GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 17 de Marzo de 2015

Lecturas de hoy Martes de la 4ª semana de Cuaresma

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_28_53b8.mp3


Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (47,1-9.12):

En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo. Del zaguán del templo manaba agua hacia levante –el templo miraba a levante–. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar. Me sacó por la puerta septentrional y me llevó a la puerta exterior que mira a levante. El agua iba corriendo por el lado derecho.
El hombre que llevaba el cordel en la mano salió hacia levante. Midió mil codos y me hizo atravesar las aguas: ¡agua hasta los tobillos! Midió otros mil y me hizo cruzar las aguas:¡agua hasta las rodillas! Midió otros mil y me hizo pasar: ¡agua hasta la cintura! Midió otros mil. Era un torrente que no pude cruzar, pues habían crecido las aguas y no se hacía pie; era un torrente que no se podía vadear.
Me dijo entonces: «¿Has visto, hijo de Adán?» A la vuelta me condujo por la orilla del torrente. Al regresar, vi a la orilla del río una gran arboleda en sus dos márgenes.
«Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hasta la estepa, desembocarán en el mar de las aguas salobres, y lo sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde desemboque la corriente, tendrán vida; y habrá peces en abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente. A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 45,2-3.5-6.8-9

R/. El Señor de los ejércitos está con nosotros,
nuestro alcázar es el Dios de Jacob

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
poderoso defensor en el peligro.
Por eso no tememos aunque tiemble la tierra,
y los montes se desplomen en el mar. R/.

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios,
el Altísimo consagra su morada.
Teniendo a Dios en medio, no vacila;
Dios la socorre al despuntar la aurora. R/.

El Señor de los ejércitos está con nosotros,
nuestro alcázar es el Dios de Jacob.
Venid a ver las obras del Señor,
las maravillas que hace en la tierra. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (5,1-3.5-16):


En aquel tiempo, se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos. Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice: «¿Quieres quedar sano?»
El enfermo le contestó: «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado.»
Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y echa a andar.»

Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.
Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano: «Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla.»
Él les contestó: «El que me ha curado es quien me ha dicho: "Toma tu camilla y echa a andar."»
Ellos le preguntaron: «¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?»
Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, aprovechando el barullo de aquel sitio, se había alejado.
Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice: «Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor.»
Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado. Por esto los judíos acosaban a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Martes de la 4ª semana de Cuaresma

LAS AGUAS DEL PARAÍSO
(Ez 47,1-9.12; Jn 5,1-3. 5-16)

Introducción
“El agua fluye desde el Templo y convierte a la tierra en un fértil paraíso, llevando salud y vida”, dice Ezequiel. --- “Pero este Templo vivo es Cristo”, dice Juan. Encontrarse con Jesús significa conseguir perdón, salud y vida. --- Se han escogido estas lecturas, sobre el simbolismo del agua que da vida y sobre Cristo, en vistas al sacramento del bautismo, sacramento propio de Cuaresma-Pascua: En sus aguas encontramos a Cristo.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú has saciado nuestra sed de vida
con el agua del bautismo.
Sigue transformando
en un paraíso de paz y alegría
el desierto de nuestras vidas áridas,
para que demos frutos
de santidad, justicia y amor.
Señor, escucha nuestra oración
que confiadamente te presentamos
por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Por las personas espiritualmente ciegas, que no ven ni los defectos de sus corazones ni las necesidades de su prójimo, roguemos al Señor.
Por las personas que se sienten paralizadas por sus temores y por su falta de arrojo, roguemos al Señor.
Por los físicamente discapacitados, por los ciegos, cojos, paralíticos, para que muevan los corazones de la gente y conserven su confianza en el Señor, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tu Hijo, Jesús, viene a nosotros
en estos signos de pan y vino.

Que él sea para nosotros
la fuente de agua viva
de la que podamos beber
hasta saciarnos,
para que transformemos esta tierra nuestra
en un lugar acogedor y fraterno,
que nos dé como un gusto anticipado
de tu paraíso eterno.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta celebración eucarística
hemos encontrado gozosamente a tu Hijo.
Que él nos diga resueltamente a nosotros también:
“Toma tu camilla y anda”,
y que efectivamente caminemos
al escuchar su Palabra,
y vayamos hacia ti siguiendo su camino
de bondad, justicia y paz.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús pregunta al paralítico, y también a nosotros, “¿Quieres quedar sano?”. Naturalmente, respondemos Sí. Y como el paralítico, ojalá también nosotros encontremos hermanos que nos ayuden a confiar en Dios y a dejarle que nos haga mejores personas y mejores cristianos
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.


Comentario al Evangelio de hoy martes, 17 de marzo de 2015


NO TENGO A NADIE

Se me han quedado en la cabeza estas palabras del paralítico del Evangelio de hoy, y me han hecho recordar un montón de rostros concretos:
- Mire, padre, vengo a confesarme... aunque la verdad es que no tengo ningún pecado especial. Es que llevo varios días sin encontrar a nadie con quien hablar, y al verle aquí (en el confesonario), pues se me ha ocurrido aprovechar. Es que... «no tengo a nadie».

- He perdido a mi mujer (murió), y la mayoría de mis amigos se han ido marchando, o están muy estropeados como para poder encontrarnos. Tengo hijos, sí, pero tienen su vida y sus ocupaciones, y no pueden estar pendientes de mí continuamente. En el fondo, «no tengo a nadie».
- Estoy separada desde hace muchos años. He estado viviendo en otro lugar, pero mi empresa me ha traído ahora aquí. No tengo contrato fijo, me llama a veces, y me paga en negro. He pasado muchas noches durmiendo en la calle. Tengo un hijo de 29 años al que quiero con toda mi alma. Vive en otra ciudad. Pero no quiere saber nada de mí, aunque me alegra saber que está bien. Estoy tan sola... «no tengo a nadie».
- Vine a trabajar a España. Mi familia estaba muy necesitada de dinero. Llevo tiempo sin encontrar ningún trabajo, y sin poderles enviar nada. De momento me han dejado una habitación para que duerma por las noches. El resto del día tengo que estar por ahí. No tengo amigos, y mi familia no sabe lo mal que lo estoy pasando. No puedo volver, pero aquí... no tengo a nadie, no le importo a nadie.

- (Un joven): Me paso un montón de horas con las redes sociales. Tengo bastantes amigos en el Facebook, en Instagram... y en otras. Me dedico a recomendar videos, subir fotos, pinchar «me gusta», compartir noticias, pendiente a todas horas del WhatsApp. Así me distraigo y estoy ocupado. Pero lo cierto es que me siento muy solo: tanto «compartir» y ver lo que otros «comparten» no me aporta nada de nada No tengo a nadie con quien conversar un rato de mis cosas, o darme una vuelta, o tomarme una caña... En el fondo... ¡no tengo a nadie!
Aquel paralítico de la piscina llevaba toda una vida así. Y tiene la suerte de encontrarse con Jesús. Para bien decirlo: de que Jesús le encuentre. Había allí mucha gente postrada («estaban allí muchos enfermos, ciegos, cojos, lisiados...»), y Jesús posa en él su mirada atenta («y viéndolo...»). Jesús le saca del anonimato, se dirige a él para entablar conversación. Aquel enfermo está esperando que «alguien» solucione lo que le pasa. Aunque lleva 38 años sin conseguirlo. Como tantas gentes de nuestro mundo... que acaban muriendo sin recibir la ayuda esperada.

No sabemos cómo, pero Jesús conoce su situación («sabiendo que ya llevaba mucho tiempo»). Los evangelistas nos aportan con cierta frecuencia este dato: Jesús sabe, está al tanto, conoce... Y le dirige una pregunta, aparentemente superflua: «¿Quieres curarte?». Aquel hombre no tiene ni idea de quién es Jesús, pero aprovecha para desahogarse y culpar de su situación a la falta de ayuda externa: Es que no tengo a nadie que me ayude. Quizá fuese la primera vez en mucho tiempo que alguien le dirige la palabra, y él confía para exteriorizar su dolor. También su desesperanza.

Y a su queja, a su postración, a su dolor, Jesús dice una palabra de autoridad: «Levántate». En ti hay fuerza para salir adelante, deja de esperar inútilmente soluciones que no llegan. No puedes estarte toda una vida ahí tirado, prisionero de tu pasado. Recobra tu ánimo, esfuérzate y pon en marcha tu voluntad.
El paralítico tiene que tomar una decisión fundamental: ¿realmente quiero salir de esta situación? ¿O ya me he acostumbrado, y prefiero seguir derrotado, quejándome y dejando pasar la vida? No siempre es verdad que queremos resolver nuestra situación de dolor. No pocas veces nos agarramos al papel de «víctimas», y arrastramos (o nos arrastran) nuestras camillas (heridas, frustraciones, fracasos, limitaciones...).

Pero, afortunadamente para él, aquella palabra de Jesús le ayuda a hacerse cargo de su situación, y «coge la camilla» y se pone a caminar. Imagino que dando tumbos, inseguro, dudando de que sea verdad que «puede» echar a andar. El caso es que «al momento echó a andar». ¡Y eso que no conocía a Jesús! De hecho, cuando le preguntan quién ha sido, sólo sabe decir «el que me ha curado, me ha dicho». Sólo sabe dos cosas de Jesús: que le ha dirigido la palabra y que le ha curado.

Hay otros detalles en el relato en los que ahora no entro. Sí que aprendo del paralítico a confiar en la palabra de Jesús que continuamente me dice «puedes» hacerte cargo, puedes seguir caminando, no te quedes atascado en tu situación dolorosa. Aprendo también de Jesús a acercarme a los que están mal, e interesarme por su situación: tantas veces agradecen, sencillamente, un poco de conversación. Hay tantos que «no tienen a nadie». Ojalá que el Espíritu de Jesús me ayude a decir palabras apropiadas, de ánimo, de cercanía, de confianza. Porque el mejor modo de dar culto a Dios (el «sábado») es ayudar a los enfermos y abandonados, y hacer de nuestras comunidades «Betesdas» (que significa «casa de la misericordia»).

Enrique Martínez de la Lama-Noriega, cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified