GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 16 de Junio de 2015

Lecturas del Martes de la 11ª semana del Tiempo Ordinario


MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/11_3_TO.mp3

Martes, 16 de junio de 2015
Primera lectura
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (8,1-9):


Queremos que conozcáis, hermanos, la gracia que Dios ha dado a las Iglesias de Macedonia: En las pruebas y desgracias creció su alegría; y su pobreza extrema se desbordó en un derroche de generosidad. Con todas sus fuerzas y aún por encima de sus fuerzas, os lo aseguro, con toda espontaneidad e insistencia nos pidieron como un favor que aceptara su aportación en la colecta a favor de los santos. Y dieron más de lo que esperábamos: se dieron a sí mismos, primero al Señor y luego, como Dios quería, también a nosotros. En vista de eso, como fue Tito quien empezó la cosa, le hemos pedido que dé el último toque entre vosotros a esta obra de caridad. Ya que sobresalís en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tenéis, distinguíos también ahora por vuestra generosidad. No es que os lo mande; os hablo del empeño que ponen otros para comprobar si vuestro amor es genuino. Porque ya sabéis lo generoso que fue nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, se hizo pobre por vosotros, para enriqueceros con su pobreza.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 145,2.5-6.7.8-9a

R/. Alaba, alma mía, al Señor

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él;
que mantiene su fidelidad perpetuamente. R/.

Que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos. R/.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos.
El Señor guarda a los peregrinos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 16 de junio de 2015
DEL ENEMIGO AL PRÓJIMO
(Año I. 2 Cor 8:1-9; Mt 5:43-48)

Introducción

Año I: San Pablo nos dice hoy que las iglesias en condiciones de mayor bienestar deben ayudar a las más pobres. Él aplica esto aquí cuando pide a la Iglesia de Corinto, una iglesia de origen pagano, ayudar a la iglesia más pobre de Jerusalén.
Evangelio: Jesús concluye parte de este Sermón de la Montaña con las palabras “Sean perfectos, como su Padre del cielo es perfecto”. ¡Meta no fácil de conseguir! Debemos salir de nosotros mismos para amar a todos y cada uno de nuestros hermanos, incluidos también nuestros enemigos. Hemos de imitar a Dios en su amor, que manda al sol alumbrar igualmente a buenos y a malos.


Colecta
Padre nuestro que estás en el cielo,
Dios de amor:
En tu Hijo Jesucristo
nos has mostrado tu ternura
y nos has aceptado –pecadores como somos-
como tus hijos e hijas.
Comparte tu corazón con nosotros,
haznos misericordiosos y comprensivos;
que, por el modo como tú nos has tratado,
aprendamos a acoger a todos
sin condiciones ni reservas,
y a olvidar y perdonar todas las ofensas,
de forma que lleguemos pronto
a asemejarnos cada vez más a ti.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Intenciones
Señor, que tu Espíritu nos dé el valor para rogar sinceramente por los que nos odian o nos perjudican, y para devolverles bien por mal, te rogamos.
Señor, cambia los corazones de los que no saben perdonar y rechazan el perdón, y –para motivarles positivamente- recuérdales cómo tú les has perdonado a ellos, te rogamos.
Señor, que los encargados de organizaciones y proyectos de de caridad y solidaridad sean honestos en administrar intachablemente los bienes que se les han confiado, te rogamos.

Oración sobre las Ofrendas
Padre del cielo:
Estos son los dones de reconciliación y de paz
que hoy traemos ante ti
para celebrar la fiesta de amor de tu Hijo.
Ayúdanos a descubrir con él
lo mejor que hay en cada uno de nosotros
y a hacernos mejores unos a otros
con el mismo amor clemente y liberador
que tú nos has manifestado
en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Oración antes de la Comunión
Dios, Padre nuestro:
Hemos celebrado con tu Hijo
el sacrificio que nos ha traído
paz y reconciliación
Con sus palabras y su vida nos ha enseñado
a perdonarnos unos a otros de corazón.
Que su Espíritu more en nosotros;
que sepamos perdonar sin reservas ni condiciones,
y que podamos caminar juntos
mucho más lejos de lo que se nos pide
en el camino hacia los otros y hacia ti,
que eres nuestro Dios santo y misericordioso,
ahora y por siempre.

Bendición
Hermanos: “Amen a sus enemigos. Hagan el bien a los que les odian, y rueguen por los que les persiguen.” Así nos ha dicho rotundamente el Señor. Difícil, muy difícil. Pero eso es lo que Jesús hizo. ¿Lo consideramos imposible para nosotros?
Que el Señor nos dé coraje y valor para cumplirlo en nuestra vida, y con todo su poder nos bendiga: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

Comentario al Evangelio del 

Pedro Belderrain, cmf
Todos asociamos personas, paisajes, sonidos, textos a determinadas experiencias. Se nos hacen presentes cuando menos lo esperamos. Algo así me pasa a mí con el evangelio de hoy: en cuanto lo leo recuerdo a Severino-María Alonso (1933-2009), un gran teólogo claretiano español que se dedicó en alma y cuerpo al servicio de la vida religiosa.

Visto desde lejos Severino no parecía un revolucionario. Al revés, todo hablaba de su gusto por la moderación, la calma, el diálogo tranquilo. Pero ante algunas líneas rojas (ligadas sobre todo con la defensa de los débiles) Severino se transformaba. Cuando acababa de hablar el silencio se podía cortar. Se expresaba con rotundidad. Aún le recuerdo diciendo ante más de seiscientas personas: “cuando rezo hay congregaciones para las que yo no pido vocaciones: aunque estén todo el día hablando de derechos humanos las personas no les interesan, son una excusa,”.

A Severino no le gustaba la mediocridad -ni la propia ni la ajena-, aunque con esta era mucho más comprensivo. Tampoco las teologías baratas que equiparan novedad y acierto. Pero era muy consciente del gran daño que ha hecho a miles de cristianos una lectura errónea de la invitación que Jesús hace a la perfección en el evangelio de hoy: “¡Sed perfectos como vuestro Padre celestial!”.

Así comenta Severino el texto: “No podemos proyectar nuestros esquemas mentales sobre la Biblia. No pocas veces se han volcado sobre sus textos conceptos aristotélicos o platónicos haciéndoles decir lo que en manera alguna querían. Para entender de qué perfección habla Jesús hubiera bastado con leer e interpretar el versículo en riguroso paralelismo con las palabras que transmite Lucas (6, 30): ‘Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso’. La perfección cristiana consiste en la misericordia, en amar como ama Dios: con amor personal, entrañable y gratuito, absolutamente desinteresado, a fondo perdido, sin pasar factura y sin buscar respuesta. Amar simplemente por amor, no por otros motivos” [Identidad teológica de la vida consagrada. Madrid: Publicaciones Claretianas 1998, 189ss].

Si añado yo algo lo estropeo. Lean directamente el evangelio. Acójanlo en el corazón. Si les queda hambre relean las palabras de Severino. Tenemos alimento suficiente hasta mañana.

Vuestro hermano,
Pedro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified