GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Julio de 2015

Lecturas del Viernes de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 24 de julio de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Éxodo (20,1-17):

En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí. No te harás ídolos, figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos, cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones cuando me aman y guardan mis preceptos. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso. Fíjate en el sábado para santificado. Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios: no harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que viva en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra y el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó: por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarás tus días en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 18,8.9.10.11


R/. Señor, tú tienes palabras de vida eterna

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye al ignorante. R/.

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R/.

La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R/.

Más preciosos que el oro,
más que el oro fino;
más dulces que la miel
de un panal que destila. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,18-23):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 24 de julio de 2015
LOS MANDAMIENTOS, CAMINO A LA LIBERTAD
(Ex 20:1-17; Mt 13:8-23)

Introducción
“Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué... de la casa de la esclavitud”. Estas primeras palabras de los mandamientos subrayan el significado que el Antiguo Testamento dio a los mandamientos de Dios. Son los estatutos de fidelidad para nosotros, socios del Dios de la Alianza. Nadie puede pertenecer al pueblo libre de Dios sin ser fiel a estos principios fundamentales. Los mandamientos son el camino a la libertad. Su base es el amor, que nos hace fieles a Dios y a los hermanos.
Evangelio. El evangelista Mateo interpreta para su comunidad, y aplica a su situación, el significado de la parábola del sembrador.






Colecta
Señor, Dios todopoderoso,
A veces algunos perciben tus mandamientos
como un yugo duro de llevar,
y una limitación a su libertad.
Danos la gracia, Señor,
de percatarnos profundamente
que tus mandatos son una fuerte salvaguarda
contra cualquier forma de esclavitud.
Por tus mandamientos guárdanos libres
para saber respetar
los derechos de la gente a la libertad,
dondequiera que vivan,
y para llegar a ser para siempre tus fieles hijos e hijas
hechos libres por Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro,
que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que los líderes de la Iglesia y todo el Pueblo de Dios tengamos el valor de hablar y actuar cuando las leyes de Dios, leyes de justicia y amor, son pisoteadas, roguemos al Señor.
Para que los que no conocen a Dios sigan fielmente las leyes del mismo Dios inscritas en su conciencia y en su corazón, roguemos al Señor.
Para que el mensaje del evangelio de Jesús y su vida sean nuestra pauta para buscar la voluntad de Dios, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
En virtud de su muerte por sus amigos
tu Hijo Jesús nos mostró claramente
que el amor da profundidad y significado
a todas las leyes.
Ayúdanos a celebrar en esta eucaristía
nuestra relación de vida y amor
contigo y con todos los hermanos.

Danos el Espíritu de tu Hijo,
para que el amor hacia ti
no sea nunca pretexto para abandonar a los hermanos;
y para que, por el contrario, el amor al prójimo
nos lleve a entregarnos más que nunca a ti.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Por medio de Jesucristo, tu Hijo,
nos has liberado de toda alienación.
No permitas que convirtamos tus mandamientos
en instrumentos de opresión.

Haz que sean en nuestras vidas
caminos hacia la verdad y la fidelidad,
hacia la vida, la paz y la justicia,
hacia el servicio desinteresado,
para que entre nosotros la palabra ”ley”
se traduzca y signifique siempre: “amor”,
pues tú eres amor,
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Hemos oído hoy en la Escritura: “Yo soy el Señor su Dios.. que les sacó a ustedes de la casa de la esclavitud”. Dios nos ha hecho libres.
Permanezcamos libres con la bendición de Dios todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.



Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres Pérez, cmf

Hoy toca en el Evangelio la explicación de la parábola del sembrador. Generalmente, con este texto meditamos en cómo hemos acogido la Palabra y cómo a veces la hemos ahogado y no la hemos dejado crecer. Terminamos sintiéndonos culpables y pensando que tenemos que hacer propósitos para acoger mejor la Palabra y ayudarla a crecer en nuestro corazón.

No está mal hacer esa meditación. Pero voy a proponerles que hagan una reflexión previa. Antes de pensar que la simiente que Dios pone en nuestro corazón es la Palabra que escuchamos o leemos, podemos pensar que hay otra Palabra, otra simiente, que Dios ha puesto en nuestro corazón. Mejor, sería bueno que nos diésemos cuenta de que el mismo corazón en que acogemos la Palabra es ya don de Dios para nosotros. Es decir, todo lo que somos es don de Dios. No sólo la simiente, también la tierra es regalo de Dios. Toda nuestra vida, desde que nacemos es regalo de Dios. La Vida es el gran regalo que Dios nos ha dado. Esto conviene tenerlo en cuenta.

Pero hay más. Sería conveniente que dedicásemos un tiempo a reflexionar en los muchos dones que Dios nos ha dado. Hay un movimiento matrimonial en la Iglesia que tiene entre sus lemas un “Dios no hace basura”, que nos recuerda constantemente que somos creación y fruto del amor de Dios. Y que él ha puesto en nuestro corazón, en nuestra mente, en nuestro cuerpo muchos dones. Somos responsables de hacer crecer esos dones y de ponerlos al servicio del Reino, de la fraternidad, de la justicia, de los que más sufren, de los pobres.

Hay quien se le dan bien los ordenadores. Otros saben escribir. Otros se explican muy bien. Otros saben escuchar a las personas y tienen un don para transmitirles el amor de Dios. Hay quien sabe pintar o arreglar las cosas de electricidad. Hay quien sabe contar un chiste en el momento oportuno y es capaz de alegrar así la vida de los demás e, incluso, de salvar momentos difíciles en la vida de un grupo o de una familia. Todos esos son dones de Dios. Y todos debemos ponerlos al servicio de los hermanos y hermanas, al servicio del Reino. No podemos dejar que esas semillas que Dios ha puesto en nuestros corazones se pierdan.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified