GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 14 de Agosto de 2015

Lecturas del Viernes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario


MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3   http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/19_6_TO.mp3

Viernes, 14 de agosto de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de Josué (24,1-13):

En aquellos días, Josué reunió a las tribus de Israel en Siquén. Convocó a los ancianos de Israel, a los cabezas de familia, jueces y alguaciles, y se presentaron ante el Señor.
Josué habló al pueblo: «Así dice el Señor, Dios de Israel: "Al otro lado del río Éufrates vivieron antaño vuestros padres, Teraj, padre de Abrahán y de Najor, sirviendo a otros dioses. Tomé a Abrahán, vuestro padre, del otro lado del río, lo conduje por todo el país de Canaán y multipliqué su descendencia dándole a Isaac. A Isaac le di Jacob y Esaú. A Esaú le di en propiedad la montaña de Seír, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto. Envié a Moisés y Aarón para castigar a Egipto con los portentos que hice, y después os saqué de allí. Saqué de Egipto a vuestros padres; y llegasteis al mar. Los egipcios persiguieron a vuestros padres con caballería y carros hasta el mar Rojo. Pero gritaron al Señor, y él puso una nube oscura entre vosotros y los egipcios; después desplomó sobre ellos el mar, anegándolos.

Vuestros ojos vieron lo que hice en Egipto. Después vivisteis en el desierto muchos años. Os llevé al país de los amorreos, que vivían en Transjordania; os atacaron, y os los entregué. Tomasteis posesión de sus tierras, y yo los exterminé ante vosotros. Entonces Balac, hijo de Sipor, rey de Moab, atacó a Israel; mandó llamar a Balaán, hijo de Beor, para que os maldijera; pero yo no quise oír a Balaán, que no tuvo más remedio que bendeciros, y os libré de sus manos. Pasasteis el Jordán y llegasteis a Jericó. Los jefes de Jericó os atacaron: los amorreos, fereceos, cananeos, hititas, guirgaseos, heveos y jebuseos; pero yo os los entregué; sembré el pánico ante vosotros, y expulsasteis a los dos reyes amorreos, no con tu espada ni con tu arco. Y os di una tierra por la que no habíais sudado, ciudades que no habíais construido, y en las que ahora vivís, viñedos y olivares que no habíais plantado, y de los que ahora coméis."»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 135,1-3.16-18.21-22.24

R./ Porque es eterna su misericordia

Dad gracias al Señor porque es bueno. R/.
Dad gracias al Dios de los dioses. R/.
Dad gracias al Señor de los señores. R/.
Guió por el desierto a su pueblo. R/.
Él hirió a reyes famosos. R/.
Dio muerte a reyes poderosos. R/.
Les dio su tierra en heredad. R/.
En heredad a Israel, su siervo. R/.
Y nos libró de nuestros opresores. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (19,3-12):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?»
Él les respondió: «¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: "Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne"? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»

Ellos insistieron: «¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?»
Él les contestó: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora os digo yo que, si uno se divorcia de su mujer –no hablo de impureza– y se casa con otra, comete adulterio.»
Los discípulos le replicaron: «Si ésa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.»

Pero él les dijo: «No todos pueden con eso, sólo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el reino de los cielos. El que pueda con esto, que lo haga.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 14 de agosto de 2015
MATRIMONIO: AMOR FIEL
(Año I. Jos 24:1-13; Año II. Ez 16:1-15, 60,63 ó 16:59-63; Mt 19:3-12)
Introducción

Año I. El discurso de Josué al pueblo inculca dos puntos: Primero, Dios es el Dios de la historia de su pueblo, y el pueblo es lo que es y está donde está por la gracia de Dios que se apiadó de él y le amó; segundo, la Tierra Prometida donde viven ahora es regalo de Dios y pertenece a Dios.
No se puede decir lo mismo de nosotros, pueblo de Dios hoy. ¿No son también la tierra en que vivimos y el terruño que “poseemos” una cesión de Dios? ¿No es incluso la Iglesia algo que no poseemos, sino solo como provisional para un pueblo en marcha, en esperanza hacia su tierra prometida?

Año II. Con palabras patéticas, y a veces casi crueles, que brotan de un corazón que ama profundamente y se siente herido por la infidelidad, el profeta Ezequiel al pueblo la Alianza de amor de Dios. Dios ha unido su destino al nuestro y no puede ni olvidarnos ni abandonarnos, aun cuando nosotros le abandonemos a él.

Evangelio. Dios revela algunas cualidades de su mismo amor en el amor entre esposo y esposa. Es un amor que revela intimidades, en el que una persona se abre a la otra lo más íntimamente posible. Es un amor que acepta a la otra persona tal como ella es y está dispuesto a compartir todo de manera conjunta. Es un amor que sacrifica todos sus intereses personales por su cónyuge. Es un amor fiel. Es también un amor creativo, que despierta lo mejor que hay en la otra persona. -- ¿No es esto acaso una imagen del amor de Dios y, a la inversa, no es el amor Trinitario de Dios y su amor hacia nosotros el modelo de todo amor humano?

Oración Colecta
Oh Dios, tu nombre es amor:
Todos los que te aman te conocen,
todos lo que no logran amar
nunca pueden haberte conocido.
Tú nos libres de separar lo que tú has unido:
esposos y esposas, padres y sus hijos
tu Hijo Jesús y su Iglesia,
los amigos en sus penas y alegrías.
Que todos vivan en un amor creativo y eterno.,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por los hogares construidos sobre un amor generosos y desinteresado, para que por su medio nosotros entendamos mejor las profundidades del amor de Dios, roguemos al Señor, roguemos al Señor.
Por las familias rotas ya, y por cónyuges que se han fallado mutuamente, para que la gente les muestre comprensión y Dios les muestre su misericordia, roguemos al Señor.
Por todos los que han renunciado al matrimonio a causa del reino de Dios, para que nunca se dejen llevar por la crisis de la soledad, sino que tengan corazones grandes y bondadosos, abiertos a todas las personas y a todas las necesidades, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
alrededor de esta mesa
abastecida con un poco de pan y vino
celebramos nuestro común amor en comunidad
y recordamos el amor de Jesús.

Que tu Hijo nos acompañe
dondequiera que compartamos el mismo alimento
y caminemos juntos en fidelidad y confianza,
Haznos guardianes de la felicidad
de los unos y los otros,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios de la Alianza, siempre fiel:
Tú nos has dejado el amor a nuestro cuidado
no como un producto acabado
sino como una tarea para toda la vida.

Que el amor de Jesús
marque nuestro amor
con inquebrantable fidelidad y generosidad
para que pueda capear todas las tempestades
y siga creciendo en profundidad
hasta que lo corones con tu eterna alegría,
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Lo que Dios ha unido, que nadie lo separe. Esposo y esposa son uno, y han prometido ser uno en la enfermedad y en la salud, en buenos y en malos días. Que el Señor los guarde siempre unidos.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, sobre todo las personas casadas, y permanezca para siempre.

El material que aquí te ofrecemos está tomado de la obra del P. Camilo Marivoet, cicm y publicada en Filipinas por Claretian Publications (en inglés) con el título de LITURGY ALIVE. La traducción y adaptación es del P. Carmelo Astiz, misionero claretiano.

Comentario al Evangelio del 

Queridos amigos:

La lectura continua del evangelio nos presenta hoy la enseñanza de Jesús en favor de la familia y, más en concreto, cómo ayudar a una feliz convivencia en el matrimonio. Las discusiones en torno al divorcio son más viejas que el evangelio. Ante la pregunta: «¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?», Jesús va más allá de la discusión de los fariseos, e incluso rebasa la ley de Moisés, situando el problema de la pareja al nivel del designio de Dios cuando creó la pareja humana y los unió. Según este designio, se trata de una unión muy profunda y es para siempre.

Jesús vivía en una sociedad dominada por los hombres, una mujer repudiada debía regresar a la casa de su padre llevando consigo el deshonor que afectaría a toda su familia de origen. La amenaza de divorcio era un arma implacable para asegurar la sumisión de la mujer a su marido. En este contexto, las palabras de Jesús son tremendamente liberadoras para la mujer. La prohibición del divorcio es, eminentemente, una defensa de la mujer y una recuperación del designio de Dios establecido desde el principio de la creación del género humano.

Los discípulos se sorprenden ante la exigencia de compromiso indisoluble en el matrimonio. Jesús no retira lo dicho, sino que da un paso más, proponiendo otra situación que tendrá cabida en la comunidad cristiana: el celibato voluntario. El celibato cristiano es comprensible únicamente desde el misterio del reino de Dios y el ejemplo del mismo Jesús. Por eso añade: “El que pueda con esto, que lo haga”.

En la liturgia recordamos hoy a San Maximiliano Kolbe, Mártir. Murió en 1941 en la Segunda Guerra Mundial. Había sido llevado por los nazis al terrorífico campo de concentración de Auschwitz. El padre Kolbe se ofreció para reemplazar al compañero que había sido señalado para morir de hambre.
El oficial le pregunta: “¿Y por qué quieres reemplazarle?”

- “Es que él tiene esposa e hijos que lo necesitan. En cambio yo soy soltero y solo, y nadie me necesita”.

El oficial duda un momento y enseguida responde: “Aceptado”.

Y el prisionero Kolbe es llevado con sus otros 9 compañeros a morir de hambre en un subterráneo. Aquellos tenebrosos días son de angustias y agonías continuas.

El santo sacerdote anima a los demás y reza con ellos. Poco a poco van muriendo. Y al final después de bastantes días, solamente queda él con vida. Por fin, el 14 de agosto le ponen una inyección de cianuro y lo matan.

Quiera Dios que también nosotros seamos capaces de sacrificarnos como Cristo y Maximiliano por el bien de los demás.

Vuestro hermano en la fe.
Carlos Latorre
Misionero Claretiano
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified