GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Febrero de 2015

Lecturas del Martes de la 1ª semana de Cuaresma


MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA    http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_07.mp3

Martes, 24 de febrero de 2015

Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (55,10-11):

Así dice el Señor: «Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 33,4-5.6-7.16-17.18-19

R/. El Señor libra de sus angustias a los justos

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R/.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor,
él lo escucha y lo salva de sus angustias. R/.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos;
pero el Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria. R/.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias;
el Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,7-15):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros rezad así: "Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno." Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 1ª semana de Cuaresma

Martes, 24 de febrero de 2015
PALABRA DE DIOS Y PALABRA A DIOS
(Is 55,10-11; Mt 6,7-15)

Introducción
Dios proclama su palabra al pueblo de muchas maneras: primeramente, con su “palabra-en-acción”, es decir, sus intervenciones y obras salvadoras; en segundo lugar, sus palabras escritas en la Biblia. Y sobre todo, Dios nos habla y proclama su Palabra-Viva, Jesucristo.
La palabra de Dios puede oírse realmente y encontrar resonancia eficaz solamente cuando toma carne y sangre -cuando se “en-carna”- en la vida de la persona y vibra con pensamiento y sentimiento humanos. Si es así, uno puede responder a ella con palabras orantes de reconocimiento y gratitud, y con la oración-hecha-vida de las buenas obras. La oración es nuestro eco a la palabra de Dios, y lo mismo son nuestras buenas obras. A la palabra de Dios respondemos, en oración y en acción, con nuestra palabra a Dios.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú nos proclamas tu poderosa palabra
para nuestro bien,
pero no podemos decir que de verdad la oímos,
si no sacude nuestras vidas
y es proclamada en clave humana.
Sigue tú, Señor, hablándonos con tu palabra,
y abre nuestros corazones a ella,
para que produzca fruto en nosotros
cuando hacemos tu voluntad
y llevamos a cabo
aquello para lo que hemos sido enviados.
Te lo pedimos por medio de la Palabra Viviente,
el Verbo Encarnado,
tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Para que sepamos ser y hacer eco de la palabra de Dios en nosotros mismos, en nuestra oración y en el bien que hacemos a nuestros hermanos, roguemos al Señor.
Para que estemos siempre muy cercanos a la Palabra Viva de Dios, Jesucristo mismo, y que él sea el centro de nuestra vida, roguemos al Señor.
Para que todos nosotros seamos hombres y mujeres de oración, que oremos pidiendo no solamente por nuestras necesidades personales, sino también por las de la Iglesia y las del mundo, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Padre nuestro que estás en el cielo:
Tú nos proclamas tu Palabra Viva
-tu mismo Hijo, Jesucristo-,
y nos lo das en la eucaristía como pan de vida.
Que con él te respondamos
con palabras de oración
dichas con nuestros labios
y que brotan de nuestro corazón,
y también con nuestras obras
que son las palabras vivas
de nuestro fiel servicio y amor
a ti y a los hermanos.
Éste es nuestro ofertorio
en esta eucaristía de hoy,
que te lo ofrecemos
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Alabamos tu santo nombre
por hablarnos en las Escrituras
y, sobre todo en la persona de tu Hijo, Jesucristo,
Verbo de Dios hecho hombre.
Que ojalá tu palabra no vuelva vacía a ti,
sino que nos dé la fuerza de tu Hijo
y así te respondamos con nuestras buenas obras,
para que lo que hemos prometido y ofrecido en oración
logre hacerse vivo y real en nuestra vida.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: La palabra de Dios tiene que tomar forma visible en nuestras vidas. Lo que hemos escuchado, tenemos que vivirlo. El Hijo de Dios tiene que hacerse visible y hablar a través de todo lo que somos, decimos y hacemos.Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.


Comentario al Evangelio del martes, 24 de febrero de 2015

Enrique Martinez, cmf
REGRESO A LA PALABRA

Palabras que me dicen, exigencias que me llegan, preocupaciones que me marean, ritmo de vida trepidante, obligaciones urgentes, correos que me bombardean, redes sociales llenas de palabras, vídeos, imágenes.... Palabras que repito en las distintas liturgias, sin poner mucha atención en ellas. Palabras que tengo que elegir para preparar una clase, una homilía, un retiro. .. Palabras que hieren, palabras que halagan, palabras que caen en saco roto, palabras que no debieran haber sido dichas, palabras que no debieron guardarse. Palabras que asustan. Mil pensamientos que rondan por la cabeza en cualquier momento y lugar... Palabras... ¡Cuánto ruido de palabras! ¡Cuánto ruido!

Pero hay una «Palabra» distinta: «Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi Palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que hará mí voluntad y cumplirá mi encargo».
Palabra que empapa el corazón reseco, que fecunda, que hace germinar, que multiplica las semillas, que alimenta, que lleva un encargo. Dios no es palabrero. Es Palabra verdadera que nace de su amor. Sabe lo que dice y confía en lo que dice. Dios tiene palabra. ¡Es Dios de palabra! Y su palabra tiene una misión que cumplir en nosotros. Toda Palabra de Dios siempre crea algo, inaugura lo que no existía. Dios deja caer con confianza su Palabra en la tierra de nuestro corazón. Yo soy terreno bueno donde la Palabra de Dios puede y quiere fructificar. Soy para la Palabra de Dios.
Por eso agradezco que la Cuaresma sea un tiempo especial para prestar atención a la Palabra, que se me «ahoga» entre tantas otras palabras.
No hace mucho que el Papa Francisco nos invitaba:

«Escuchar la Palabra de Dios». La Iglesia es esto: la comunidad que escucha con fe y con amor al Señor que habla. Es la Palabra de Dios que suscita la fe, la nutre, la regenera. Es la Palabra que toca los corazones, los convierte a Dios y a su lógica, que es tan diferente de la nuestra; es la Palabra de Dios la que renueva continuamente nuestras comunidades...
Pienso que todos podemos volvernos más oyentes de la Palabra de Dios, para ser menos ricos de nuestras palabras y más ricos de sus Palabras. Pienso al sacerdote, que tiene la tarea de predicar. ¿Cómo puede predicar si antes no ha abierto su corazón, no ha escuchado, en el silencio, la Palabra de Dios?
Pienso también en los padres, que son los primeros educadores: ¿cómo pueden educar si su conciencia no está iluminada por la Palabra de Dios, si su modo de pensar y de actuar no es guiado por la Palabra, qué ejemplo pueden dar a los hijos? ¡Papá y mamá deben hablar de la Palabra de Dios!

Y pienso en los catequistas, en todos los educadores: si su corazón no tienen la calidez de la Palabra, ¿cómo pueden inflamar los corazones de los otros, de los niños, de los jóvenes, de los adultos? No basta leer las Sagradas Escrituras, se necesita escuchar a Jesús que habla en ellas. ¡Tenemos que ser antenas que reciben, sintonizadas en la Palabra de Dios, para ser antenas que transmiten! Se recibe y se transmite
¡Es el Espíritu de Dios el que hace vivas las Escrituras, las hace comprender en profundidad, en su sentido verdadero y pleno! Preguntémonos: ¿qué lugar tiene la Palabra de Dios en mi vida, en la vida de cada día? ¿Estoy sintonizado en Dios o en tantas palabras de moda o en mí mismo? Una pregunta que cada uno de nosotros debe hacerse.
Francisco a los sacerdotes en Asís Octubre 2013

Hoy me pide el cuerpo no añadir más palabras para este primer martes de Cuaresma. Pero me invito y os invito a silenciosamente «entrar en el cuarto», con estas palabras de un buen amigo y poeta:

La Palabra es llamada.
Despierta y levanta.
Si resuena en tus adentros
serás seducido y te dejarás seducir.
Serás su Profeta.

La Palabra es luz.
Brilla en los abismos.
Alumbra, noche y día, tu camino.
No necesitarás luz de lámpara,
ni el fuego del sol, ni el resplandor de la luna.

La Palabra es fuego.
Una brasa en tu boca.
Una hoguera en tus huesos y en tu corazón.
Quema y purifica.
Llama ardiente que no podrás ahogar.

La Palabra es verdadera.
Siempre juega limpio.
No miente, no engaña,
no confunde, no aturde.
No dice las cosas a medias, ni calla por miedo.
No dice blanco donde piensa negro.
No es lujo, no es adorno;
no es argumento ni palabrería.
Siempre es de Dios y siempre del hombre.
Siempre pronuncia la luz.
Siempre es Buena Noticia.

La Palabra es fiel.
Pon en ella tu llanto y tu fracaso.
Ata a ella tu verso y tu esperanza.
Como baja la lluvia, empapa y fecunda la tierra,
así la Palabra cumplirá su encargo.
La Palabra es eterna.
Más estable que el cielo.
No lo olvides jamás.
Que sea tu primera palabra
y también la última.
Di: "Aquí estoy para hacer tu voluntad".

La Palabra es vida.
Como el aire a cada instante.
Como el pan de cada día.
¿A dónde iremos sin ella?
Sólo al silencio.
Sólo a la muerte.
La Palabra ama la justicia.
Levanta en sus manos la carne oprimida.
Derriba cualquier cerco,
rompe cualquier lazo,
quiebra cualquier cepo.
Pronúnciala, con hambre y sed,
contra todas las injusticias.

La Palabra corre veloz.
Ponte en camino y corre tras ella.
Pero, ante todo, déjate alcanzar.

La Palabra es espada de doble filo.
Divide y une. Hiere y sana.
Lleva dentro la Cruz. ¡Abrázala!

La Palabra es fecunda.
En el desierto, un manantial.
Soplo de vida en la carne seca.
En la esclavitud, un canto de libertad.

La Palabra es creadora.
En su espacio se recrea el mundo.
Mete en ella tu barro, tus ruinas,
las grietas de tu existencia,
la dureza del corazón.
Mete también tus sueños, tu utopía.

La Palabra está en tus labios y en tu corazón.
Cómela, gústala, pronúnciala, cántala.
No te canses de hablar.
No te canses de callar.

La Palabra se hizo carne.
Carne que hiere la muerte,
carne que sueña la vida.
La Palabra dice "te amo" a a todo el hombre.
Haz silencio. Abre el corazón. Alégrate.

La Palabra es Dios.
Y "quien a Dios tiene nada le falta;
sólo Dios basta".

Domingo Martín Olmo

Y luego silencio, acogida y deseo de ser «empapados y fecundados y hechos semillas y hechos pan eucarístico». Y que mis palabras sean menos... y más Palabra.
Enrique Martínez, cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified