GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 23 de Enero de 2015

Lecturas del Viernes de la 2ª semana del Tiempo Ordinario


EVANGELIO DE HOY  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/ciclo_a/2_4_TO.mp3
MISA DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/23enero.mp3

Viernes, 23 de enero de 2015
Primera lectura
Lectura de la carta a los Hebreos (8,6-13):

Ahora a nuestro sumo sacerdote le ha correspondido un ministerio tanto más excelente, cuanto mejor es la alianza de la que es mediador, una alianza basada en promesas mejores. En efecto, si la primera hubiera sido perfecta, no tendría objeto la segunda. Pero a los antiguos les echa en cara: «Mirad que llegan días –dice el Señor–, en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá una alianza nueva; no como la alianza que hice con sus padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto. Ellos fueron infieles a mi alianza, y yo me desentendí de ellos –dice el Señor–. Así será la alianza que haré con la casa de Israel después de aquellos días –oráculo del Señor–: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: "¡Conoce al Señor!", porque todos me conocerán, del menor al mayor, pues perdonaré sus delitos y no me acordaré ya de sus pecados.» Al decir «alianza nueva», dejó anticuada la anterior; y lo que está anticuado y se hace viejo está a punto de desaparecer.


Salmo
Sal 84,8.10.11-12.13-14

R/. La misericordia y la fidelidad se encuentran

Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.

La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo. R/.

El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
la salvación seguirá sus pasos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,13-19):

En aquel tiempo, Jesús, mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios. Así constituyó el grupo de los Doce: Simón, a quien dio el sobrenombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, a quienes dio el sobrenombre de Boanerges –los Truenos–, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Celotes y Judas Iscariote, que lo entregó.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

ELIGIÓ A SUS APÓSTOLES
(Año I. Heb 8,6-13; Mc 3,13-19)

Introducción
Año I. El culto y adoración del antiguo régimen de la Ley era insuficiente; por eso tenía que ser reemplazado. Había llevado al pueblo a una observancia de la ley totalmente legalística. Pero ahora llega la Nueva Alianza, el Nuevo Testamento, escrito en los corazones de los hombres, y que tiene a Cristo como mediador. Jesús le dirá a su Padre desde el fondo de su corazón: “Vine a cumplir tu voluntad”.
Evangelio. Jesús convoca a los que él quiere para trabajar con él. Los Doce, que nos recuerdan a las doce tribus de Israel, habrían de ser los líderes, sus compañeros íntimos, y habrían de ser en el futuro el fundamento y los pilares de su Iglesia, excepto Judas, el traidor. --- Hoy Jesús nos convoca a todos nosotros, indistintamente, aunque a algunos les da tareas especiales para edificar su Iglesia. Sin embargo, todos compartimos la misma misión.


Oración Colecta
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú ves con agrado que Jesús asocie a sí mismo
ayudantes especiales para llevar a cabo su misión
de realizar un nuevo mundo y una nueva humanidad.
Te damos gracias por los hombres y mujeres
que tú eliges en la historia sagrada de tu pueblo
para guiarnos, conducirnos e inspirarnos.
Nosotros también queremos colaborar hoy
hacia ese nuevo mundo, y por eso te pedimos:
Como a los Doce, haznos amigos íntimos de Jesús,
inspíranos con tu Santo Espíritu
a colaborar eficazmente con nuestros pastores,
y llévanos a tu futuro de alegría eterna.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que el Papa, sucesor de Pedro, sea nuestra roca de fe, nuestro modelo de sanación y misericordia, y, por tanto, el signo de unidad en la Iglesia, roguemos al Señor.
Para que los apóstoles de hoy, nuestros obispos, ejerzan su autoridad como un servicio humilde y sacrificado para edificar la comunidad de Jesús, roguemos al Señor.
Para que los misioneros descubran, en la gente y en el pueblo al que han sido enviados, todo lo bueno y los grandes valores que hay en sus mentes y corazones y en su cultura, para que puedan sanarlos, ennoblecerlos y perfeccionarlos en Cristo Jesús, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Pastor nuestro:
Con pan y vino celebramos en esta eucaristía
que tu pueblo es el cuerpo místico de Cristo
al que tú deseas alimentar
con su cuerpo y con su sangre.
Santifícanos y acepta nuestra ofrenda
que la unimos a la de tu Hijo,
Jesucristo nuestro Señor.



Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
Con toda la Iglesia te damos gracias
por encomendarnos
la Buena Noticia de salvación de Jesús
y por fortalecernos con su cuerpo, pan de vida.
Que todo el Pueblo de Dios,
al que has llamado a la vida,
difunda la Buena Noticia, el Evangelio de Jesús,
y te dé toda alabanza y gloria
por todo el amor que tú nos has mostrado,
en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Cuando vivió entre nosotros, Jesús eligió a los doce apóstoles. A través de la historia continuó eligiendo a muchos para llevar a cabo su trabajo y misión. Su misión debe continuar. Por eso él sigue llamando hoy a muchos, para sean nuestros líderes y guías. Que ojalá sepamos nosotros colaborar eficazmente con ellos para edificar la Iglesia, con la bendición del Señor.
Que la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del viernes, 23 de enero de 2015

La lista de “los que él quiso”
Jesús es el sumo sacerdote de una alianza nueva, basada en promesas mejores, en la que la ley no será una fuerza coercitiva externa, sino que estará grabada en el corazón, y el conocimiento del Señor será un don del que partiparán todos espontáneamente. Y es que esa ley y ese conocimiento es la presencia misma del Señor en medio su pueblo. Jesús, al inaugurar esta nueva alianza, recrea también el pueblo de Dios. La elección de los doce (según el número de las tribus de Israel) es el acto de esa recreación. Jesús llama a los que quiere, con libertad soberana, para que estén con él y para enviarles a predicar, haciéndoles partícipes de su poder sobre las fuerzas del mal. La solemne afirmación de la alianza nueva que nos anuncia el autor de la carta a los Hebreos se cumple en el acto sencillo de elección de los doce, llamados por su nombre. Vemos ahí en germen la realidad de lo que debe ser la iglesia, la comunidad de los discípulos de Jesús. Basada en el conocimiento personal y mutuo: Jesús llama por el nombre, cada discípulo responde a aquel que ha conocido y reconocido como el Mesías. La llamada no es a ejercer una militancia o a profesar unas ideas, sino a vivir en comunidad con el Maestro, lo que implica necesariamente el reconocimiento y la aceptación de los otros discípulos, por más que el grupo sea extraordinariamente plural y, por tanto, inclinado al conflicto. Pero es precisamente con esos “otros”, distintos y, sin embargo, vinculados por la llamada común, con los que habrá de compartir cada uno la participación en la misión de Jesús por medio de palabras (la predicación) y de hechos (el poder sobre las fuerzas del mal, esto es, el poder de hacer el bien).

Al ingresar en la comunidad, por expresa llamada de Jesús, pero también por libre aceptación, el discípulo mantiene su plena libertad y asume su responsabilidad. El hecho de que en la lista esté también presente Judas siempre ha suscitado sorpresa: ¿es que Jesús no sabía que le iba a entregar? Tal vez no sea esta pregunta la decisiva en este caso, sino el hecho de que Jesús, al llamar, deja libertad para responder y también para volverse atrás. La libertad humana es un don que hemos recibido y del que Dios no se arrepiente. Dios nos ha dado la capacidad de querer o no querer, y ni Él puede querer por nosotros o forzarnos a querer esto o lo otro, pues eso significaría destruir nuestra libertad. El hecho radical de la libertad se pone de relieve también ahora, en la elección del nuevo pueblo de Dios, germen de la Iglesia: la nueva alianza es un hecho dialogal, producto del encuentro de dos voluntades: la voluntad salvífica de Dios y la voluntad real, limitada, responsable del hombre.
Pluralidad, responsabilidad y libertad son elementos del discipulado de Jesús que deberían ocupar un lugar importante en el diálogo ecuménico. Desde la misma elección de los doce se vio que los conflictos, incluso las traiciones, no estaban excluidas del grupo de los discípulos. Lo que nos une a todos es la común llamada del Maestro. Todos los cristianos podemos sentirnos llamados “porque él nos ha querido”. Y entonces, al responder a la llamada, tenemos que mirar a todos los otros discípulos, por muy distintos que sean, y saber que parte de nuestra respuesta a Cristo es la aceptación de ellos.
Saludos cordiales
José M. Vegas cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified