GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 20 de Junio de 2015

Lecturas del Sábado de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA   http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/11_Sabado_TO.mp3


Sábado, 20 de junio de 2015
Primera lectura
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (12,1-10):


Toca presumir. Ya sé que no está bien, pero paso a las visiones y revelaciones del Señor. Yo sé de un cristiano que hace catorce años fue arrebatado hasta el tercer cielo, con el cuerpo o sin cuerpo, ¿qué sé yo? Dios lo sabe. Lo cierto es que ese hombre fue arrebatado al paraíso y oyó palabras arcanas, que un hombre no es capaz de repetir. De uno como ése podría presumir; lo que es yo, sólo presumiré de mis debilidades. Y eso que, si quisiera presumir, no diría disparates, diría la pura verdad; pero lo dejo, para que se hagan una idea de mí sólo por lo que ven y oyen. Por la grandeza de estas revelaciones, para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un ángel de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces he pedido al Señor verme libre de él; y me ha respondido: «Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad.» Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 33,8-9.10-11.12-13


R/. Gustad y ved qué bueno es el Señor

El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R/.

Todos sus santos, temed al Señor,
porque nada les falta a los que le temen;
los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada. R/.

Venid, hijos, escuchadme:
os instruiré en el temor del Señor;
¿hay alguien que ame la vida
y desee días de prosperidad? R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

Sábado, 20 de junio de 2015
MIREN A LOS PÁJAROS DEL CIELO
(Año I. 2 Cor 12:1-10; Mt 6:24-34)

Introducción
Año I: San Pablo habla de las gracias y experiencias extraordinarias que recibió de Dios.
Evangelio: Con demasiada frecuencia nos inquietamos y preocupamos, mucho más de lo que debiéramos; y por cosas que, después de todo, no tienen mucha importancia. ¿Acaso nuestros miedos e inquietudes no proceden, la mayoría de las veces, de atormentarnos con cosas y acontecimientos del futuro, que normalmente resultan no tener fundamento? Estamos confiadamente en las manos de Dios. Él, que cuida de los pájaros del cielo, nos cuida también a nosotros y conoce lo que necesitamos. Preocupémonos, pues, por hacer de su Reino una realidad entre nosotros. Esto es lo realmente importante.


Colecta
Señor Dios, Padre nuestro,
Te preocupas de los pájaros del cielo
y les dejas encontrar alimento en el tiempo oportuno.
Tú vistes a las flores en el campo
con lindos colores y suave fragancia.
Entonces, ¿por qué inquietarnos?
Te damos gracias por el don de la vida,
por amarnos y preocuparte de nosotros
gratuita y generosamente.
Guárdanos firmemente en tu mano
a causa de tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Por los periodistas y los que trabajan en medios de comunicación, que tantas veces tienen que denunciar injusticias y corrupción en nuestro mundo, para que el Señor les proteja y les dé fortalezca, y que nosotros y todo el mundo les escuche y apoye, roguemos.
Por los pobres y necesitados, para que puedan experimentar visiblemente en sus vidas algo de la preocupación de Dios por ellos, a través de la generosa solidaridad de nuestros corazones, oremos.
Por todos nosotros, para que no nos carguemos con innecesarias preocupaciones y por necesidades superfluas, sino que aprendamos a confiarnos en las manos de nuestro Dios, que nos ama, oremos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú has preparado para nosotros, tus hijos,
la eucaristía,
banquete festivo de Jesús, tu Hijo.
Tú nos provees con un pan y un vino
que dan vida eterna.
Te ofrecemos nuestra vida,
nuestros afanes y esfuerzos,
nuestras nuestros cuidados e inquietudes.
Acéptalos como detalle de nuestra gratitud
y de nuestra honda y perenne confianza
en ti, nuestro Dios amoroso.
Te pedimos todos esto en el nombre de Jesús, el Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios, Padre nuestro:
En esta eucaristía
tú has reafirmado nuestra confianza
de que conoces lo que necesitamos
mejor que nosotros mismos;
y de que tú estás con nosotros
por medio de Jesucristo tu Hijo.

Que ojalá permanezca él siempre con nosotros,
para que así podamos olvidar
nuestras pequeños problemas y ansiedades
-tantas veces, pura hechura nuestra-
y conceder el máximo interés y prioridad
a ti, y a tu Reino de bondad y misericordia,
de integridad y de justicia,
confiados siempre en la Palabra del evangelio:
que lo demás se nos dará por añadidura.
Que ese sea nuestro genuino interés.
siguiendo los pasos de Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Dios realmente cuida de nosotros.
Si cuida de los pájaros en el cielo
y de las flores en el campo,
¿por qué no habría de cuidar de nosotros?
Sí, estamos confiadamente en sus manos.
Que este Dios que les ama tiernamente,
les siga bendiciendo:
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Comentario al Evangelio del 

Pedro Belderrain, cmf
Ya sé que la afirmación puede no tener mucho fundamento, pero a veces uno tiene la impresión de estar tocando el mismo corazón del Evangelio, de que determinadas palabras pudieron ser pronunciadas totalmente tal como nos han llegado por Jesús mismo, y que en ellas no hay mano de evangelista ni de comunidad que valga. El Evangelio que hoy se nos ofrece me produce esa sensación. No es difícil intuir tras su lenguaje tan fresco, sus ejemplos tan claros y la gigantesca confianza que destilan al mismo Maestro dirigiéndose con una dulzura infinita a los discípulos: “Que no; que no; que no os preocupéis… Que el Padre no va a dejaros nunca de la mano; que no; que no…”.

Pero esa dulzura que llamo ‘infinita’ no es edulcorada ni meliflua; va acompañada de exhortaciones muy serias que no permiten instalación alguna en la mediocridad: “¡No podéis servir a Dios y al dinero!”; “buscad primero el reino de Dios y su justicia, todo lo demás se os dará por añadidura”.

Los analistas de la sociedad insisten en que la incertidumbre es uno de los rasgos fundamentales de la vida de quienes vivimos hoy en el Norte del mundo. Como tantas otras cosas, aunque millones de hermanos nuestros lleven generaciones viviendo en ella, es ahora cuando la hemos convertido en tema de preocupación. Pero algo no corre: ¿no éramos los que habíamos llegado a la luna?, ¿los de los grandes progresos técnicos y médicos?, ¿los que habían traído “la libertad y la democracia” liquidando el monstruo del comunismo?... Estamos en tiempo de preguntas y aunque nos asusten eso es bueno, sobre todo si desenmascara falsedades que hemos consentido a nuestro alrededor. ¿Qué ‘luna’, para quién?, ¿qué ‘libertad’, qué ‘progreso’?

No dejemos de buscar el bien de todos, el desarrollo, el aprovechamiento de los talentos que el Espíritu ha repartido. Impulsemos la ciencia, la investigación, sobre todo cuando pueden servir al bien y a la fraternidad para la que Dios nos ha creado. Pero repitámonos sin cesar -como una especie de canon o mantra que nunca se acaba- las palabras que el Señor nos dirige en el día de hoy. ¡Que su bendita providencia nos siga acompañando!

Vuestro hermano,
Pedro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified