GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 30 de Agosto de 2015

Lecturas del Domingo 22º del Tiempo Ordinario - Ciclo B


MISA DEL DIA http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO MP3

Domingo, 30 de agosto de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Deuteronomio (4,1-2.6-8):

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada; así cumpliréis los preceptos del Señor, vuestro Dios, que yo os mando hoy. Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: "Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente." Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy?»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 14,2-3a.3bc-4ab.5

R/. Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua. R/.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor. R/.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol Santiago (1,17-18.21b-22.27):

Todo beneficio y todo don perfecto viene de arriba, del Padre de los astros, en el cual no hay fases ni períodos de sombra. Por propia iniciativa, con la palabra de la verdad, nos engendró, para que seamos como la primicia de sus criaturas. Aceptad dócilmente la palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros. Llevadla a la práctica y no os limitéis a escucharla, engañándoos a vosotros mismos. La religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es ésta: visitar huérfanos y viudas en sus tribulaciones y no mancharse las manos con este mundo.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Marcos (7,1-8.14-15.21-23), del domingo, 30 de agosto de 2015
0
Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,1-8.14-15.21-23):

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.)
Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»
Él les contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos." Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.»
Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 22º del Tiempo Ordinario - Ciclo B


Domingo, 30 de agosto de 2015
1.El Espíritu de la Ley
2.Con Todo tu Corazón

Saludo (Ver el Evangelio)
Nuestro Señor Jesús nos ha reunido juntos y nos dice hoy: “Escúchenme, todos ustedes,y procuren entender.”
Que ojalá sepamos escuchar y entender hoy su palabra y ponerla en práctica en nuestra vida; y que el Señor esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)

1.El Espíritu de la Ley
¿Cómo experimentan ustedes las leyes, especialmente los mandamientos de Dios? Muchos los consideran como algo que viene de fuera de sí mismos, como cargas impuestas sobre ellos. Naturalmente, si los mandamientos están fuera de ti, no los puedes amar; sientes como un rechazo hacia ellos, o los observas absolutamente en el mínimo requerido. Si entendemos que su inspiración es el amor de Dios y el amor y respeto para con los hermanos, entonces pueden convertirse en parte de nosotros mismos y vivir en nuestros corazones. Pidámosle al Señor que con generosidad y amor vayamos mucho más allá de la letra de la ley.

2.Con Todo tu Corazón
Estamos reunidos aquí, hermanos, para escuchar la palabra de Dios y para sentarnos y comer a su mesa. Escuchar quiere decir no simplemente oír lo que el Señor tiene que decirnos, sino permitir que su palabra guíe nuestra vida. Pero incluso nuestra obediencia a la palabra de Dios no debería de ser una conformidad mecánica. Dios es un Dios que nos quiere; que quiere estar cerca de nosotros, su pueblo. Si respondemos a su amor, nuestra respuesta a él, a su palabra y a sus mandamientos no puede ser otra cosa que una respuesta del corazón, una respuesta dada a él por gente libre y responsable.

Acto Penitencial

Pidamos al Señor que nos perdone
por no haber vivido siempre
según el espíritu de los mandamientos.
(Pausa)
Señor Jesús, tú dijiste: Este es mi mandamiento, ámense unos a otros como yo les he amado.
Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, tú nos enseñaste:Hagan los unos por los otros lo que yo he hecho por ustedes.
Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, tú nos dijiste: Lo que hicieron con uno de esos más pequeños, que son míos,conmigo lo hicieron.
Señor, ten piedad de nosotros.

Perdona nuestros pecados, Señor,y ayúdanos a servirte a ti y a los otros con amor libre y generoso. Y llévanos a la vida eterna. Amén.

Oración Colecta

Roguemos para que toda nuestra vida
dé gracias y alabanzas al Señor.
(Pausa)
Padre, Dios de la Alianza siempre nueva:
Tú nos has vinculado a ti mismo
con fuertes lazos de amor eterno;
las palabras que nos hablas
son espíritu y vida.
Abre nuestros corazones a tus palabras,
para que nos toquen
en lo más profundo de nosotros mismos.
Que nos muevan a servirte
no de un modo ciego y servil,
sino como hijos e hijas que te quieren
y a quienes has liberado de toda esclavitud
por medio de Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Primera Lectura (Dt 4:1-2, 6-8): La Ley Trae Vida y Sabiduría
Guardar la ley de Dios trae sabiduría y vida a su pueblo. Es la respuesta de lealtad del mismo pueblo al Dios cercano y liberador.

Segunda Lectura (Stgo 1:17-18, 21-22, 27): Vive Según la Palabra de Dios
La palabra de Dios nos ha traído vida. Deberíamos llevarla a la práctica, amando al prójimo, como centro y corazón de la misma práctica; entonces daremos auténtica adoración a Dios.

Evangelio (Mc 7:1-8, 14-15, 21-23): Sirvan a Dios con el Corazón
La religión verdadera consiste en una relación personal con Dios (y con la gente); no consiste en la observancia de la ley. Las tradiciones humanas con frecuencia chocan en el camino con la ley de amor de Dios.

Oración de los Fieles

Roguemos a Dios, dador de todo buen don, para que sepamos obedecer siempre sus leyes con la actitud libre de Cristo, y digamos:
R/ Padre, hágase tu voluntad.

Por la Iglesia, para que no sustituya el evangelio por los ritos y leyes de invención humana, sino que lleve al pueblo a la libertad, la amabilidad y la luz de Cristo, roguemos al Señor.

Por los líderes de los pueblos, dondequiera se encuentren, para que el Espíritu de Dios les inspire a elaborar leyes sabias que proporcionen a sus gentes libertad, bienestar y justicia, roguemos al Señor.

Por los que no conocen a Cristo, para que puedan descubrir la ley de Dios inscrita en sus corazones, y encuentren salvación por la integridad de sus vidas y por el amor a sus prójimos, roguemos al Señor.

Por los disgustados y molestos a causa de los cambios en la Iglesia, para que aprendan a apreciar los esfuerzos del pueblo de Dios para entender y vivir nuestra fe de un modo contemporáneo, y al mismo tiempo permaneciendo fiel al evangelio, roguemos al Señor.

Por todos nosotros, que estamos ahora participando de la mesa del Señor, para que aprendamos de Jesús que el amor es el corazón de la ley, y que el amor verdadero sabe cómo servir, roguemos al Señor.

Señor Dios nuestro, te pedimos que nosotros no solamente oigamos tu palabra sino que vivamos según ella, día a día, por la fuerza de Jesucristo, Señor y Salvador nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios nuestro:
Traemos ante ti, Señor, nuestra disponibilidad
para responder a tu amor.
Fortalécenos con el cuerpo y la sangre
de tu Hijo Jesucristo,
para que con él nos entreguemos a ti
con toda nuestra mente y corazón,
y para que seamos capaces
de comunicar tu amor, paz y justicia
a todos los que nos rodean.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística

Con Jesús damos gracias ahora al Padre porque nos ha dado el ejemplo del mismo Jesús para hacernos comprender que el amor es la base y el espíritu de todos los mandamientos.

Invitación al Padre Nuestro

Hermanos: Nuestros labios van a pronunciar la oración que Jesús nos enseñó. Que su Espíritu hable desde nuestros corazones para que sintamos de verdad las palabras que decimos.
R/ Padre nuestro…




Líbranos, Señor

Líbranos, Señor, de todos los males
y danos la paz en nuestros días.
Líbranos de formalismos y palabrerías
al obedecer tus mandamientos.
Ayúdanos a servirte a ti y a los hermanos
con libertad y responsabilidad
y que el amor inspire todo lo que hagamos,
mientras esperamos gozosamente
la segunda venida de nuestro Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión

Este es Jesús, el Cordero de Dios, que dijo:
“Mi alimento es cumplir la voluntad
de quien me envió; de mi Padre,
y completar su obra y su plan.
Padre, que se haga tu voluntad y no la mía.”
Dichosos nosotros, por ser invitados ahora
A este banquete del Señor,
y por recibir de él la fuerza
para cumplir fielmente la voluntad de Dios.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión

Señor Dios nuestro:
Tu hijo ha querido compartirse con nosotros
en esta celebración eucarística.
Te pedimos, nos des su Espíritu de fortaleza
para que nosotros también
sepamos participar de su actitud
de apertura total a tu voluntad
y a las necesidades de los hermanos.
Y así cumplamos más que la ley
y te sirvamos como hijos e hijas tuyos,
en quienes tú reconoces a Jesucristo mismo,
Hijo tuyo y Señor nuestro
por los siglos de los siglos.

Bendición

Con espíritu de gratitud
por todo lo que Dios nos ha dado,
dirijamos nuestros corazones
a buscar en los mandamientos
no nuestra voluntad sino la voluntad de Dios.
La palabra de Jesús en el evangelio de hoy
y la misma actitud de Jesús
nos dicen qué quiere decir “voluntad de Dios.”
Que el Dios todopoderoso les dé fuerza
para cumplir su voluntad liberadora
y les bendiga abundantemente,
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Podemos ir en la paz del Señor y, en todo lo que hacemos, buscar su voluntad.
R/ Demos gracias a Dios.

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Volvemos hoy al Evangelio de Marcos y nos encontramos con un texto aparentemente superado, pero que nos da ciertos criterios para discernir sobre nuestro ser de cristianos. Todo comienza con el simple gesto de lavarse las manos antes de comer, la cuestión no está aquí, sino en la pregunta que los fariseos hacen a Jesús: “¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?”. Esta tradición no la explica Marcos en el mismo relato, tenían unas normas minuciosas elaboradas por los grandes escribas, consideradas tan importantes como los Diez Mandamientos o la Ley atribuida a Moisés.

Parece ser que en todas las religiones se produce este fenómeno, en un primer momento el acento se pone en lo interno y no en la organización. Pero después los organizadores, insisten en la importancia del culto y las normas que ellos mismos elaboran. Finalmente se cae en una religión puramente cultual y en el cumplimiento de ciertas normas llamadas “morales”, que poco tienen que ver con la esencia de lo que comenzó como una experiencia personal.

La pregunta es: ¿si no sucede hoy lo mismo? El Evangelio norma de la conducta cristiana, ha sido sustituido en ocasiones por normas de los hombres que atentan muchas veces contra el mismo Evangelio. El mismo hecho de imponer normas de arriba hacia abajo, parece ser antievangélico, podríamos poner muchos ejemplos: la moral y el perdón, el bautismo que es un proceso de conversión y lo ofrecemos a todos, la Eucaristía que no es una obligación, la autoridad que es servicio y no distinción, las leyes eclesiásticas… Los casos pueden multiplicarse y hablar de los divorciados, las madres solteras, los homosexuales… y también discutirse, pero podemos seguir preguntándonos: ¿si nuestras normas tienen que ver con el Evangelio? No faltaran buenas explicaciones.

Por eso la respuesta de Jesús es contundente: “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a las tradiciones de los hombres”. Aquí radica la distinción entre la falsa y la verdadera fe, en poner el corazón, en no querer mirar más a las manos sucias que al corazón limpio.

El culto que Dios quiere es, en palabras de Santiago: “visitar huérfanos y viudas en sus tribulaciones”, escuchar la voz de los pobres, los pequeños y necesitados. Antes fueron la Ley y los profetas, ahora es el Reino de Dios. Ellos son la norma principal como se no dice en la primera lectura: “Escucha, Israel, los mandatos y decretos que yo os mando cumplir”. Jesús para finalizar nos recuerda, que las cosas exteriores no nos hacen ni buenos ni malos, lo bueno y lo malo nace del interior de uno mismo. Lo que sale de nosotros, lo que es fruto de un acto libre y responsable, eso sí es importante. ¿Qué es lo que nos sale de dentro?, escucha, el Reino está dentro de nosotros y el Reino no es norma, es un acto de amor.

Cuando reina una religiosidad infantil atenta a lo mandado o prohibido, a lo que es pecado o virtud, entonces la religión deja de ser fuente de alegría y liberación. Y cuando la fe no produce alegría interior, paz interior, liberación, tengamos la plena seguridad de que no es de Dios, ni viene de Dios, ni llega a Dios. Es la experiencia que tuvo la samaritana, la adultera, Zaqueo, el buen ladrón, los mismos apóstoles…

Lo más importante lo llevamos cada uno en nuestro corazón, por eso hay que tener cuidado con lo que metemos en él. Las leyes y las normas han de estar puestas siempre al servicio del desarrollo de las personas.

PD: Estos días se celebra el Capítulo General de los Claretianos en Roma, podemos rezar por ellos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified