GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 9 de Febrero de 2015

Lecturas del Lunes de la 5ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA     http://evangeli.net/evangelio/descarga-en-mp3/daily/es/IV_46.mp3

Lunes, 9 de febrero de 2015
Primera lectura
Comienzo del libro del Génesis (1,1-19):

Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era un caos informe; sobre la faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas.
Y dijo Dios: «Que exista la luz.»
Y la luz existió. Y vio Dios que la luz era buena. Y separó Dios la luz de la tiniebla; llamó Dios a la luz «Día»; a la tiniebla, «Noche». Pasó una tarde, pasó una mañana: el día primero.
Y dijo Dios: «Que exista una bóveda entre las aguas, que separe aguas de aguas.»
E hizo Dios una bóveda y separó las aguas de debajo de la bóveda de las aguas de encima de la bóveda. Y así fue. Y llamó Dios a la bóveda «Cielo». Pasó una tarde, pasó una mañana: el día segundo.
Y dijo Dios: «Que se junten las aguas de debajo del cielo en un solo sitio, y que aparezcan los continentes.»
Y así fue. Y llamó Dios a los continentes «Tierra», y a la masa de las aguas la llamó «Mar». Y vio Dios que era bueno.
Y dijo Dios: «Verdee la tierra hierba verde que engendre semilla, y árboles frutales que den fruto según su especie y que lleven semilla sobre la tierra.»
Y así fue. La tierra brotó hierba verde que engendraba semilla según su especie, y árboles que daban fruto y llevaban semilla según su especie. Y vio Dios que era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día tercero.
Y dijo Dios: «Que existan lumbreras en la bóveda del cielo, para separar el día de la noche para señalar las fiestas, los días y los años; y sirvan de lumbreras en la bóveda del cielo, para dar luz sobre la tierra.»
Y así fue. E hizo Dios dos lumbreras grandes: la lumbrera mayor para regir el día, la lumbrera menor para regir la noche, y las estrellas. Y las puso Dios en la bóveda del cielo, para dar luz sobre la tierra; para regir el día y la noche, para separar la luz de la tiniebla. Y vio Dios que era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día cuarto.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 103,1-2a.5-6.10.12.24.35c


R/. Goce el Señor con sus obras

Bendice, alma mía, al Señor,
¡Dios mío, qué grande eres!
Te vistes de belleza y majestad,
la luz te envuelve como un manto. R/.

Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
y no vacilará jamás;
la cubriste con el manto del océano,
y las aguas se posaron sobre las montañas. R/.

De los manantiales sacas los ríos,
para que fluyan entre los montes;
junto a ellos habitan las aves del cielo,
y entre las frondas se oye su canto. R/.

Cuántas son tus obras, Señor,
y todas las hiciste con sabiduría;
la tierra está llena de tus criaturas.
¡Bendice, alma mía, al Señor! R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,53-56):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos, terminada la travesía, tocaron tierra en Genesaret y atracaron. Apenas desembarcados, algunos lo reconocieron y se pusieron a recorrer toda la comarca; cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaban los enfermos en camillas. En la aldea o pueblo o caserío donde llegaba, colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejase tocar al menos el borde de su manto; y los que lo tocaban se ponían sanos.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 5ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 9 de febrero de 2015
Y VIO DIOS QUE ERA BUENO
(Gen 1,1-19; Mc 6,53-56)

Introducción
Año I. Dios el Creador. Dios el Hacedor. Dios el Poeta. Cuando con él ven ustedes su trabajo, tienen que decir: Sí, es bueno, es bello, es imaginativo, es inventivo, y es creador. En griego, un poeta es literalmente un “hacedor”, alguien que puede realmente hacer cosas que tú no puedes menos que admirar. Este capítulo que abre el Libro del Génesis es un poema que intenta decirnos que Dios creó todo. El número de días no tiene importancia, excepto para decirnos que Dios, después de hacer todo, descansó el Séptimo Día, el Sábado, con la lección implícita de que su pueblo también tendría que descansar en el Día del Señor.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
En el principio existió la palabra
que tú pronunciaste;
y todo fue creado.
Cólmanos con un sentido de admiración
por todas las cosas hermosas que tú has hecho.
Que podamos decir contigo:
“Sí, es bueno”, todo es muy lindo.
Que, como seres humanos o personas,
que somos parte de tu obra,
sepamos respetar y defender tu creación
y darte gracias y toda alabanza,
por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que la Iglesia, tanto sus líderes como todos sus miembros, crezcan en amor a la naturaleza y a su Creador, admiren más la obra de las manos de Dios, y le den gracias y alabanza, respetando su armonía y permitiendo que sirva a nuestra felicidad, roguemos al Señor.
Para que los gobiernos de las naciones hagan grandes esfuerzos en hacer que la gente pare la destrucción y el saqueo de los recursos naturales, como los bosques y selvas, que son el orgullo y riqueza de muchas naciones en el Tercer Mundo, con el fin de pagar deudas nacionales o simplemente para mero provecho privado de unos privilegiados sin escrúpulo, roguemos al Señor.
Para que los científicos y los técnicos encuentren maneras concretas y eficaces para hacer que los desiertos broten y florezcan de nuevo, roguemos al Señor.
Para devolver a la atmósfera el aire limpio y sano que podamos respirar, y para hacer de nuestro mundo mejor lugar para vivir, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios creativo y creador:
Tú nos diste el trigo para que diera granos
y la vid para que diera uvas,
y nos mandas transformarlos
en sabroso fruto (el pan) y en bebida de alegría (el vino).
Que la fuerza de tu Espíritu venga sobre ellos
y los transforme en nuestro alimento y bebida de vida,
que son el cuerpo y sangre de tu Hijo Jesucristo.
Que el Espíritu venga también sobre nosotros
para que sepamos cooperar contigo
haciendo habitable, productiva y fértil esta nuestra tierra.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Hacedor nuestro:
Que tu pueblo participe al menos un poquito
de tu imaginación y creatividad,
para que seamos creadores
los unos de los otros
en nuestra mutua comprensión
y en nuestro espíritu de amor servicial.
Que con nuestra colaboración eficaz y responsable,
nuestra tierra se convierta en un lugar mejor donde vivir
y un signo y anticipación
de tu hogar de amor eterno
que tú nos prometes en el cielo.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Lo que somos, nuestro ser único e irrepetible, y nuestro poder de amar… todo viene de Dios. Que Dios nos dé ojos claros para admirarle en la creación y una voz poderosa para darle gracias y alabanza.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del lunes, 9 de febrero de 2015

Fernando Torres Pérez cmf

Leo las lecturas de este día. Y no sé a qué carta quedarme a la hora de hacer este comentario. No sé si quedarme con la primera frase de la primera lectura. Es el comienzo del libro del Génesis, el comienzo de todo. “Al principio, creó Dios el cielo y la tierra.” Pero también está la última frase del Evangelio: “Y los que lo tocaban se ponían sanos.”
La primera frase nos hace pensar en el poder inmenso de Dios. La voluntad de Dios crea este universo y este mundo del que somos una pequeñísima parte en un pequeñísimo momento. Billones de años antes de nosotros tuvo lugar aquel momento inicial. Los cien tíficos lo llaman el “big bang” –la gran explosión–. A partir de aquel “bang” empezó todo. Hasta llegar a los que hoy conocemos porque estamos aquí. No lo sabemos todo todavía de esa historia. No conocemos el proceso en detalle. Pero todo él nos habla de una gran inteligencia. Se pueden escribir libros enteros, bibliotecas enormes, sobre el tema. El libro del Génesis lo sintetiza en una frase: “Al principio, creó Dios el cielo y la tierra.” No hace falta más. Hay momentos en que hay que parar la inteligencia racional y dejarse llevar por la contemplación. Esta frase nos pone en situación. Nos sitúa delante de Dios en aquel momento primerísimo.
Pero hay que seguir. Llegamos al Evangelio. El gran momento universal se ha concentrado en la historia. Nuestra mirada se concentra en una pequeña región, Galilea, de la Palestina de hace unos dos mil años. Cerca del lago de Genesaret. Pueblos y aldeas. Gente muy pobre. Enfermos. Necesitados. Abandonados por los poderes de aquel tiempo salvo para sacarles impuestos. Pero allí, en medio de ellos está uno que les da esperanza, que les salva. “Y los que le tocaban se ponían sanos.”
El Dios Creador se ha convertido en uno de nosotros. El amor que nos creó se ha convertido en amor cercano que toca y salva y cura. Dios no se ha quedado de espectador lejano de este mundo creado por él. Todo lo contrario. Se ha hecho uno de nosotros, se ha metido en este mundo, se ha sometido a sus leyes. Y ahí hace presente su amor creador, curador y sanador. Dios no ha dejado abandonada su creación. No nos ha dejado abandonados. Se acerca a nosotros. Nos toca. Nos acaricia. Hoy somos nosotros los portadores y testigos de ese amor para todos los que nos rodean.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified