GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 1 de Mayo de 2015

Lecturas del Viernes de la 4ª semana de Pascua


MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/III_35.mp3

Viernes, 1 de mayo de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (13,26-33):

En aquellos días, habiendo llegado Pablo a Antioquía de Pisidia, decía en la sinagoga: «Hermanos, descendientes de Abrahán y todos los que teméis a Dios: A vosotros se os ha enviado este mensaje de salvación. Los habitantes de Jerusalén y sus autoridades no reconocieron a Jesús ni entendieron las profecías que se leen los sábados, pero las cumplieron al condenarlo. Aunque no encontraron nada que mereciera la muerte, le pidieron a Pilato que lo mandara ejecutar. Y, cuando cumplieron todo lo que estaba escrito de él, lo bajaron del madero y lo enterraron. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos. Durante muchos días, se apareció a los que lo habían acompañado de Galilea a Jerusalén, y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Nosotros os anunciamos la Buena Noticia de que la promesa que Dios hizo a nuestros padres, nos la ha cumplido a los hijos resucitando a Jesús. Así está escrito en el salmo segundo: "Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy."»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 2,6-7.8-9.10-11

R/. Tu eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy

Yo mismo he establecido a mi rey en Sión, mi monte santo.»
Voy a proclamar el decreto del Señor; él me ha dicho:
«Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.» R/.

«Pídemelo: te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como jarro de loza.» R/.

Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad, los que regís la tierra:
servid al Señor con temor,
rendidle homenaje temblando. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (14,1-6):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.»
Tomás le dice: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»
Jesús le responde: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 4ª semana de Pascua

Viernes, 1 de mayo de 2015
CAMINO, VERDAD Y VIDA
(Hch 13,16.26-33; Jn 14,1-6)
Introducción
En la sinagoga, Pablo proclama a Cristo Resucitado. Que Cristo haya resucitado no es un mero acontecimiento importante del pasado: Es -como dice el mismo Pablo- “un mensaje de salvación pensado para ustedes. Hemos venido aquí para anunciarles la Buena Nueva”. Esta noticia va dirigida a ustedes, hoy.
¿Cuál es nuestra tarea y la misión de todos los cristianos en el mundo hoy? Proclamar la Buena Nueva de que Cristo ha resucitado y vive entre nosotros. Hacer lo que Cristo hizo. “Ser Cristos” los unos para con los otros y para el mundo, porque somos pueblo de Dios, pueblo sacerdotal y misionero. No estamos solos en esta misión, ya que el mismo Cristo vivo está con nosotros hoy, como nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tu Hijo Jesucristo es para nosotros:
el camino que nos conduce a ti y a los hermanos,
la verdad, que es Buena Nueva de amor y de esperanza,
y la vida que él sacrificó para entregarla por nosotros.
Ayúdanos a descubrir el camino hacia él
y a seguir su mismo camino hacia los otros,
a proclamar siempre la verdad alentadora y creíble,
y a dar nuestra vida compartiendo felicidad con los hermanos,
por medio del mismo Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Roguemos a nuestro Padre del cielo para que Cristo, que es nuestro camino, verdad y vida, permanezca todavía hoy con nosotros y para que nosotros podamos ser el camino hacia él. Y así digamos: R/ Quédate con nosotros, Señor.
Por el Papa, los Obispos y los sacerdotes, y por todos los que tienen algún ministerio de servicio en la Iglesia, para que la verdad se haga visible en ellos por la forma como sirven a los hermanos, roguemos al Señor.
Por los que ostentan cargos públicos, para que preparen a favor del pueblo a ellos encomendado el camino hacia la justicia, la paz, la fraternidad y la unidad, roguemos al Señor.
Por los solitarios y los hambrientos, por los pobres y los pequeños, para que podamos nosotros restaurar en ellos su dignidad personal y su confianza y esperanza en la vida, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tu querido Hijo Jesucristo nos mostró
que él es el camino, la verdad y la vida
al entregarse a sí mismo en la cruz por todos nosotros
y al dársenos ahora de nuevo en la eucaristía.
Concédenos que aprendamos de él
a darnos unos a otros nuestro tiempo,
nuestra compasión, nuestro servicio
y sobre todo a entregarnos a nosotros mismos,
juntamente con Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Padre de nuestro Señor Jesucristo:
Quien ve a Jesús, te ve a ti.
Que las personas que nos rodean
te vean a ti, Padre, y a tu Hijo Jesús
cuando lleguemos a ser los unos para los otros
el camino hacia la esperanza, justicia y amor,
la verdad que nos da ánimo y seguridad,
y la vida que no tiene miedo de entregarse
aun cuando sea alto el costo de la entrega.
Que así, oh Dios, logres ser para todos,
Padre bondadoso,
con y por medio de Jesucristo,
el camino, la verdad y la vida,
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Cristo es el camino, la verdad y la vida para nosotros y para todos los hombres. Si él vive realmente entre nosotros, nosotros entonces, a nuestra vez, deberíamos ser para todos y para el mundo entero el camino, la verdad y la vida.
Para lograr con éxito esta misión, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Queridos amigos:

Clima de despedida. Los discípulos se entristecen; se angustian ante la perspectiva de quedarse solos. Es cierto que el Resucitado Jesús sigue presente en la comunidad de los testigos; pero está como el que se aleja; está presente como quien se despide; sigue activo en la vida de la comunidad pero como quien se va hacia el futuro. Es una nueva e inédita forma de presencia; una ausencia ardiente; una presencia en camino.

Los enviados tienen que recorrer los caminos de la misión en la historia. Jesús les recuerda cuál es la meta a la que hay que llegar y les promete su compañía: Tienen que reconocerle en el pan y en el vino; tienen que reconocer también la Palabra de Dios en la letra de Escritura inspirada que hace memoria y señala el futuro.

A estas alturas del camino evangélico, después de su vida itinerante por los caminos de Galilea y de Judea, Jesús se presenta como camino, verdad y vida. La resurrección ha operado una síntesis de la trayectoria histórica de Jesús; el que anduvo por los caminos de Palestina, es ahora el camino personificado; y los que recorrieron el camino del seguimiento, son ahora llamados al seguimiento del Camino en persona. El que pasó haciendo el bien y dando vida a los enfermos, a los excluidos y heridos por la vida, es ahora la misma vida resucitada; es la vida eterna en persona. El que pasó revelando el corazón de Dios en las palabras de sabiduría, en las parábolas, en las interpelaciones y la vocación al reino de Dios es ahora reconocido como la verdad de Dios y del hombre, es decir, la revelación de Dios y del hombre, como una elipse con doble foco.

La meditación de la palabra nos lleva a la contemplación de la vida personal y colectiva a través de esa triple personificación: el camino, la verdad, la vida. Nos invita a penetrar en el significado personal de esa afirmación evangélica. ¿Hasta que punto Cristo mismo es la medida de mi vida? ¿Hasta que punto ha penetrado en mis sentimientos, comportamientos y actitudes? Puedo agradecer el camino recorrido, la vida recibida, la verdad descubierta…

Bonifacio Fernández,cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified