GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 19 de Noviembre de 2014

Lecturas del Miércoles de la 33ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_300.mp3


Miércoles, 19 de noviembre de 2014
Primera lectura
Lectura del libro del Apocalipsis (4,1-11):

Yo, Juan, en la visión vi en el cielo una puerta abierta; la voz con timbre de trompeta que oí al principio me estaba diciendo: «Sube aquí, y te mostraré lo que tiene que suceder después.»

Al momento caí en éxtasis. En el cielo había un trono y uno sentado en el trono. El que estaba sentado en el trono brillaba como jaspe y granate, y alrededor del trono había un halo que brillaba como una esmeralda. En círculo alrededor del trono había otros veinticuatro tronos, y sentados en ellos veinticuatro ancianos con ropajes blancos y coronas de oro en la cabeza. Del trono saltan relámpagos y retumbar de truenos; ante el trono ardían siete lámparas, los siete espíritus de Dios, y delante se extendía una especie de mar transparente, parecido al cristal. En el centro, alrededor del trono, había cuatro seres vivientes cubiertos de ojos por delante y por detrás: El primero se parecía a un león, el segundo a un novillo, el tercero tenía cara de hombre y el cuarto parecía un águila en vuelo.

Los cuatro seres vivientes, cada uno con seis alas, estaban cubiertos de ojos por fuera y por dentro. Día y noche cantan sin pausa: «Santo, Santo, Santo es el Señor, soberano de todo: el que era y es y viene.»
Y cada vez que los cuatro seres vivientes dan gloria y honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran ante el que está sentado en el trono, adorando al que vive por los siglos de los siglos, y arrojan sus coronas ante el trono, diciendo: «Eres digno, Señor, Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder, porque tú has creado el universo; porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 150,1-2.3-4.5

R/. Santo, Santo, Santo es el Señor, soberano de todo

Alabad al Señor en su templo,
alabadlo en su fuerte firmamento.
Alabadlo por sus obras magníficas,
alabadlo por su inmensa grandeza. R/.

Alabadlo tocando trompetas,
alabadlo con arpas y cítaras,
alabadlo con tambores y danzas,
alabadlo con trompas y flautas. R/.

Alabadlo con platillos sonoros,
alabadlo con platillos vibrantes.
Todo ser que alienta
alabe al Señor. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (19,11-28):

En aquel tiempo, dijo Jesús una parábola; el motivo era que estaba cerca de Jerusalén, y se pensaban que el reino de Dios iba a despuntar de un momento a otro.

Dijo, pues: «Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez empleados suyos y les repartió diez onzas de oro, diciéndoles: "Negociad mientras vuelvo." Sus conciudadanos, que lo aborrecían, enviaron tras él una embajada para informar: "No queremos que él sea nuestro rey." Cuando volvió con el título real, mandó llamar a los empleados a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo: "Señor, tu onza ha producido diez." Él le contestó: "Muy bien, eres un empleado cumplidor; como has sido fiel en una minucia, tendrás autoridad sobre diez ciudades." El segundo llegó y dijo: "Tu onza, señor, ha producido cinco." A ése le dijo también: "Pues toma tú el mando de cinco ciudades."

El otro llegó y dijo: "Señor, aquí está tu onza; la he tenido guardada en el pañuelo; te tenía miedo, porque eres hombre exigente, que reclamas lo que no prestas y siegas lo que no siembras." Él le contestó: "Por tu boca te condeno, empleado holgazán. ¿Con que sabías que soy exigente, que reclamo lo que no presto y siego lo que no siembro? Pues, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? Al volver yo, lo habría cobrado con los intereses." Entonces dijo a los presentes: "Quitadle a éste la onza y dádsela al que tiene diez." Le replicaron: "Señor, si ya tiene diez onzas." "Os digo: 'Al que tiene se le dará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.' Y a esos enemigos míos, que no me querían por rey, traedlos acá y degolladlos en mi presencia."»
Dicho esto, echó a andar delante de ellos, subiendo hacia Jerusalén.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Miércoles de la 33ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles, 19 de noviembre de 2014
INVIRTIENDO LOS DONES DE LA FE
( Ap 4,1-11; Lc 19,11-28)

Introducción
- Pidiendo prestadas imágenes de Ezequiel 1 y 10, el autor del Apocalipsis nos da una visión inaugural en la que describe una liturgia celestial, mostrando el poder de Dios, que vencerá en la lucha entre el bien y el mal.
- Evangelio. La fe, el evangelio, la vida de Cristo son ricos dones que hemos recibido para trabajar, producir y negociar con ellos, como dice el evangelio. No podemos simplemente dar nuestra fe por sentada. Somos administradores de los bienes del Reino. Un buen administrador no solamente guarda lo que el amo le da, sino que lo invierte para que produzca más. Al que tiene, más se le dará. Ésta es la presentación de Lucas de la parábola de los talentos. ¿En qué medida es productiva nuestra fe?

Oración Colecta
Oh Padre, lleno de bondad y amor:
Nos has hecho ricos de muchas maneras,
poseemos nuestra fe, la Buena Noticia del evangelio,

y, sobre todo, poseemos a tu Hijo Jesucristo,
con su vida y su Espíritu,
y también a la gente que nos rodea.

Ayúdanos a crecer en esta fe y en este amor;
enséñanos a entregarnos generosamente
a tu reino de bondad y esperanza
para que seamos dignos de tu confianza,
por el poder de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que todo el mundo comparta los recursos de la tierra, en justicia, amistad y paz, roguemos al Señor.
Para que todos nosotros salgamos responsables ante Dios por nuestras propias vidas y por la felicidad de unos y otros, roguemos al Señor.
Para que no seamos avaros e inactivos con los talentos que el Señor nos ha dado, sino que demos a Dios y a los hermanos lo mejor de nosotros mismos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú nos has dado mucho
y nosotros tenemos bien poco para corresponderte.

Sin embargo, acéptanos
en estos humildes dones de pan y vino
y danos la confianza de que tú puedes hacer mucho
con gente consciente de su propia pobreza.

Guárdanos fieles en todas las cosas,
ya sean pequeñas o bien importantes,
para que prestemos fiel y constante servicio
a ti y a los hermanos.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre amoroso:

Te damos gracias por la palabra viva
y por el cuerpo de Jesús tu Hijo.

No somos más que tímidos e indecisos,
con miedo a comprometernos
cuando tú nos buscas para el trabajo.

Danos valor para vivir el evangelio
de forma consistente y radical
para que, aunque nos sintamos pobres,
seamos ricos en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
HHermanos: Cuando el Señor nos pregunte qué hemos hecho con los ricos dones que él nos ha dado, ¿qué responderemos? ¿Responderemos simple pero inadecuadamente, que no hemos hecho nada malo, o bien podremos decir que hemos sido muy activos, invirtiendo en la gente, en los hermanos, trabajando por la verdad, la justicia y el amor, como el Señor nos pide?
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario del Miércoles de la 33ª semana del Tiempo Ordinario

Juan Lozano, cmf
El llanto más amargo surge cuando se llora por amor. Cuando amas y ves que tu ser querido sufre o está en peligro, tu desesperación crece. “Sí comprendieras lo que conduce a la paz…” Jesús hoy llora cansado de la violencia, de la obstinación y dureza de corazón, del rechazo de su mensaje de salvación. Llora por Jerusalén,  llora por nosotros, por su pueblo amado, porque no comprende, no quiere comprender, no quiere iniciar el camino mostrado por Él que conduce a la vida. Y en esa negativa y terquedad le vendrá su destrucción, “no dejarán piedra sobre piedra”.

En la relato del Apocalipsis de hoy Juan también llora y mucho. “Porque no se encontró a nadie digno de abrir el rollo y de ver su contenido”. El libro escrito por fuera y por dentro y cerrado con siete sellos es el libro que contiene el designio de la historia y nadie es capaz de leerlo ni de interpretarlo. La humanidad desorientada, representada en Juan, llora desesperadamente porque no encuentra un sentido a su vida, alguien que le ayude a interpretar la vida –escrita en dicho libro-, los designios de la historia y por lo tanto, oriente sus pasos. El llanto de Juan cesa cuando uno de los ancianos le indica que sólo el “Cordero degollado” –Jesús sacrificado-, en pie –resucitado-, dotado de la plenitud del poderío mesiánico -siete cuernos- y poseedor y dador del Espíritu Santo -siete ojos que son los siete espíritus de Dios- es digno de recibir el libro y romper sus sellos.

El designio de la historia, el misterio de la salvación sólo es conocido por Jesús y Él llora cuando la humanidad se aleja del plan salvador de Dios, porque esa paz “está escondida a sus ojos”. Llora con conocimiento porque sabe lo que puede pasar. En nuestra oración de hoy, el llanto de Jesús debería ser nuestro despertador. Comprender, ver con Él el camino, el sentido de nuestra vida personal y colectiva, la voluntad de Dios sobre su creación, su sueño sobre cada uno de nosotros.

Señor Jesús, porque nos amas lloras cuando nos alejamos de la paz, del bien, del amor, de Ti. Ayúdanos a comprender lo que conduce a la paz del corazón, no dejes de mostrarnos el camino que conduce a la vida y que tú conoces, no queremos que permanezca escondido a nuestros ojos. Envíanos tu Espíritu para guíe nuestros pasos en esta jornada.
Vuestro hermano en la fe:
Juan Lozano, cmf.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified