GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Enero de 2015

Lecturas de hoy Sábado de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DE HOY  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/24enero.mp3

Hoy, sábado, 24 de enero de 2015
Primera lectura
Lectura de la carta a los Hebreos (9,2-3.11-14):

De hecho se construyó un tabernáculo, el primero, donde estaban el candelabro, la mesa y los panes presentados –éste se llama «el santo»–, y detrás de la segunda cortina el tabernáculo llamado «el santísimo». Pero Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos. Su tabernáculo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna. Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo, que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 46,2-3.6-7.8-9

R/. Dios asciende entre aclamaciones;
el Señor, al son de trompetas

Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo;
porque el Señor es sublime y terrible,
emperador de toda la tierra. R/.

Dios asciende entre aclamaciones;
el Señor, al son de trompetas:
tocad para Dios, tocad,
tocad para nuestro Rey, tocad. R/.

Porque Dios es el rey del mundo:
tocad con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,20-21):

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales.

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Sábado de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

Hoy, sábado, 24 de enero de 2015
HAMBRIENTOS DEL MENSAJE
(Año I. Heb 9,2-3.11-14; Mc 3,20-21)

Introducción
Año I. El culto del Templo de la Antigua Alianza no podía salvar, porque no exigía compromiso personal de conversión de quien ofrecía sacrificios. Pero el sacrificio de Jesús fue profundo y total. Se sacrificó a sí mismo. Su sangre nos trajo salvación.
Evangelio. Los escasos versos del evangelio de hoy nos dicen solamente que la muchedumbre estaba tan deseosa de oír el mensaje de Jesús que no les dejaba tiempo, a Jesús y a sus discípulos, ni para comer.


 Oración Colecta
Oh Dios, salvador nuestro:
Tú has mostrado misericordia para con tu pueblo
en tu Hijo Jesucristo.
Queremos pertenecer a él,
para conseguir amarle más profundamente,
y de esta manera conocerle a él como es,
y también conocerte a ti como nuestro Padre.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por nuestras comunidades cristianas y por nosotros mismos, para que seamos menos exigentes con los demás y, por otra parte, seamos más atentos y considerados los unos con los otros. Y para que sirvamos con creces a las necesidades de todos, roguemos al Señor.
Por las muchas personas que nos sirven en diferentes necesidades, como sirvientas, mecánicos, choferes, enfermeras, policías y todos los demás --demasiados para nombrarlos a todos--, para que les estemos siempre agradecidos por sus servicios, roguemos al Señor.
Por todos los heridos de la vida, por los que se sienten menospreciados o abiertamente despreciados a causa de nuestras palabras, nuestros gestos o nuestra conducta, para que sepan perdonarnos generosamente, y que esto nos inspire a respetar más a todos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Padre de nuestro Señor Jesucristo:
Los discípulos de Emaús
reconocieron a tu Hijo al partir el pan.
Permítenos que le conozcamos también nosotros
cuando aquí parta él para nosotros
el pan de vida de la eucaristía.
Que, para nosotros, “conocerle” signifique también amarle,y amándole le conozcamos mejor.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.


Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
En esta eucaristía
hemos comenzado a conocer a Jesús un poco mejor,
porque él nos ha dirigido su palabra
y ha compartido su propio ser con nosotros,
sentados a su mesa.
Danos la gracia de llevar a otros a conocerle
como el Señor, salvador de todos,
que ha traído perdón y vida,
y danos también la gracia de alabarte por medio de él
como nuestro Dios, que vives y reinas
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: La gente no les dejaba tiempo, a Jesus y a sus discípulos, ni para comer. ¿Estamos nosotros ávidos y deseosos de conocer a Jesús y su Evangelio, Buena Nueva de salvación? Ojalá lleguemos a conocerle profundamente; y entonces conoceremos mejor también qué sentido tiene nuestra vida.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio de hoy sábado, 24 de enero de 2015

José María Vegas, cmf
Jesucristo, sacerdote, víctima y altar
La reflexión de la carta a los Hebreos sobre el sacerdocio de Cristo llega hoy a una de sus cimas. Jesús no es un sacerdote ritual, meramente cultual, cuya función mediadora queda fuera de su persona. La radicalidad de su sacerdocio se echa de ver en que es su misma persona la que realiza el sacrificio definitivo, de modo que él es al mismo tiempo sacerdote, víctima y altar. Jesús, fundador del nuevo pueblo de Dios y portador de una alianza nueva y definitiva, se ha hecho él mismo ley de vida para los que creen en él. Creer en Cristo y ser discípulo suyo no puede, en consecuencia, limitarse a profesar unas verdades, practicar unos ritos y cumplir ciertas exigencias morales. De ser así, la alianza, la ley y el culto inaugurados por Cristo seguirían siéndonos externos, es decir, “viejos”, caducos y no definitivos. La única forma de convertirse en discípulo de Jesús es vivir como vivió él. Pero vivir como vivió él significa estar dispuesto a morir como él murió.

¿No es esto algo excesivo? Porque si lo pensamos bien y nos lo tomamos en serio, lo que Jesús hace y dice, y las consecuencias que se derivan de ello, son y se nos antojan excesivas si las confrontamos con los criterios y las expectativas que nos mueven realmente cada día. No siempre estamos dispuestos a llevar nuestra fe hasta las últimas consecuencias, es decir, no siempre nos comportamos como creyentes y discípulos de Jesús en sentido propio. Con demasiada frecuencia somos, sí, creyentes, pero también razonables, mesurados, pretendemos ser “normales”, “no tomarnos ciertas cosas tan a pecho”… Con demasiado frecuencia nosotros mismos, los cercanos, aquellos a los que él designó “su madre, hermano y hermana”, decimos que Jesús no está del todo en sus cabales, y tratamos de domesticarlo un poco, para “hacerlo más creíble”, más de “nuestro tiempo”, más “razonable”.

En el seguimiento de Cristo hay un punto de exageración que debe llevarnos más allá de la lógica del mundo en que vivimos. Esa locura para unos y necedad para otros es la sabiduría que procede sólo de la cruz de Jesucristo.
Saludos cordiales
José M. Vegas cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified