GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 26 de Noviembre de 2014

Lecturas del Miércoles de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_309.mp3

Miércoles, 26 de noviembre de 2014
Primera lectura
Lectura del libro del Apocalipsis (15,1-4):

Yo, Juan, vi en el cielo otra señal, magnífica y sorprendente: siete ángeles que llevaban siete plagas, las últimas, pues con ellas se puso fin al furor de Dios. Vi una especie de mar de vidrio veteado de fuego; en la orilla estaban de pie los que habían vencido a la fiera, a su imagen y al número que es cifra de su nombre; tenían en la mano las arpas que Dios les había dado.
Cantaban el cántico de Moisés, el siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: «Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios omnipotente, justos y verdaderos tus caminos, ¡oh Rey de los siglos! ¿Quién no temerá, Señor, y glorificará tu nombre? Porque tú solo eres santo, porque vendrán todas las naciones y se postrarán en tu acatamiento, porque tus juicios se hicieron manifiestos.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 97,1.2-3ab.7-8.9

R/. Grandes y maravillosas son tus obras,
Señor, Dios omnipotente

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos, aclamen los montes. R/.

Al Señor, que llega para regir la tierra.
Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (21,12-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Miércoles de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles, 26 de noviembre de 2014
OPORTUNIDAD PARA DAR TESTIMONIO
(Ap 15,1-4; Lc 21.12-19)

Introducción

Hoy el Libro del Apocalipsis describe el juicio último como el éxodo final. Plagas habían sobrevenido a los egipcios; siete plagas golpean a los que han rechazado a Cristo. Los que han seguido a Cristo, el Cordero Pascual, y han atravesado el mar Rojo siendo fieles pasando el lago y el fuego de tribulaciones, entran en la tierra prometida. Allí cantan el cántico de Moisés, el canto de su liberación, a Dios, el Señor de la historia. Que esta eucaristía sea un cántico de alabanza a Dios por nuestra liberación en Cristo.
Evangelio. Nuestro bautismo nos ha hecho testigos de Cristo. Pero no siempre resulta camino fácil, especialmente en tiempo de profunda transformación, e incluso más todavía para misioneros. Llegarán a veces dificultades de parte de aquellos más cercanos a nosotros. Pero estamos seguros de que Cristo está con nosotros y de que, por medio de su Espíritu, él nos dará la elocuencia y sabiduría suficientes para saber qué decir y qué hacer en la persecución. ¡No tengan miedo! De todos modos, siempre es más fácil decirlo que hacerlo.

Oración Colecta
Oh Dios, Padre nuestro:
Creemos que tus planes para nosotros
son de paz y valor, y no de miedo o temor.
Guarda nuestros ojos abiertos a los signos
de la constante venida de Jesucristo tu Hijo.
Ayúdanos a comprometernos sin descanso
a hacer crecer tu reino entre nosotros,
llevando a cabo tus planes de paz y amor
y de todo lo que convierte a nuestro mundo
más en mundo tuyo según el reino.
Y que todo esto abra el camino para llegar a tu eterna morada.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones

Por la Iglesia, para que, libre de todo temor paralizante, tenga el valor, nacido de la fe, para dar testimonio de las exigencias del evangelio, roguemos al Señor.
Por los líderes de la Iglesia, para que en estos tiempos difíciles no sean hombres y mujeres tímidos y temerosos, sino audaces y llenos de confianza en Dios, roguemos al Señor.
Por los profetas en medio de nosotros, para que nadie los amordace, sino que sepamos escuchar su llamado a la conversión en nombre de Dios, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Acepta bondadoso este pan y este vino
que ahora te ofrecemos
como señales de que nos comprometemos
a edificar tu reino en nuestro mundo.
Que nuestras actitudes y decisiones en la vida
sean las mismas de Jesús, tu Hijo:
buscar tu amanecer de amor y servicio
más que el de egoísmo auto-destructor,
ser constructivos y creadores
dando forma a una nueva tierra
y no sólo criticando negativamente el pasado.
Y que un día te encontremos plenamente
en las alegrías de un nuevo cielo.
Concédenoslo por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios nuestro:
Tu Hijo Jesús, muriendo destruyó nuestra muerte,
y resucitando restauró nuestra vida.
Que por la fuerza de esta eucaristía
nosotros, y ojalá toda la humanidad,
crezcamos en Cristo día a día
aun contando con los dolores y tensiones
normales en todo crecimiento.
Pero conserva viva en nosotros
la alegría de una firme esperanza
por la que creemos que tu amanecer de justicia está llegando
para hacernos nuevos a nosotros y a todas las cosas;
y que Jesús regresará para hacernos partícipes de su gloria
que durará por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: ¡No teman! Estamos en las manos de Dios. Confíen en él. Que su Espíritu viva, hable y actúe en nosotros.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.



Comentario del Miércoles de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

 Comentario: Rvdo. D. Manuel COCIÑA Abella (Madrid, España)
Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas

Hoy ponemos atención en esta sentencia breve e incisiva de nuestro Señor, que se clava en el alma, y al herirla nos hace pensar: ¿por qué es tan importante la perseverancia?; ¿por qué Jesús hace depender la salvación del ejercicio de esta virtud?

Porque no es el discípulo más que el Maestro —«seréis odiados de todos por causa de mi nombre» (Lc 21,17)—, y si el Señor fue signo de contradicción, necesariamente lo seremos sus discípulos. El Reino de Dios lo arrebatarán los que se hacen violencia, los que luchan contra los enemigos del alma, los que pelean con bravura esa “bellísima guerra de paz y de amor”, como le gustaba decir a san Josemaría Escrivá, en que consiste la vida cristiana. No hay rosas sin espinas, y no es el camino hacia el Cielo un sendero sin dificultades. De ahí que sin la virtud cardinal de la fortaleza nuestras buenas intenciones terminarían siendo estériles. Y la perseverancia forma parte de la fortaleza. Nos empuja, en concreto, a tener las fuerzas suficientes para sobrellevar con alegría las contradicciones.

La perseverancia en grado sumo se da en la cruz. Por eso la perseverancia confiere libertad al otorgar la posesión de sí mismo mediante el amor. La promesa de Cristo es indefectible: «Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas» (Lc 21,19), y esto es así porque lo que nos salva es la Cruz. Es la fuerza del amor lo que nos da a cada uno la paciente y gozosa aceptación de la Voluntad de Dios, cuando ésta —como sucede en la Cruz— contraría en un primer momento a nuestra pobre voluntad humana.

Sólo en un primer momento, porque después se libera la desbordante energía de la perseverancia que nos lleva a comprender la difícil ciencia de la cruz. Por eso, la perseverancia engendra paciencia, que va mucho más allá de la simple resignación. Más aún, nada tiene que ver con actitudes estoicas. La paciencia contribuye decisivamente a entender que la Cruz, mucho antes que dolor, es esencialmente amor.

Quien entendió mejor que nadie esta verdad salvadora, nuestra Madre del Cielo, nos ayudará también a nosotros a comprenderla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified