GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 7 de Febrero de 2015

Lecturas del Sábado de la 4ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DELDIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/4_6_TO.mp3

Sábado, 7 de febrero de 2015
Primera lectura
Lectura de la carta Hebreos (13,15-17.20-21):

Por medio de Jesús, ofrezcamos continuamente a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de unos labios que profesan su nombre. No os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros mutuamente; ésos son los sacrificios que agradan a Dios. Obedeced con docilidad a vuestros dirigentes, pues ellos se desvelan por vuestro bien, sabiéndose responsables; así lo harán con alegría y sin lamentarse, con lo que salís ganando. Que el Dios de la paz, que hizo subir de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, nuestro Señor Jesús, en virtud de la sangre de la alianza eterna, os ponga a punto en todo bien, para que cumpláis su voluntad. Él realizará en nosotros lo que es de su agrado, por medio de Jesucristo; a él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Palabra de Dios


Salmo
Sal 22

R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por anos sin término. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,30-34):

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
Él les dijo: «Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.»
Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 4ª semana del Tiempo Ordinario

Sábado, 7 de febrero de 2015
UN PASTOR COMPASIVO
(Año I. Heb 13,15-17. 20-21; Mc 6,30-34)
Introducción:

Año I. En una exhortación final, el autor de Hebreos resume lo que había dicho para la vida práctica de los cristianos. Ésta es la bendición que desea para su pueblo.
Evangelio. ¡Qué lástima y qué vergüenza, si nuestro mundo fuera tan insensible e inhumano que llegara a eliminar de nuestra tierra el gran valor de la compasión! Escuchamos hoy en el evangelio que Dios nos manifiesta en Jesús que él se preocupa por nosotros con un amor más profundo y tierno que el de una madre por su hijo a quien dio vida. Dios se hace particularmente cercano a los que más le necesitan: los débiles, los que sufren, los abandonados, y los que no cuentan para nada. Ése es el amor que Dios nos mostró en Jesús. Ése es el amor al que nos invita, para que nos amemos así unos a otros: un amor profundo, tierno, duradero, y sin miedo de manifestarse abiertamente.






Oración Colecta
Oh Dios nuestro, siempre amoroso:
Tu Hijo Jesús nos ha revelado que tú eres
un Dios más afectuoso, tierno y compasivo
que cualquier madre pudiera nunca ser
con su hijo pequeño.

Hazte cercano a todos los heridos por la vida dura,
cuida de los pequeños y de los oprimidos.
Haz que todos los que siguen a tu Hijo
sean personas que sepan perdonar y curar,
que se hagan a sí mismos como pan nutritivo
para todos los que están hambrientos de cualquier manera.

Enséñanos a amarnos, a ser sensibles
y a cuidar los unos de los otros,
como tú te cuidas de nosotros por medio de Jesús,
Hijo tuyo y Señor nuestro, que vive y reina
por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que seamos agradecidos a Dios por toda la misericordia y compasión que nos muestra constantemente, roguemos al Señor.
Para que el Pueblo de Dios aprenda a ser una comunidad compasiva especialmente para con todos los que sufren y se sienten oprimidos, roguemos al Señor.
Para que nosotros seamos gente de paz, que intentemos sinceramente comprendernos unos a otros y que busquemos reconciliación cuando estemos divididos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Dios y Señor nuestro, Padre compasivo:
En estos sencillos signos de pan y vino
acogemos a tu Hijo Jesucristo
como nuestro Buen Pastor que murió por nosotros
para dar norte y dirección a nuestra vida.
Sentimos consuelo y nos da confianza saber
que él conoce muy bien y tan de cerca
nuestro cansancio y nuestras miserias humanas.

Que ojalá él nos escuche cuando nos volvamos a él,
y que esté muy presente cuando le necesitemos.
Te lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios nuestro, que nos amas y cuidas de nosotros:
Te damos gracias de todo corazón
por darnos un guía seguro,
tu Hijo Jesucristo,
que siente con nosotros
y sabe a dónde nos lleva..
Sigue dando hoy a tu Iglesia
pastores a imagen y semejanza de tu Hijo.

Que estén llenos de visión y compasión,
que sean sensibles al pueblo y a sus necesidades,
abiertos a las exigencias y a la capacidad
del evangelio y de nuestros tiempos.
Fórmalos como buenos pastores
a imagen del Buen Pastor,
tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Según la Biblia “tener compasión” significa literalmente “sentir en lo profundo de nuestras entrañas”. Nosotros diríamos “en el hondón de nuestro corazón”; sentirse cercano e íntimo a otros con fidelidad y compasión. Ése es el modo cómo se relaciona Dios con nosotros. Que sea también nuestro modo de relacionarnos unos con otros. Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del sábado, 7 de febrero de 2015

José Luis Latorre, misionero claretiano
Nos cuenta Marcos que Jesús invita a sus discípulos a tomarse un descanso en un lugar tranquilo después del trabajo realizado, pero apartados de la multitud que les seguía a todas partes. Pero al verlos alejarse en la barca la gente corre y se adelanta en el lugar donde iban. Al llegar Jesús vio aquella multitud y le dio “lástima, porque estaban como ovejas sin pastor y se puso a enseñarles con calma”.
Ante aquella multitud el sentimiento de Jesús es “la compasión”, y espontáneamente se va junto a ella para estar cerca y atenderla. Y aunque el plan era otro Jesús “con calma”, con paciencia y cariño, les atiende, les da todo el tiempo que necesitan. Para Jesús lo más importante son las personas y sus necesidades, lo demás (el cansancio, el hambre, el descanso, la hora…) es secundario. A Jesús nunca le molesta la gente y siempre la escucha y atiende con amabilidad y cordialidad dándole todo el tiempo que necesita. Y aunque es una multitud –sin nombre, sin rostro, sin importancia especial…- no por ello deja de compadecerse y mirarla con ojos de bondad y misericordia.

Se puso a enseñarles, pues eran ovejas sin pastor. Para Jesús más importante que remediar unas necesidades materiales es la Palabra de Dios, que es el verdadero alimento de las personas y la que remedia la necesidad fundamental de toda persona puesto que da luz a los problemas fundamentales de la existencia: de dónde venimos y a dónde vamos, la relación con el Padre, la salvación, el por qué y para qué vivimos, el sentido del dolor, la muerte… Fundamentar la vida en otro “alimento” o valores, es perderla, vivir en tinieblas, sin rumbo ni sentido. El mismo Jesús dirá: “Yo soy la luz del mundo, y el que me sigue no camina en tinieblas”

¿Y hoy quién esa multitud? Muchas personas con nombre y rostro que conocemos y desconocidos –sin rostro ni nombre, pero personas igual- que están en los caminos de la vida y a veces muy cerca de nosotros: esposos y esposas que ven hundirse su matrimonio y piden auxilio; jóvenes golpeados por la vida que esperan que alguien se les acerque para escucharles y pasarles una mano; jóvenes –tal vez adolescentes- que abortan presionadas por el miedo o la desesperación porque sus padres, familia y amigos las abandonaron a su suerte; personas que sufren porque quieren salir de una vida indigna –droga, alcohol, narcotráfico, prostitución…- y esperan a alguien que se acerque con compasión y cariño; alejados que desean reavivar su fe y no saben a quién acudir…Y tantos y tantos que tú, amable lector, conoces. ¿Serás capaz de mirar a esas personas como las mira Jesús? Recuerda: “Jesús, no tienes ojos, tienes sólo mis ojos para mirar” ¡Qué importantes somos los unos para los otros! Por eso los apóstoles volvieron tan felices y le “contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado”. Cierto, el anuncio del Evangelio da alegría, como dice el Papa Francisco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified