GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 10 de Enero de 2015

Lecturas del 10 de Enero. Feria de Navidad

MISA DEL DIA http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/I_60.mp3


Sábado, 10 de enero de 2015
Primera lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (4,19–5,4):

Nosotros amamos a Dios, porque él nos amó primero. Si alguno dice: «Amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve. Y hemos recibido de él este mandamiento: Quien ama a Dios, ame también a su hermano. Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a Dios que da el ser ama también al que ha nacido de él, En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor de Dios: en que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no, son pesados, pues todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo. Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 71,1-2.14.15bc.17

R/. Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra

Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R/.

Él rescatará sus vidas de la violencia,
su sangre será preciosa a sus ojos.
Que recen por él continuamente
y lo bendigan todo el día. R/.

Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
que él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según San Lucas (4,14-22a):

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él.
Y él se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.» Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del 10 de Enero. Feria de Navidad

Sábado, 10 de enero de 2015
SE CUMPLE HOY LA PALABRA DE DIOS

Introducción

Hablando en la sinagoga de Nazaret, Jesús afirma que hoy se cumple la Palabra de Dios que él proclama y que es la Buena Noticia de alegría para todos.
Así mismo, Jesús proclama para nosotros hoy en nuestras asambleas eucarístícas la Buena Noticia del amor liberador de Dios, y él mismo en persona es esa Buena Noticia, pues está presente entre nosotros. Esta eucaristía es ahora para nosotros el gran momento de gracia. El Espíritu de Jesús mora en nosotros ahora, y nos da la capacidad de hablar y de ser su mensaje de esperanza, alegría y amor para nuestros hermanos.

Oración Colecta
Señor Dios, Padre amoroso:
Aquí y ahora, en esta asamblea eucarística,
has querido que tu Hijo nos proclamara hoy
su estimulante palabra de esperanza y alegría.
Derrama sobre nosotros el Espíritu de Jesús,
para que él -el Santo Espíritu-
nos abra a la palabra de tu Hijo y a su presencia viva,
y así también nosotros
vayamos a nuestros hermanos y hermanas
a proclamarles su palabra liberadora,
de forma que experimenten su presencia sanadora,
y a ser gracia para todos los que encontremos en nuestro camino.
Todo esto, a causa de tu Hijo en medio de nosotros,
Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Señor, da valor y elocuencia a todos los maestros en la Iglesia, para que nos ayuden a comprender tu palabra y a proclamarla a todos como Buena Noticia de salvación, y así te pedimos:
Señor, abre nuestros ojos a las miserias de nuestros hermanos; que nos preocupemos por los que se sienten presos de sus temores y atrapados por la opresión y la injusticia. Ayúdanos a liberarlos. Y así te pedimos:
Señor, haznos receptivos a tu palabra. Libéranos de la superficialidad y del miedo, de nuestra excesiva seguridad en nosotros mismos, de nuestras certezas demasiado humanas. Que tu palabra de libertad se cumpla en nosotros hoy. Y así te pedimos:

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, invisible para el pueblo:
Que tu Hijo nos ayude hoy
a hacer visible tu amor gratuito
a un mundo lleno de temores.
Danos a Jesús, para fortalecernos
con su comida y bebida eucarísticas,
para que podamos vencer a las fuerzas del mal
en nosotros y en el mundo que nos rodea.
Que su amor de auto-sacrificio, su bondad y lealtad
se hagan carne de nuestra carne
y sangre de nuestra sangre,
e iluminen a este mundo,
porque tú nos amaste primero
en Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios, Padre amoroso:
Esta celebración eucarística
ha sido para nosotros un fuerte momento de gracia.
Te damos gracias por abrir nuestros ojos y oídos,
para que nosotros, a nuestra vez,
podamos ser y llevar tu mensaje de alegría
a los ciegos y sordos.
Te damos gracias por liberarnos
y así poder llevar tu libertad
a los cautivos de sus miedos
y de nuestra propia inhumanidad.
Todo esto lo has hecho posible
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Convertiremos el mensaje del Señor en Buena Noticia de esperanza y alegría solamente si el espíritu de la verdad y del amor habla por nuestras palabras, y, sobretodo, si nos comprometemos a vivir lo que decimos.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.



Comentario al Evangelio del 10 de enero de 2015

Comentario: Rev. D. Llucià POU i Sabater (Granada, España)
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido

Hoy recordamos que «quien ama Dios, ame también a su hermano» (1Jn 4,21). ¿Cómo podríamos amar a Dios a quien no vemos, sin no amamos a quien vemos, imagen de Dios? Después que san Pedro renegara, Jesús le preguntó si le amaba: «Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo» (Jn 21,17), respondió. Como a san Pedro, también a nosotros nos pregunta Jesús: «¿Me amas?»; y queremos responderle ahora mismo: «Tú lo sabes todo, Señor, tú sabes que te amo a pesar de mis deficiencias; pero ayúdame a demostrártelo, ayúdame a descubrir las necesidades de mis hermanos, a darme de verdad a los otros, a aceptarlos tal como son, a valorarlos».

La vocación del hombre es el amor, es vocación a darse, buscando la felicidad del otro, y encontrar así la propia felicidad. Como dice san Juan de la Cruz, «al atardecer seremos juzgados en el amor». Vale la pena que nos preguntemos al final de la jornada, cada día, en un breve examen de conciencia, cómo ha ido este amor, y puntualizar algún aspecto a mejorar para el día siguiente.

«El Espíritu del Señor está sobre mí» (Lc 4,18), dirá Jesús, haciendo suyo este texto mesiánico. Es el Espíritu del Amor que así como hizo del Mesías el «ungido para llevar la buena nueva a los pobres» (cf. Lc 4,18), también “reposa” encima nuestro y nos conduce hacia el amor perfecto: como dice el Concilio Vaticano II, «todos los fieles, de cualquier estado o condición, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad». El Espíritu Santo nos transformará como hizo con los Apóstoles, para que podamos actuar bajo su moción, otorgándonos sus frutos y, así, llevarlos a todos los corazones: «El fruto del Espíritu es: caridad, paz, alegría, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza» (Gal 5,22-23).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified