GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 19 de Febrero de 2015

Lecturas del Jueves después de Ceniza

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA    http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_02_2008.mp3

Jueves, 19 de febrero de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Deuteronomio (30,15-20):

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios, que yo te promulgo hoy, amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás; el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla. Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que, después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no vivirás muchos años en ella. Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y Jacob.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 1

R/. Dichoso el hombre
que ha puesto su confianza en el Señor

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,22-25):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo?»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves después de Ceniza

Jueves, 19 de febrero de 2015
LA FIDELIDAD TRAE VIDA (Dt 30,15-20; Lc 9,22-25)

Introducción
La fidelidad no nos resulta fácil, a no ser que estemos intensamente entregados a una persona a la que amamos de verdad. Si somos leales, compartimos las alegrías y dificultades de la otra persona, y nunca perdemos nuestra serenidad interior o felicidad básica. --- Esto es también verdad en nuestra relación con Dios, que la vivimos de la manera más intensa si estamos fuertemente dedicados a Cristo. Le seguimos en su pasión para resucitar con él en la alegría de una vida nueva. Porque, si estamos con él, hasta incluso la muerte nos trae vida y felicidad.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú nos amas y nos invitas
a participar de tu propia vida y alegría,
por medio de una decisión profundamente personal.
Ayúdanos a elegirte a ti y a la vida
y a permanecer siempre fieles y leales
a esta opción fundamental,
por el poder de Jesucristo, tu Hijo,
que fue leal a ti y a nosotros,
ahora y por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que Dios nos dé cada día la fuerza y determinación necesarias para seguirle, incluso cuando la opción entre el bien y el mal sea difícil, roguemos al Señor.
Por el nuevo Pueblo de Dios, la Iglesia, para que tengamos la percepción interior y la bravura de aceptar la transformación necesaria para ser verdaderos y leales con Cristo, roguemos al Señor.
Para las personas rebosantes de bondad, que ayudan a otros en sus dificultades, para que sus buenas obras les acerquen cada vez más al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Jesús siguió el camino de la cruz
porque quiso ser leal a ti
al precio que fuera.
Que nosotros seamos también leales a él
y sepamos aceptar generosamente en la vida,
sin rebeldía ni desaliento,
las cruces que salen a nuestro encuentro.
Que Cristo nos dé esa fuerza ahora,
para que vivamos con él
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Con la fuerza de esta eucaristía,
regresamos ahora a nuestro trabajo y a nuestros hermanos.
Ayúdanos a vivir nuestra fe de modo coherente
como Cristo quiere que la vivamos.
sin trampa ni regateo.
Que Cristo no dé esta fuerza
para ser fieles y leales a su persona,
ahora y por los siglos de los hijos.

Bendición
Hermanos: Los que aceptan las dificultades de la vida para servir a Dios y al pueblo, los “que pierden su vida por mi causa”, como dice Jesús, están cargando sus cruces y siguiendo a Cristo. Que Dios los bendiga y les dé fortaleza; y también a nosotros.
Y así, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.




Comentario al Evangelio del jueves, 19 de febrero de 2015

Fernando Torres Pérez, cmf

Vamos a ser honestos. Hay muchas veces en la vida en que no escogemos lo bueno sino lo malo. Y a sabiendas. Porque eso malo tiene un atractivo mayor, porque a corto plazo nos da la impresión de que no nos va a hacer daño, porque... a veces ni lo sabemos. Como Pablo, terminamos reconociendo que “no hago el bien que quiero sino el mal que no quiero” (Rm 7,19). Y no me estoy refiriendo sólo a hacer mal a los demás. En la misma frase se entiende el mal que nos hacemos a nosotros mismos. Un ejemplo sencillo: el que fuma está dañando su cuerpo pero no se siente con fuerzas para parar y termina diciéndose a sí mismo que le gusta y que no es tan malo y que son cosas que dicen los médicos y quién sabe cuántas razones que no son más que mentiras que se cuenta a sí mismo (que son con total seguridad las peores mentiras de todas las posibles).
En la primera lectura de hoy, Moisés habla al pueblo y le pone delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Seguir a Dios es tener la vida. Alejarse de él encontrarse con la muerte. Así de sencillo. ¡Y así de complicado! De hecho, el pueblo no siempre eligió el bien ni la vida. Como nosotros.
Jesús dice lo mismo pero de otra manera. Para empezar, es más claro. Seguirle es encontrar la vida. Pero seguirle significa asumir nuestras limitaciones, nuestras pobrezas. Eso es coger la cruz. Darnos cuenta de que no vamos a ser capaces de caminar seguido, de que muchas veces vamos a dar un paso adelante y tres atrás. Pero también nos dice que lo importante es seguir adelante y mantener la mirada fija en el horizonte: el Reino, la familia de Dios, la fraternidad, los hijos e hijas sentados todos en la mesa del Padre. Cada vez que se nos acorte la mirada y miremos a nuestro ombligo, estaremos perdiéndonos a nosotros mismos. Cada vez que levantemos de nuevo la mirada y encontremos a los hermanos que caminan con nosotros, ganaremos en vida, en esperanza, en alegría, en fraternidad.
Elegir la vida es elegir la fraternidad. Elegir mi ombligo es, aunque no nos lo parezca, elegir la muerte. Seguro que lo hemos hecho más de una vez en la vida. Pero no es cuestión de llorar y angustiarse. Es cuestión de levantarse, echar la mirada adelante y encontrar la mano del hermano que nos anima a seguir en la senda del Reino.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified