GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 15 de Junio de 2015

Lecturas de hoy Lunes de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/11_2_TO.mp3

Hoy, lunes, 15 de junio de 2015
Primera lectura
Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (6,1-10):


Secundando su obra, os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios, porque él dice: «En tiempo favorable te escuché, en día de salvación vine en tu ayuda»; pues mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación. Para no poner en ridículo nuestro ministerio, nunca damos a nadie motivo de escándalo; al contrario, continuamente damos prueba de que somos ministros de Dios con lo mucho que pasamos: luchas, infortunios, apuros, golpes, cárceles, motines, fatigas, noches sin dormir y días sin comer; procedemos con limpieza, saber, paciencia y amabilidad, con dones del Espíritu y amor sincero, llevando la palabra de la verdad y la fuerza de Dios. Con la derecha y con la izquierda empuñamos las armas de la justicia, a través de honra y afrenta, de mala y buena fama. Somos los impostores que dicen la verdad, los desconocidos conocidos de sobra, los moribundos que están bien vivos, los penados nunca ajusticiados, los afligidos siempre alegres, los pobretones que enriquecen a muchos, los necesitados que todo lo poseen.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 97,1.2-3ab.3cd-4

R/. El Señor da a conocer su victoria

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclamad al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente". Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Lunes de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

Hoy, lunes, 15 de junio de 2015
ROMPER LA ESPIRAL DEL MAL
(Año I. 2 Cor 6:1-10; Mt 5:38-42)

Introducción
Año I: “No acepten la gracia de Dios en vano.” Estén siempre abiertos a ella. Porque “hoy es el tiempo aceptable”, hoy es el día de gracia. ¡No lo dejen pasar de largo! ¿Estamos dispuestos a escuchar seriamente la palabra de San Pablo?

Evangelio: Jesús nos dice que no debemos responder al injusto con venganza. El principio ”Ojo por ojo y diente por diente” no es cristiano. Debemos más bien sufrir la injusticia y dejar que la gente abuse de nosotros, al menos cuando la injusticia es cometida contra nosotros mismos. Pero otras partes de la Escritura nos dicen que debemos defender a otros si han sido injustamente maltratados y agraviados, como los pobres, y que debemos luchar contra la injusticia por medio de la bondad y del perdón. Así es como tenemos que romper la espiral del mal.

Colecta
Señor, Dios nuestro:
la injusticia que vemos en el mundo
nos disgusta y trastorna.
Perdónanos los disparates que hemos cometido
y no nos permitas contribuir al mal en el mundo
explotando a nuestros hermanos y hermanas
y manipulándolos para nuestros propios intereses.
Más bien enséñanos y ayúdanos a pararnos
para luchar por la integridad y la verdad;
y no reaccionar nunca
si no es con la bondad de nuestros corazones.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Intenciones
Para que en nuestro mundo la gente aprenda a no responder a la violencia con más violencia, sino resistir al mal, cuanto más posible, de forma no violenta, oremos.
Para que la reconciliación sea la señal distintiva de los cristianos cuando han sufrido enemistad personal, daños y heridas, oremos.
Para que tengamos el valor de alzarnos para luchar contra la injusticia cometida contra los pobres, explotados y los oprimidos, oremos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
en estos signos de pan y vino
traemos ante ti nuestro sincero deseo
de ser justos e imparciales con todos.
Pero te pedimos aún mucho más:
Que bondadosamente nos concedas
asimilar y vivir las actitudes de tu Hijo Jesús;
que sepamos perdonar de todo corazón
a los que nos han agraviado y ofendido
y devolver siempre bondad por maldad.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú nos has mostrado tu bondad
dándonos a tu propio Hijo, Jesús.
Con él, queremos estar del lado
de los pobres y desheredados.
No nos permitas permanecer silenciosos
cuando nuestros hermanos son maltratados
y pisoteados en su dignidad como personas,
sino, más bien, danos coraje y paciencia
para cambiar este nuestro mundo frío e insensible
en un lugar de justicia y de respeto por todos,
y darle calor con el amor y compasión
de Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: ¡Romper la espiral de violencia y maldad! Cada uno de nosotros, en nuestro propio lugar, tiene que eliminar el mal: en sí mismo, y, cuanto nos sea posible, en nuestra propia familia, ocupación, empleo, círculo de amigos y vecinos, comunidad. Que el Señor les dé la fuerza para ello, y les bendiga, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.


Comentario al Evangelio de hoy 

Los seres humanos nos agarramos a la vida. El temor a perderla, sobre todo cuando va unida al amor, nos lleva a internar todo para que no se escape. Su marcha deja nuestro corazón herido, resentido, necesitado a menudo de una profunda y reposada curación.

Algo semejante le acontece a la Iglesia. El calendario litúrgico transmite la sensación de que la comunidad cristiana hace todo lo posible para que el tiempo de Pascua no acabe. Lo prolonga durante siete semanas, lo alarga como de tapadillo dedicando el primer domingo siguiente a la solemnidad de la Santísima Trinidad, se concede otra especie de prórroga que lleva al Corpus Christi, a la fiesta del Corazón de Jesús, a la celebración del Corazón de María…

Nuestras comunidades ya se han reunido tres domingos después de Pentecostés, pero en realidad el primer domingo ordinario-ordinario ha sido el de ayer. Hasta ahora el recuerdo inmediato de la Pascua se colaba aún en nuestras celebraciones. Nos hallamos ya en este tiempo tan bello, el Ordinario, en el que vamos recordando y celebrando los misterios de la salvación en el transcurrir de las semanas y los meses.

En la celebración cotidiana de la Eucaristía seguimos escuchando fragmentos de los capítulos 5 y 6 del evangelio según san Mateo acompañados por trozos de la segunda carta de Pablo a los corintios. Ya hemos meditado las bienaventuranzas; se ha recordado nuestra vocación de sal y luz; Jesús nos ha explicado el significado profundo de algunas realidades importantes: “habéis oído que se dijo…, pero yo os digo…”. Estos días la Palabra nos invita una vez más a la hondura, a que no nos quedemos en mandatos a los que es fácil apelar sin dejar de vivir superficialmente. A lo largo de la vida el Señor nos invita con dulzura a la calidad, al crecimiento, a ir dejando que nuestra vida se vaya asemejando más a su sueño sobre nosotros. Renovemos al comenzar la semana nuestro propósito de ser buenos caminantes. No es tiempo de ojo por ojo; es tiempo de ofrecer una segunda mejilla, de acompañar otro kilómetro más, de entregar la capa junto a la túnica. Tiempo ordinario: tiempo bendito por Dios.

Oremos unos por otros. Pidamos la intercesión de quienes, como santa María Micaela, supieron vivir abiertos al inmenso amor de Dios.

Vuestro hermano,
Pedro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified