GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 14 de Diciembre de 2014

Lecturas del Domingo 3º de Adviento - Ciclo B


MISA DEL DIA    http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA    http://evangeli.net/_mp3/daily/es/I_20.mp3

Domingo, 14 de diciembre de 2014
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (61,1-2a.10-11):

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren, para vendar los corazones desgarrados, para proclamar la amnistía a los cautivos, y a los prisioneros la libertad, para proclamar el año de gracia del Señor. Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas. Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos.

Palabra de Dios

Salmo
Lc 1,46-48.49-50.53-54

R/. Me alegro con mi Dios

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones. R/.

Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación. R/.

A los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia. R/.

Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (5,16-24):

Estad siempre alegres. Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión: ésta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús respecto de vosotros. No apaguéis el espíritu, no despreciéis el don de profecía; sino examinadlo todo, quedándoos con lo bueno. Guardaos de toda forma de maldad. Que el mismo Dios de la paz os consagre totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os ha llamado es fiel y cumplirá sus promesas.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Juan (1,6-8.19-28), del domingo, 14 de diciembre de 2014
0
Lectura del santo evangelio según san Juan (1,6-8.19-28):

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.
Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?»
Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
El dijo: «No lo soy.»
«¿Eres tú el Profeta?»
Respondió: «No.»
Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 3º de Adviento - Ciclo B

Domingo, 14 de diciembre de 2014
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO – Ciclo B

1.Exulten de Alegría
2.Aquél a quien Ustedes no Conocen

Saludo (Ver Segunda Lectura)
Que el Dios de paz les haga a ustedes perfectos y santos,
y les guarde sanos y libres de culpa, intachables,
para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
Regocíjense, pues el Señor está con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Doble Opción)

1. Exulten de Alegría
¿Cómo es que, con todas las cosas buenas como el Señor nos da, estamos con tanta frecuencia tan tristes y afligidos? Tenemos el regalo de los otros, tenemos nuestra fe, tenemos a Jesús como nuestro compañero en la vida, tenemos al Espíritu Santo para guiarnos, tenemos un Padre en el cielo que se preocupa por nosotros. Alégrense, el Señor está cerca. Alégrense, el Señor está aquí. Regocíjense, aquí está con nosotros el Señor, Jesús. Ahora con él podemos dar gracias sinceras a nuestro Padre.

2. Aquel a Quien Ustedes no Conocen
¿Quieren ustedes conocer a Jesús? ¿Quieren encontrarle hoy? Encuéntrenlo en los hermanos, acompáñenlos en el camino de la vida, especialmente a los pobres, los abatidos, los oprimidos y los esclavizados, los que no gozan de libertad. Jesús se identifica con ellos. En ellos encontramos a Jesús. Así no permanecerá él como un desconocido, lejano a nosotros. Estaremos, pues, con Jesús, y Jesús estará con nosotros.


Acto Penitencial
Con demasiada frecuencia estamos tristes y desagradecidos.
Pedimos ahora al Señor bondadoso
que nos perdone.
(Pausa)
Señor Jesús, tú nos has traído la alegría del perdón total: R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, tú sigues compartiendo con nosotros la Buena Nueva de la vida y del amor de Dios:
R/. Cristo, ten piedad de nosotros
Señor Jesús, tú nos preparas para una alegría eterna que nadie nos podrá arrebatar.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor,
perdona todos nuestros pecados,
convierte nuestra tristeza en alegría
y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que sepamos reconocer al Señor
cuando venga a nosotros.
(Pausa)

Señor Dios, Padre nuestro:
Nadie te ha visto jamás,
pero tú te nos has mostrado
en tu querido Hijo Jesucristo.
Ayúdanos a reconocer su rostro
en los pobres y humildes.
No permitas que lo pasemos por alto
en los desolados y en los débiles.
Que el Espíritu Santo nos dé valor
para llevar su Buena Nueva de esperanza y alegría
a todos los que le esperan y le necesitan, le conozcan o no.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Is 61,1-2.10-11): Me Regocijo porque Dios Está Cerca de los Humildes
A los pobres, a los abatidos, a los cautivos de sus miedos, el profeta les anuncia en el nombre de Dios: Regocíjense, está llegando la salvación. Dios está con ustedes. Oímos primero las palabras del profeta, después la respuesta del pueblo.

Segunda Lectura (1 Tes 5,16-24): Alégrense: El Señor Está Viniendo
Pablo pide a sus cristianos que estén alegres y que se preparen para la venida del Señor con su vida cristiana santa.

Evangelio (Jn 1,6-8. 19-28): Ente Ustedes Está Uno a Quien no Conocen
Juan Bautista es el mensajero de Dios para anunciar la Buena Nueva al pueblo que sea suficientemente humilde para esperar la ayuda de Dios; el Salvador está ya aquí, pero ustedes no le han reconocido, dice Juan.

Oración de los Fieles
Mientras esperamos la venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo, reconozcámosle ya presente en nuestra esperanza y en nuestro amor. Pidámosle que presente a su Padre las necesidades y preocupaciones de su pueblo, diciendo:
R/. Ven, Señor, quédate con nosotros.

Señor, te pedimos por la Iglesia católica y por todas las iglesias cristianas. Que todas den testimonio de tu presencia con su interés por la justicia y la paz, por su búsqueda de la unidad, por su respeto de las conciencias y sobre todo por su esperanza en tu futuro, y así te decimos:
Señor, te pedimos por todos los cristianos. Para que sean siempre alegres, felices y serenos aun en las tensiones de la vida, pues tú nos has traído perdón y misericordia, y has querido que vivamos en tu amor. Y haz que nuestra alegría sea contagiosa, y así te decimos:
Señor, te pedimos por todos los que te buscan con sinceridad. Que, como tú, lleven libertad a los encarcelados, alimento y bebida a los necesitados. Que profieran palabras de aliento a los desalentados, y de esa manera proclamen la
Buena Nueva de salvación a los pobres, y así te decimos:
Señor, te pedimos por nosotros mismos. Que sepamos formar una comunidad de fe y esperanza, de compasión, respeto mutuo y servicio, de unidad y de compartir, en la que cada uno se sienta responsable de los otros. Y que esto muestre a la gente que tú vives entre nosotros, y así te decimos:

Ven, Señor, quédate con nosotros. Y que nada se interfiera entre ti y nosotros, entre nosotros y nuestros hermanos. Guárdanos en tu amor ahora y por los siglos de los siglos.

Oración de Ofertorio
Oh Dios y Padre nuestro:
Acogemos a tu Hijo en medio de nosotros
por medio de sencillos dones de pan y vino,
tu regalo a nosotros,
y también fruto de la lluvia, del sol,
y del trabajo de nuestras manos.
Que el Espíritu de tu Hijo
esté también sobre nosotros
para ayudarnos a acogernos unos a otros
con el pan y el amor que compartimos
y con el vino de nuestra alegría.
Que éste sea el sacrificio que te ofrecemos hoy
junto con tu Hijo en medio de nosotros,
Jesucristo, nuestro Señor por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Demos gracias con alegría al Padre
con Jesús, su Hijo, que está ya entre nosotros.

Introducción al Padrenuestro
Roguemos a Dios nuestro Padre
por la venida de su Hijo y de su Reino.
R/. Padre nuestro…

Oración por la paz
Señor Jesucristo:
Tú dijiste a sus apóstoles:
la paz les dejo, mi paz les doy.
Pero cada uno de nosotros estamos buscando
nuestra pequeña paz a expensas de otros;
la paz está con frecuencia en nuestros labios,
pero no sabemos cómo vivir en paz.
No tengas en cuenta nuestros pecados,
sino en la fe y el amor de tu Iglesia,
y danos la paz, la reconciliación y la unidad de tu reino
donde vives y reinas por los siglos de los siglos.

Invitación a la Comunión
Dichosos nosotros invitados
al banquete de alegría del Señor.
Pues éste es el Salvador anunciado por el Bautista,
el que está en medio de nosotros
y a quien no siempre reconocemos,
Jesucristo nuestro Señor.
R/. Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias por la gloria de esta eucaristía
Nos has otorgado un vislumbre
de aquél a quien no conocemos bien, Jesucristo, tu Hijo.
Que él permanezca con nosotros ahora en la vida de cada día,
y ayúdanos a conocerle mejor
aprendiendo a conocerle en los hermanos que nos rodean,
especialmente en los pobres y humildes,
y haciendo unos por otros lo que él hizo y todavía hace por nosotros.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Señor.

Bendición
Hermanos: En esta eucaristía hemos escuchado las palabras del profeta: "El Espíritu de Dios está sobre mí; él me ha enviado para llevar la Buena Noticia de salvación a los pobres".
Al comienzo de su predicación, Jesús usa las mismas palabras de Isaías
aplicadas a sí mismo.
Nosotros participamos en su misión:
Tenemos que hacerle visible en la Iglesia y en el mundo de hoy
con nuestra preocupación y compromiso por los pobres y humildes.
Ojalá sepamos llevar a cabo esta tarea con alegría.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo
descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario del Domingo 3º de Adviento - Ciclo B

Comentario: Rev. D. Joaquim MESEGUER García (Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)
En medio de vosotros está uno a quien no conocéis

Hoy, en medio del Adviento, recibimos una invitación a la alegría y a la esperanza: «Estad siempre alegres y orad sin cesar. Dad gracias por todo» (1Tes 5,16-17). El Señor está cerca: «Hija mía, tu corazón es el cielo para Mí», le dice Jesús a santa Faustina Kowalska (y, ciertamente, el Señor lo querría repetir a cada uno de sus hijos). Es un buen momento para pensar en todo lo que Él ha hecho por nosotros y darle gracias.

La alegría es una característica esencial de la fe. Sentirse amado y salvado por Dios es un gran gozo; sabernos hermanos de Jesucristo que ha dado su vida por nosotros es el motivo principal de la alegría cristiana. Un cristiano abandonado a la tristeza tendrá una vida espiritual raquítica, no llegará a ver todo lo que Dios ha hecho por él y, por tanto, será incapaz de comunicarlo. La alegría cristiana brota de la acción de gracias, sobre todo por el amor que el Señor nos manifiesta; cada domingo lo hacemos comunitariamente al celebrar la Eucaristía.

El Evangelio nos ha presentado la figura de Juan Bautista, el precursor. Juan gozaba de gran popularidad entre el pueblo sencillo; pero, cuando le preguntan, él responde con humildad: «Yo no soy el Mesías...» (cf. Jn 1,21); «Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno a quien no conocéis, que viene detrás de mí» (Jn 1,26-27). Jesucristo es Aquél a quien esperan; Él es la Luz que ilumina el mundo. El Evangelio no es un mensaje extraño, ni una doctrina entre tantas otras, sino la Buena Nueva que llena de sentido toda vida humana, porque nos ha sido comunicada por Dios mismo que se ha hecho hombre. Todo cristiano está llamado a confesar a Jesucristo y a ser testimonio de su fe. Como discípulos de Cristo, estamos llamados a aportar el don de la luz. Más allá de esas palabras, el mejor testimonio, es y será el ejemplo de una vida fiel.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified