GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 16 de Febrero de 2015

Lecturas del Lunes de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA     http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_55.mp3

Lunes, 16 de febrero de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (4,1-15.25):

El hombre se llegó a Eva; ella concibió, dio a luz a Caín, y dijo: «He adquirido un hombre con la ayuda del Señor.»
Después dio a luz a Abel, el hermano. Abel era pastor de ovejas, mientras que Caín trabajaba en el campo. Pasado un tiempo, Caín ofreció al Señor dones de los frutos del campo, y Abel ofreció las primicias y la grasa de sus ovejas. El Señor se fijó en Abel y en su ofrenda, y no se fijó en Caín ni en su ofrenda, por lo cual Caín se enfureció y andaba abatido.
El Señor dijo a Caín: «¿Por qué te enfureces y andas abatido? Cierto, si obraras bien, estarías animado; pero, si no obras bien, el pecado acecha a la puerta; y, aunque viene por ti, tú puedes dominarlo.»

Caín dijo a su hermano Abel: «Vamos al campo.»
Y, cuando estaban en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.
El Señor dijo a Caín: «¿Dónde está Abel, tu hermano?»
Respondió Caín: «No sé; ¿soy yo el guardián de mi hermano?»
El Señor le replicó: «¿Qué has hecho? La sangre de tu hermano me está gritando desde la tierra. Por eso te maldice esa tierra que ha abierto sus fauces para recibir de tus manos la sangre de tu hermano. Aunque trabajes la tierra, no volverá a darte su fecundidad. Andarás errante y perdido por el mundo.»
Caín contestó al Señor: «Mi culpa es demasiado grande para soportarla. Hoy me destierras de aquí; tendré que ocultarme de ti, andando errante y perdido por el mundo; el que tropiece conmigo me matará.»
El Señor le dijo: «El que mate a Caín lo pagará siete veces.»
Y el Señor puso una señal a Caín para que, si alguien tropezase con él, no lo matara.
Adán se llegó otra vez a su mujer, que concibió, dio a luz un hijo y lo llamó Set, pues dijo: «El Señor me ha dado un descendiente a cambio de Abel, asesinado por Caín.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 49,1.8.16bc-17.20-21

R/. Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza

El Dios de los dioses, el Señor, habla:
convoca la tierra de oriente a occidente.
«No te reprocho tus sacrificios,
pues siempre están tus holocaustos ante mí.» R/.

«¿Por qué recitas mis preceptos,
tú que detestas mi enseñanza
y te echas a la espalda mis mandatos?» R/.

«Te sientas a hablar contra tu hermano,
deshonras al hijo de tu madre;
esto haces, ¿y me voy a callar?
¿Crees que soy como tú?
Te acusaré, te lo echaré en cara.» R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (8,11-13):

En aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con Jesús; para ponerlo a prueba, le pidieron un signo del cielo.
Jesús dio un profundo suspiro y dijo: «¿Por qué esta generación reclama un signo? Os aseguro que no se le dará un signo a esta generación.»
Los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 16 de febrero de 2015
EXIGIENDO SEÑALES DEL CIELO
(Año I. Gen 4,1-15.25; Mc 8,11-13)

Introducción
Año I. El pecado, que es siempre “asesinato”, muestra su fea cabeza después de la pérdida del paraíso. ¿O acaso la historia de la Primera Lectura de hoy expresa el conflicto entre culturas, la vida sedentaria afincada en la tierra (Caín) y la vida nómada del pastor Abel? Sin embargo, por su castigo, Caín se convierte en un nómada fugitivo.
Evangelio. En el evangelio los fariseos piden a Jesús un signo de que su autoridad viene del cielo. --- Pero, también nosotros buscamos con frecuencia signos y tranquilizantes. ¿Acaso no son suficientemente tranquilizadoras las palabras de Jesús? ¿No consiste la fe en confiar en él? Nuestro signo o señal es la vida y el mensaje de Jesús.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Perdónanos porque, por nuestra fe débil,
pedimos a veces señales y milagros.
Sabemos que tú eres nuestro Padre,
pero a veces no nos es fácil
reconocer tu presencia amorosa.
Danos ojos de fe para percibir el signo
de que tú estás con nosotros
en Jesús y en su mensaje, en el evangelio.
Te decimos, aunque un poco de mala gana,
porque nos es doloroso:
Purifica nuestra confianza en ti y en Jesús
para que logremos ser cristianos más maduros
que te amemos por medio del mismo Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la gente que tiene que afrontar pruebas y sufrimientos, para que crezcan como personas y como cristianos a través de la prueba de su fe, roguemos al Señor.
Por los que vacilan en su fe o dudan de comprometerse a vivir según las exigencias de su fe, para que el Señor les dé perspicacia y fortaleza, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que el Señor aumente nuestra fe y la haga rica y espontánea, sin que necesitemos señales especiales ni milagros, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Cuando tu Hijo Jesús
experimentó contradicción y rechazo,
no vaciló ni titubeó.
Aceptó la vida, con sus sufrimientos,
para traernos perdón y alegría.
No permitas que seamos sacudidos
por las olas de nuestras dudas y temores,
sino acepta en este pan y este vino
nuestra voluntad para ser fieles a ti y a los hermanos
tanto en los sufrimientos como en las alegrías.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Señor nuestro, Padre amoroso:
Sabemos que, aunque invisible pero siempre presente,
tú estás a nuestro lado en días de prueba y sufrimiento.
Ayúdanos a no abandonar
a nuestros hermanas y hermanos necesitados,
sino más bien a fortalecer su confianza en ti,
para que juntos podamos marchar hacia adelante
hacia la alegría eterna que nos prometes
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: El signo que nos da Jesús es él mismo, su propia persona, el Emanuel, Dios que se nos muestra personalmente en Jesús, en su palabra de vida inspiradora, en la ternura de su acción sanadora, en su aceptación de todas las personas, incluyendo los pobres y marginados. Que el señor abra nuestros ojos y nos bendiga.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario del Lunes de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

Comentario: Rev. D. Jordi POU i Sabater (Sant Jordi Desvalls, Girona, España)
Yo os aseguro: no se dará a esta generación ninguna señal

Hoy, el Evangelio parece que no nos diga mucho ni de Jesús ni de nosotros mismos. «¿Por qué esta generación pide una señal?» (Mc 8,12). Juan Pablo II, comentando este episodio de la vida de Jesucristo, dice: «Jesús invita al discernimiento respecto a las palabras y las obras que testifican (son “señal de”) la llegada del reino del Padre». Parece que a los judíos que interrogan a Jesús les falta la capacidad o la voluntad de discernir aquella señal que —de hecho— es toda la actuación, obras y palabras del Señor.

También hoy día se piden señales a Jesús: que haga notar su presencia en el mundo o que nos diga de una manera evidente cómo hemos de actuar nosotros. El Papa nos hace ver que la negativa de Jesucristo a dar una señal a los judíos —y, por tanto, también a nosotros— se debe a que quiere «cambiar la lógica del mundo, orientada a buscar signos que confirmen el deseo de autoafirmación y de poder del hombre». Los judíos no querían un signo cualquiera, sino aquel que indicara que Jesús era el tipo de mesías que ellos esperaban. No aguardaban al que venía para salvarlos, sino el que venía a dar seguridad a su visión de cómo se tenían que hacer las cosas.

En definitiva, cuando los judíos del tiempo de Jesús como también los cristianos de ahora pedimos —de una manera u otra— una señal, lo que hacemos es pedir a Dios que actúe según nuestra manera, la que nosotros creemos más acertada y que de hecho apoye a nuestro modo de pensar. Y Dios, que sabe y puede más (y por eso pedimos en el Padrenuestro que se haga “su” voluntad), tiene sus caminos, aunque a nosotros no nos sea fácil comprenderlos. Pero Él, que se deja encontrar por todos los que le buscan, también, si le pedimos discernimiento, nos hará comprender cuál es su manera de obrar y cómo podemos distinguir hoy sus signos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified