GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 20 de Julio de 2015

Lecturas del Lunes de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3 

Lunes, 20 de julio de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Éxodo (14,5-18):

En aquellos días, cuando comunicaron al rey de Egipto que el pueblo había escapado, el Faraón y su corte cambiaron de parecer sobre el pueblo, y se dijeron: «¿Qué hemos hecho? Hemos dejado marchar a nuestros esclavos israelitas.»
Hizo preparar un carro y tomó consigo sus tropas: tomó seiscientos carros escogidos y los demás carros de Egipto con sus correspondientes oficiales. El Señor hizo que el Faraón se empeñase en perseguir a los israelitas, mientras éstos saltan triunfantes. Los egipcios los persiguieron con caballos, carros y jinetes, y les dieron alcance mientras acampaban en Fehirot, frente a Baal Safón. Se acercaba el Faraón, los israelitas alzaron la vista y vieron a los egipcios que avanzaban detrás de ellos y, muertos de miedo, gritaron al Señor.
Y dijeron a Moisés: «¿No había sepulcros en Egipto?, nos has traído a morir en el desierto; ¿qué es lo que nos has hecho sacándonos de Egipto? ¿No te lo decíamos en Egipto: "Déjanos en paz, y serviremos a los egipcios; más nos vale servir a los egipcios que morir en el desierto"?»
Moisés respondió al pueblo: «No tengáis miedo; estad firmes, y veréis la victoria que el Señor os va a conceder hoy: esos egipcios que estáis viendo hoy, no los volveréis a ver jamás. El Señor peleará por vosotros; vosotros esperad en silencio.»
El Señor dijo a Moisés: «¿Por qué sigues clamando a mí? Di a los israelitas que se pongan en marcha. Y tú, alza tu cayado, extiende tu mano sobre el mar y divídelo, para que los israelitas entren en medio del mar a pie enjuto. Que yo voy a endurecer el corazón de los egipcios para que los persigan, y me cubriré de gloria a costa del Faraón y de todo su ejército, de sus carros y de los guerreros. Sabrán los egipcios que yo soy el Señor, cuando me haya cubierto de gloria a costa del Faraón, de sus carros y de sus guerreros.»

Palabra de Dios

Salmo
Ex 15,1-2.3-4.5-6

R/. Cantaré al Señor, sublime es su victoria

Cantaré al Señor, sublime es su victoria,
caballos y carros ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi poder es el Señor,
él fue mi salvación.
Él es mi Dios: yo lo alabaré;
el Dios de mis padres: yo lo ensalzaré. R/.

El Señor es un guerrero,
su nombre es «El Señor».
Los carros del Faraón los lanzó al mar,
ahogó en el mar Rojo a sus mejores capitanes. R/.

Las olas los cubrieron,
bajaron hasta el fondo como piedras.
Tu diestra, Señor, es fuerte y terrible,
tu diestra, Señor, tritura al enemigo. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,38-42):

En aquel tiempo, algunos de los escribas y fariseos dijeron a Jesús: «Maestro, queremos ver un signo tuyo.»
Él les contestó: «Esta generación perversa y adúltera exige un signo; pero no se le dará más signo que el del profeta Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo; pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra. Cuando juzguen a esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que la condenen, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 20 de julio de 2015
FE Y SIGNOS

Introducción

Primera Lectura. Tan pronto como su fe les plantea exigencias, tan pronto como dejan de ver claro, los hebreos se quejan; y preferirían la antigua esclavitud en Egipto antes que la difícil marcha hacia la libertad, a través del duro desierto. No confían todavía en Dios. Quieren señales prodigiosas del poder de Dios. .

Evangelio. En el evangelio de hoy los escribas y fariseos piden señales prodigiosas. Los hebreos no lograron ver la señal de Dios en el hecho de que él, de forma discreta pero eficaz, les había llevado a la libertad y les había constituido como pueblo. Los escribas no logran reconocer a Dios en el mensaje y la persona de Jesús, en su servicio, su lealtad y su amor. Dios no es un Dios de publicidad. Su presencia es discreta. El auténtico signo o señal de Jonás fue que los Ninivitas creyeron en su predicación; los tres días en el vientre del cetáceo, como una referencia a los tres días de Jesús en la tumba, puede ser una adición posterior y tardía.






Colecta
Señor Dios nuestro: En tiempo de angustia y desolación nosotros también exigimos a veces signos y milagros que nos cercioren de tu presencia. Perdona nuestra presunción, y danos una fe suficientemente fuerte como para reconocerte cuando trabajas sin descanso en la naturaleza, en los acontecimientos normales de la vida y en la bondad y en el servicio de la gente. Señor, nos abandonamos confiadamente a ti por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Pidiendo por mentes y corazones abiertos, para que podamos creer en Dios y percibir su presencia y amor bondadosos en las maravillas de la naturaleza y en las buenas obras de la gente, le decimos al Señor:
R/ Escúchanos, Señor.
Pidiendo por una fe más profunda en el evangelio y en la persona de Jesús; cuando vemos cómo hay gente buena y animosa que intenta implantar en nuestro mundo la justicia, la misericordia y el amor del mismo Jesús, le decimos al Señor: R/ Escúchanos, Señor.
Dando gracias a Dios porque nos ha dado al pueblo judío como nuestro antepasado y como gran fuente de fe, le decimos al Señor:
R/ Escúchanos, Señor.

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios nuestro: Traemos ante ti este pan y este vino mientras te pedimos: Danos ojos de fe para creer que en estos sencillos signos tu Hijo puede hacerse presente y darse a sí mismo a nosotros como quien sirve y comparte. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.





Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro: Tú has ganado nuestro amor por medio de tu Hijo Jesucristo quien murió para que nosotros tengamos vida. Por su mediación, danos también firme fe y serena fortaleza para servir a los hermanos con discreto amor. De este modo podremos ser el signo auténtico de tu presencia entre nuestros hermanos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.





Bendición
Hermanos: Dios nos pregunta por qué no percibimos los signos de su presencia y de su obra entre nosotros. ¡Si solamente tuviéramos suficiente fe! Que el Señor abra nuestros ojos para verle. Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.


Comentario del Lunes de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Dios no se deja someter a experimentos
REDACCIÓN evangeli.net (elaborado a partir de textos de Benedicto XVI)
(Città del Vaticano, Vaticano)

Hoy también nos planteamos cómo "llegar" a Dios: ¿disponemos de alguna "señal" de su existencia? Jesucristo no esquiva la pregunta. Pero su respuesta arranca desde la Escritura y se ilumina con una velada referencia a su resurrección. Respuesta que, seguramente, no satisface las expectativas ni de aquéllos ni de algunos modernos interlocutores. ¿Por qué?

Hay un error de base: reducimos a Dios a objeto y le imponemos nuestras condiciones de laboratorio, asumiendo como real sólo lo que es experimentable y palpable. ¡Pero Dios no se deja someter a experimentos! Por ahí no le encontraremos, porque esto supone negar a Dios como Dios, situándonos por encima de Él. Quien discurra de este modo se "auto-endiosará", degradando no sólo a Dios, sino también al mundo y a sí mismo.

—Jesús, gracias porque no has venido imponiéndote con evidencias palpables, sino que nos conquistas discretamente desde el amor manifestado amablemente en la Cruz y desde de la escucha interior de la oración.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified