acuerda de ellos. Ve en esa comunidad el germen de la presencia del Reino y está convencido de que Dios que ha sembrado esa semilla la llevará a su plenitud. Siente y sabe que comparte con ellos la misma fe y la misma esperanza en Cristo Jesús. Los quiere y ora por ellos para que su amor siga creciendo cada vez más. Hasta llegar a su plenitud como comunidad y como personas.

Repito que estoy seguro de que los lectores de estos comentarios están hechos de la misma esencia que aquella comunidad cristiana de Tesalónica. Llenos de buena voluntad. Habiendo recibido la semilla del amor de Dios, a través de su Palabra, tantas veces leída y orada.
A veces nos fijamos sobre todo en los defectos, en las faltas, en lo que nos rompe por dentro, en lo que quiebra nuestras relaciones. Y se nos puede olvidar lo mejor que tenemos: el amor de Dios recibido gratuitamente, la fuerza que sentimos cuando, en comunidad, compartimos el pan y el vino en la Eucaristía. Por eso, tenemos que dar muchas gracias a Dios por lo recibido en los hermanos y en nosotros.

Probablemente, ése sea el mejor camino para no caer en esa actitud tan fea de los fariseos con Jesús, que trataban de pillarle en falta para condenarlo definitivamente. Cuando miramos a los demás como dones de Dios, nos alegramos con sus alegrías, con sus éxitos, con las cosas buenas que les pasan. Damos gracias a Dios por ellos. Y lloramos con sus penas como si fuesen nuestras. Eso es la fraternidad del Reino.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified