GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 13 de Enero de 2015

Lecturas del Martes de la 1ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA     http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_11.mp3

Martes, 13 de enero de 2015
Primera lectura
Lectura de la carta a los Hebreos (2,5-12):


Dios no sometió a los ángeles el mundo venidero, del que estamos hablando; de ello dan fe estas palabras: «¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para que mires por él? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, todo lo sometiste bajo sus pies.» En efecto, puesto a someterle todo, nada dejó fuera de su dominio. Pero ahora no vemos todavía que todo le esté sometido. Al que Dios habla hecho un poco inferior a los ángeles, a Jesús, lo vemos ahora coronado de gloria y honor por su pasión y muerte. Así, por la gracia de Dios, ha padecido la muerte para bien de todos. Dios, para quien y por quien existe todo, juzgó conveniente, para llevar a una multitud de hijos a la gloria, perfeccionar y consagrar con sufrimientos al guía de su salvación. El santificador y los santificados proceden todos del mismo. Por eso no se avergüenza de llamarlos hermanos, cuando dice: «Anunciaré tu nombre a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 8,2a.5.6-7.8-9


R/. Diste a tu Hijo el mando
sobre las obras de tus manos

¡Señor, dueño nuestro,
qué admirable es tu nombre en toda la tierra!
¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder? R/.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos. R/.

Todo lo sometiste bajo sus pies:
rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,21-28):


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió.
Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra de Dios

Liturgia Viva del Martes de la 1ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 13 de enero de 2015
EL PODER SALVADOR DE DIOS
(Año I. Heb 2,5-12)

Introducción
Año I. Aunque Jesús se despojó de todos sus privilegios como Dios, o, como dice la Carta a los Hebreos, se hizo menor que los ángeles para unirse a nosotros en nuestra humanidad herida – quien no tenía pecado se sometió a la muerte; su sufrimiento fue el camino a la gloria, para sí mismo y para nosotros. Pero su poder no podía ocultarse, cuando hablaba con autoridad y dirigía un gran número de hermanos y hermanas a la gloria.
Año II. La Biblia a veces describe las vocaciones extraordinarias en términos de esterilidad, que, por medio de oración y fe en el poder de Dios, produce vida. Ello subraya la gracia gratuita de Dios, su gran poder, y también la dificultad, la lucha de fe, para conducir a la redención. Samuel, así, fue el fruto de la oración y de la fe en el poder de Dios.
Evangelio. En el evangelio de hoy Marcos nos muestra el poder de Dios en acción, en Jesús, el Mesías. Es un poder al que se oponen los poderes del mal, un poder que debe luchar y asumir la contradicción y el sufrimiento, pero que definitivamente saldrá victorioso – a través de lucha y contradicción.
Así es el poder de Dios también hoy en el mundo, el poder de Dios se muestra como respuesta a nuestra fe y oración.

Oración Colecta
Oh Dios, fuente de todo poder,
Nos complace imaginar
que podemos hacer grandes cosas,
pero cuando se trata de tu trabajo,
de tu reino de verdad y de justicia,
tenemos que reconocer, quizás de mala gana,
que somos débiles y poco efectivos.
Ayúdanos a reconocer esta debilidad nuestra,
no como derrota, sino como nuestra verdadera fuerza,
para que tu poder se revele en sí mismo
en el sufrimiento, en la lucha,
y también en la amabilidad y el amor,
que tú nos muestras en Jesucristo,
Hijo tuyo y Señor nuestro
por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que en la Iglesia sepamos ofrecernos unos a otros la curación del perdón y de la compasión, roguemos al Señor.
Para que todos los enfermos sigan esperando en que un día se curarán y en que al menos podrán aceptar y llevar su sufrimiento con paciencia y fortaleza, roguemos al Señor.
Para que en nuestras comunidades consideremos como tarea nuestra compartir nuestras penas, los unos con los otros, y aliviar los unos las cargas de los demás, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre todopoderoso:
Por medio de este pan y de este vino
tú quieres que Jesús, tu Hijo, se una a nosotros hoy
en nuestra lucha para ser libres,
como discípulos que te sirven a ti y a nuestro prójimo.
Que Jesús expulse de nosotros
el espíritu rebelde de la soberbia y el egoísmo
y nos llene con su buen espíritu,
el Espíritu Santo de amor y fortaleza,
para que junto con tu Hijo seamos tuyos
ahora y por los siglos de los siglos.


Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tenemos miedo a la lucha y al dolor,
a la debilidad y a la aparente derrota.
Sigue recordándonos,
no con rudeza sino con amabilidad,
que éste fue el modo de tu Hijo
y que éste es el modo con el que tú siempre ganas.
Y si nosotros no entendemos del todo,
ayúdanos a crecer en fe y en confianza
en tu propio plan para el verdadero éxito
y en tu Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús enseñaba con autoridad. ¿Por qué? Porque creía totalmente en lo que decía; y porque apoyaba sus enseñanzas con señales milagrosas. Quizás el mayor milagro fue que él mismo vivía lo que enseñaba. Que nosotros también vivamos como creemos, con la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.



Comentario del Martes de la 1ª semana del Tiempo Ordinario

Rev. D. Antoni ORIOL i Tataret (Vic, Barcelona, España)
Quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas

Hoy, primer martes del tiempo ordinario, san Marcos nos presenta a Jesús enseñando en la sinagoga y, acto seguido, comenta: «Quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas» (Mc 1,21). Esta observación inicial es impresionante. En efecto, la razón de la admiración de los oyentes, por un lado, no es la doctrina, sino el maestro; no aquello que se explica, sino Aquél que lo explica; y, por otro lado, no ya el predicador visto globalmente, sino remarcado específicamente: Jesús enseñaba «con autoridad», es decir, con poder legítimo e irrecusable. Esta particularidad queda ulteriormente confirmada por medio de una nítida contraposición: «No lo hacía como los escribas».

Pero, en un segundo momento, la escena de la curación del hombre poseído por un espíritu maligno incorpora a la motivación admirativa personal el dato doctrinal: «¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva, expuesta con autoridad!» (Mc 1,27). Sin embargo, notemos que el calificativo no es tanto de contenido como de singularidad: la doctrina es «nueva». He aquí otra razón de contraste: Jesús comunica algo inaudito (nunca como aquí este calificativo tiene sentido).

Añadimos una tercera advertencia. La autoridad proviene, además, del hecho que a Jesús «hasta los espíritus inmundos le obedecen». Nos encontramos ante una contraposición tan intensa como las dos anteriores. A la autoridad del maestro y a la novedad de la doctrina hay que sumar la fuerza contra los espíritus del mal.

¡Hermanos! Por la fe sabemos que esta liturgia de la palabra nos hace contemporáneos de lo que acabamos de escuchar y que estamos comentando. Preguntémonos con humilde agradecimiento: ¿Tengo conciencia de que ningún otro hombre ha hablado jamás como Jesús, la Palabra de Dios Padre? ¿Me siento rico de un mensaje que tampoco tiene parangón? ¿Me doy cuenta de la fuerza liberadora que Jesús y su enseñanza tienen en la vida humana y, más concretamente, en mi vida? Movidos por el Espíritu Santo, digamos a nuestro Redentor: Jesús-vida, Jesús-doctrina, Jesús-victoria, haz que, como le complacía decir al gran Ramon Llull, ¡vivamos en la continua “maravilla” de Ti!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified