GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 2 de Julio de 2015

Lecturas del Jueves de la 13ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/13_5_TO.mp3

Jueves, 2 de julio de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (22,1-19):

En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán llamándole: «¡Abrahán!»
Él respondió: «Aquí me tienes.»
Dios le dijo: «Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo allí en sacrificio en uno de los montes que yo te indicaré.»
Abrahán madrugó, aparejó el asno y se llevó consigo a dos criados y a su hijo Isaac; cortó leña para el sacrificio y se encaminó al lugar que le había indicado Dios. El tercer día levantó Abrahán los ojos y descubrió el sitio de lejos.
Y Abrahán dijo a sus criados: «Quedaos aquí con el asno; yo con el muchacho iré hasta allá para adorar, y después volveremos con vosotros.»
Abrahán tomó la leña para el sacrificio, se la cargó a su hijo Isaac, y él llevaba el fuego y el cuchillo. Los dos caminaban juntos.
Isaac dijo a Abrahán, su padre: «Padre.»
Él respondió: «Aquí estoy, hijo mío.»
El muchacho dijo: «Tenemos fuego y leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrificio?»
Abrahán contestó: «Dios proveerá el cordero para el sacrificio, hijo mío.»
Y siguieron caminando juntos. Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí el altar y apiló la leña, luego ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña.
Entonces Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: «¡Abrahán, Abrahán!»
Él contestó: «Aquí me tienes.»
El ángel le ordenó: «No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, tu único hijo.»
Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en una maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. Abrahán llamó a aquel sitio «El Señor ve», por lo que se dice aún hoy «El monte del Señor ve.»
El ángel del Señor volvió a gritar a Abrahán desde el cielo: «Juro por mí mismo –oráculo del Señor–: Por haber hecho esto, por no haberte reservado tu hijo único, te bendeciré, multiplicaré a tus descendientes como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistarán las puertas de las ciudades enemigas. Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido.»
Abrahán volvió a sus criados, y juntos se pusieron en camino hacia Berseba. Abrahán se quedó a vivir en Berseba.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 114

R/. Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida

Amo al Señor, porque escucha
mi voz suplicante,
porque inclina su oído hacia mí
el día que lo invoco. R/.

Me envolvían redes de muerte,
me alcanzaron los lazos del abismo,
caí en tristeza y angustia.
Invoqué el nombre del Señor:
«Señor, salva mi vida.» R/.

El Señor es benigno y justo,
nuestro Dios es compasivo;
el Señor guarda a los sencillos:
estando yo sin fuerzas, me salvó. R/.

Arrancó mi alma de la muerte,
mis ojos de las lágrimas,
mis pies de la caída.
Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,1-8):

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla.
Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: «¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados.»
Algunos de los escribas se dijeron: «Éste blasfema.»
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: «¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados están perdonados”, o decir: “Levántate y anda”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados –dijo dirigiéndose al paralítico–: Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.»
Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 13ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 2 de julio de 2015
 
Oración Colecta

Señor Dios nuestro:
Con frecuencia no entendemos
lo que nos pides en la vida.
Danos una fe confiada -te rogamos-
para que sigamos creyendo en ti
incluso cuando no vemos
a dónde nos llevas.
Danos la fe de Abrahán,
dispuesto a sacrificar a su hijo;
Danos la fe del paralítico,
que encontró renovado valor
cuando recibió perdón por sus pecados.
Mándanos levantarnos y caminar
con la certeza de que tú nos amas
y quieres llevarnos hacia ti,
que eres Dios por siempre,
por los siglos de los siglos.

Intenciones

- Para que la Iglesia, consciente de sus propios defectos, ofrezca humildemente compasión y perdón a todos los que yerran, y llegue a ser en nuestro mundo signo e instrumentos de reconciliación. Oremos.

- Para que sepamos mostrar especial cuidado y amor por los minusválidos, por los niños paralíticos o en silla de ruedas que nunca podrán jugar, por los ciegos que nunca podrán ver el mundo lleno de color creado por Dios, por los sordos profundos que nunca podrán oír o cantar canciones de alegría. Oremos.

- Para que nuestros hogares sean lugares de mutuo entendimiento, comprensión y reconciliación; que los jóvenes aprendan de sus padres a perdonar ofensas y a aceptarse mutuamente en su diversidad e individualidad. Oremos.

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios nuestro:
Por medio de este pan y este vino
nos unes con tu Hijo.
Él permaneció fiel a ti
cuando le pediste
un sacrificio imposible, el de la cruz..
Al ofrecer este sacrificio de tu hijo,
ayúdanos a aprender de él a decir sí
a toda tarea o sacrificio
que nos pidas en la vida.
Danos esta fe, este amor y lealtad
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión

Señor, Dios nuestro:
Nos has fortalecido de nuevo
por la presencia de Jesús, tu Hijo.
Ensancha los horizontes de nuestra fe
y ayúdanos a aceptar,
no solo con nuestra mente
sino también con nuestros corazones
y con todo nuestro ser
que tú ves más lejos que nosotros,
que tu corazón es más grande que el nuestro,
y que el sacrificio es el precio que hay que pagar
por libertad, alegría y felicidad.
Haznos disponibles para aceptar esto
en confianza y amor,
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición

Con el paralítico del evangelio de hoy cuando fue curado, alabamos y damos gracias a Dios, que nos dice a nosotros también cuando hemos pecado: "Levántate y anda". Que el Señor les mantenga a ustedes caminando por sus caminos y que él les bendiga abundantemente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.


Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres Pérez, cmf

Hay que ser honestos. De primeras no es fácil entender la historia del sacrificio de Isaac. ¿Cómo es posible que Dios le pida a Abraham el sacrificio de su hijo? Alguien podría añadir que era su hijo único. Otro podría decir, para poner peor las cosas, que además era el hijo que Dios mismo le había dado como favor a Abraham y Sara en su vejez. Pero incluso aunque no se dieran esas dos circunstancias, sería terrible el hecho de que Dios pidiese a cualquiera de nosotros el sacrificio de un hijo. ¿Para qué? ¿Por algún secreto deseo de venganza? ¿Porque el Dios de Abraham tuviese una cierta sed de sangre?

Lo cierto es que el camino hasta el monte Moria no culmina en el sacrificio. En el último momento, Isaac es cambiado por un cordero. Tenemos que pensar que aquel era un mundo, el de Abraham, en que los sacrificios humanos eran frecuentes como forma de aplacar la ira de los dioses (¿por qué siempre tenemos que pensar que los dioses están airados con nosotros?). Quizá el escritor sagrado nos quiere decir que Dios no quiere la muerte de nadie y que hay que renunciar a los sacrificios humanos.

O quizá conviene poner la lectura en la perspectiva del Evangelio. Porque el Antiguo Testamento tiene que ser interpretado desde el Nuevo, que constituye la plenitud de la revelación. En el Nuevo Testamento sí encontramos la entrega total, sin límites, hasta dar la vida, de Jesús. Pero no se trata de aplacar la ira de Dios. Dios, el padre, el abbá de Jesús, no está enfadado con nosotros. Sólo quiere mostrarnos en su hijo, en Jesús, un camino para llevar nuestra vida a su plenitud. Nuestra vida, la de sus hijos e hijas. Jesús es el que lo da todo al servicio del Reino. Sin medida. Sin límites. Se sacrifica por la vida de sus hermanos. Y en esa entrega, encuentra el mismo la vida plena de la resurrección. Porque sólo el que pierde su vida por los hermanos la recupera en el regalo de Dios que es la vida en plenitud.

En Jesús, y en miles y miles de sus discípulos a lo largo de estos veinte siglos de historia, cobra sentido la entrega total, el sacrificio de la vida. Todo por el Reino es todos por los hermanos y hermanas. Todo para extender el Reino de la vida. Porque nuestro Dios es Dios de vida y libertad y plenitud. Y vale la pena perder la vida por él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified