GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 13 de Marzo de 2015

Lecturas del Viernes de la 3ª semana de Cuaresma

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/II_30.mp3

Viernes, 13 de marzo de 2015
Primera lectura
Lectura de la profecía de Oseas (14,2-10):

Así dice el Señor: «Israel, conviértete al Señor Dios tuyo, porque tropezaste por tu pecado. Preparad vuestro discurso, volved al Señor y decidle: "Perdona del todo la iniquidad, recibe benévolo el sacrificio de nuestros labios. No nos salvará Asiria, no montaremos a caballo, no volveremos a llamar Dios a la obra de nuestras manos. En ti encuentra piedad el huérfano." Yo curaré sus extravíos, los amaré sin que lo merezcan, mi cólera se apartará de ellos. Seré para Israel como rocío, florecerá como azucena, arraigará como el Líbano. Brotarán sus vástagos, será su esplendor como un olivo, su aroma como el Líbano. Vuelven a descansar a su sombra: harán brotar el trigo, florecerán como la viña; será su fama como la del vino del Líbano. Efraín, ¿qué te importan los ídolos? Yo le respondo y le miro: yo soy como un ciprés frondoso: de mí proceden tus frutos. ¿Quién es el sabio que lo comprenda, el prudente que lo entienda? Rectos son los caminos del Señor: los justos andan por ellos, los pecadores tropiezan en ellos.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 80,6c-8a.8bc-9.10-11ab.14.17


R/. Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz

Oigo un lenguaje desconocido:
«Retiré sus hombros de la carga,
y sus manos dejaron la espuerta.
Clamaste en la aflicción, y te libré. R/.

Te respondí oculto entre los truenos,
te puse a prueba junto a la fuente de Meribá.
Escucha, pueblo mío, doy testimonio contra ti;
¡ojalá me escuchases, Israel! R/.

No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero;
yo soy el Señor, Dios tuyo,
que te saqué del país de Egipto. R/.

¡Ojalá me escuchase mi pueblo
y caminase Israel por mi camino!:
te alimentaría con flor de harina,
te saciaría con miel silvestre.» R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,28b-34):


En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús: «El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.»
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 3ª semana de Cuaresma

Viernes, 13 de marzo de 2015
CONVERSIÓN A DIOS POR AMOR
(Os 14,2-10; M c 12,28-34)

Introducción
Muchos proyectos y esfuerzos humanos fracasan porque se deja a Dios fuera del cuadro. Israel quería ir por su propio camino, confiando en sus recursos y en sus alianzas con los poderosos del momento. Estos poderosos son derrocados por otros más fuertes, y entonces todo colapsa. --- Hoy la gente trata de alcanzar prosperidad y felicidad, pero a expensas de otros, con la fuerza de las armas, o confiando en artilugios, dinero o paliativos. Pero hemos de reconocer que no nos podemos salvar sin Dios. La salvación se basa en el amor de Dios y se expresa en amor al prójimo. La regla de vida de los cristianos es: Ama a Dios con todo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo; mira a Dios en tu prójimo y mira también un poco de ti mismo en tu prójimo. Tenemos que convertirnos a Dios por amor.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
A través de la historia
los hombres han tenido la experiencia
de que no podemos ser felices
confiando sólo en nuestros recursos e intuiciones.
Oh Dios santo, no permitas que idolatremos
nada hecho con nuestras manos,
sino que busquemos humildemente
justicia, verdad y felicidad para todos,
en colaboración y comunión contigo,
tal como nos enseñaste por medio de tu Hijo Jesucristo,
que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo
por los siglos de los siglos.


Intenciones
Para que los cristianos en todo el mundo no sean personas sólo de legalismos y de observancias externas, sino personas con un corazón, que hacen todo lo que tienen que hacer, y mucho más, porque son Hijos e hijas de Dios, roguemos al Señor.
Para que las naciones del mundo se respeten y aprecien mutuamente, y entre todas se esfuercen por construir paz, progreso y bienestar, basados en la justicia y en una distribución más equitativa de los bienes de la tierra, roguemos al Señor.
Para que nuestro amor, muchas veces anémico y seco, se vuelva rico, sincero y espontáneo, como un fresco aliento de vida y alegría, que ilumine la vida de los que nos rodean y que sea también un canto de alabanza al Dios Creador, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios y Padre nuestro:
Nos hemos reunido aquí en esta eucaristía
para celebrar la venida entre nosotros
de tu vida y amor, por medio de tu Hijo.
Nuestra ofrenda quiere expresar reconocimiento
porque nos amaste, antes de que nosotros pudiéramos amarte.
Ayúdanos a expresarte nuestro amor agradecido
extendiendo nuestros brazos en acogida
a todos los llamados a ser hermanos y hermanas
de Jesucristo, nuestro Señor y Hermano Mayor,
que vive y reina por los siglos e los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios y Padre nuestro:
En esta eucaristía
tú has partido para nosotros
el pan de tu Hijo, que da vida.
Que por la fuerza de este santo alimento
te amemos, nuestro Dios Vivo,
con todo lo que somos;
y que amemos a nuestros prójimos
-cercanos o lejanos-
tanto como nos amamos a nosotros mismos.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Amar a Dios con todo nuestro corazón y amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos es mucho más importante que todos los sacrificios rituales. Eso es “adorar a Dios en verdad”. --- Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.



Comentario del Viernes de la 3ª semana de Cuaresma

omentario: Rev. D. Pere MONTAGUT i Piquet (Barcelona, España)
No existe otro mandamiento mayor que éstos

Hoy, la liturgia cuaresmal nos presenta el amor como la raíz más profunda de la autocomunicación de Dios: «El alma no puede vivir sin amor, siempre quiere amar alguna cosa, porque está hecha de amor, que yo por amor la creé» (Santa Catalina de Siena). Dios es amor todopoderoso, amor hasta el extremo, amor crucificado: «Es en la cruz donde puede contemplarse esta verdad» (Benedicto XVI). Este Evangelio no es sólo una autorrevelación de cómo Dios mismo —en su Hijo— quiere ser amado. Con un mandamiento del Deutoronomio: «Ama al Señor, tu Dios» (Dt 6,5) y otro del Levítico: «Ama a los otros» (Lev 19,18), Jesús lleva a término la plenitud de la Ley. Él ama al Padre como Dios verdadero nacido del Dios verdadero y, como Verbo hecho hombre, crea la nueva Humanidad de los hijos de Dios, hermanos que se aman con el amor del Hijo.

La llamada de Jesús a la comunión y a la misión pide una participación en su misma naturaleza, es una intimidad en la que hay que introducirse. Jesús no reivindica nunca ser la meta de nuestra oración y amor. Da gracias al Padre y vive continuamente en su presencia. El misterio de Cristo atrae hacia el amor a Dios —invisible e inaccesible— mientras que, a la vez, es camino para reconocer, verdad en el amor y vida para el hermano visible y presente. Lo más valioso no son las ofrendas quemadas en el altar, sino Cristo que quema como único sacrificio y ofrenda para que seamos en Él un solo altar, un solo amor.

Esta unificación de conocimiento y de amor tejida por el Espíritu Santo permite que Dios ame en nosotros y utilice todas nuestras capacidades, y a nosotros nos concede poder amar como Cristo, con su mismo amor filial y fraterno. Lo que Dios ha unido en el amor, el hombre no lo puede separar. Ésta es la grandeza de quien se somete al Reino de Dios: el amor a uno mismo ya no es obstáculo sino éxtasis para amar al único Dios y a una multitud de hermanos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified