GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 22 de Septiembre de 2015

Lecturas del Martes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/25_3_TO.mp3

Martes, 22 de septiembre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de Esdras (6,7-8.12b.14-20):



En aquellos días, el rey Darío escribió a los gobernantes de Transeufratina: «Permitid al gobernador y al senado de Judá que trabajen reconstruyendo el templo de Dios en su antiguo sitio. En cuanto al senado de Judá y a la construcción del templo de Dios, os ordeno que se paguen a esos hombres todos los gastos puntualmente y sin interrupción, utilizando los fondos reales de los impuestos de Transeufratina. La orden es mía, y quiero que se cumpla a la letra. Darío.»
De este modo, el senado de Judá adelantó mucho la construcción, cumpliendo las instrucciones de los profetas Ageo y Zacarías, hijo de Idó, hasta que por fin la terminaron, conforme a lo mandado por el Dios de Israel y por Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia. El templo se terminó el día tres del mes de Adar, el año sexto del reinado de Darío. Los israelitas, sacerdotes, levitas y resto de los deportados, celebraron con júbilo la dedicación del templo, ofreciendo con este motivo cien toros, doscientos carneros, cuatrocientos corderos y doce machos cabríos, uno por tribu, como sacrificio expiatorio por todo Israel. El culto del templo de Jerusalén se lo encomendaron a los sacerdotes, por grupos, y a los levitas, por clases, como manda la ley de Moisés. Los deportados celebraron la Pascua el día catorce del mes primero; como los levitas se habían purificado, junto con los sacerdotes, estaban puros e inmolaron la víctima pascual para todos los deportados, para los sacerdotes, sus hermanos, y para ellos mismos.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 121,1-2.3-4a.4b-5


R/. Vamos alegres a la casa del Señor

¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.

Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
Allá suben las tribus,
las tribus del Señor. R/.

Según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,19-21):


En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él.
Entonces lo avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.»
Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 22 de septiembre de 2015
¡QUÉ DIFÍCIL SER UNA COMUNIDAD! (Año I. Esd 6,7-8. 12b. 14-20; Lc 8, 19-21)

Introducción
Primera Lectura: Después del entusiasta retorno de los judíos desde el exilio, pronto se dividieron en facciones: Casi todos buscaban primero sus intereses. Porque no eran una comunidad real, no pudieron llevar a cabo la reconstrucción de su modesto templo, pues para hacer eso tenía que haber una comunidad de fe y amor. Finalmente, gracias a las exhortaciones de los profetas, pudieron lograr un cierto grado de unidad para acabar el templo y celebrar la fiesta de la Pascua.--- Donde formemos una comunidad, Dios está presente, incluso sin templo o iglesia material.
Evangelio. Después de sus parábolas sobre el sembrador de la palabra y sobre la lámpara, Lucas, utilizando el incidente de María y los parientes de Jesús que le buscaban en la muchedumbre, lo resume todo diciendo que la nueva familia del mismo Jesús se compone de los que oyen la palabra de Dios y viven de acuerdo a ella. Aceptar el evangelio transciende los lazos de familia. Ésto no es un reproche directo a María, pues sabemos que ella recibió y respondió a la palabra de Dios mejor que nadie, y la meditaba y rumiaba en su corazón. -- Como María, ¿ponemos nosotros la palabra de Dios en práctica?

Oración Colecta
Oh Dios de la Alianza:
Tú estás presente donde haya gente que cree en ti
y que se reúna en tu nombre.
Reúnenos a todos juntos
desde nuestra dispersión egoísta
y desde nuestra excesiva preocupación
por nuestros insignificantes intereses,
para que seamos tu pueblo
y templo vivo de tu presencia
en medio de toda la gente.
Te pedimos todo esto
por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones

Por la comunidad de la Iglesia, para que nuestros líderes nos sirvan de inspiración por su fe, y para que llevemos nuestra alegría y paz a un mundo en urgente y extrema necesidad de esperanza y amor, roguemos al Señor.
Por las comunidades de nuestras familias, para que los padres sean inspiración para sus propios hijos con una fe viva y contagiosa, para que los jóvenes busquen con ilusión la verdad, la justicia y la esperanza cristiana, roguemos al Señor.
Por la comunidad de nuestra parroquia, para que aprendamos a cooperar con todos, y para que nos preocupemos por los pobres y por los enfermos cerca de nosotros, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Con pan y vino celebramos tu alianza eterna con tu pueblo.
Que esta celebración siempre festiva
no sea solamente un mero recuerdo del pasado,
sino una participación activa hoy de la muerte al pecado
y de la resurrección a una nueva vida
de tu Hijo Jesucristo.
Que esta celebración exprese también nuestra firme esperanza
en el futuro de una nueva Iglesia y de un nuevo mundo,
en el que nosotros seamos plenamente tu pueblo
y tú seas nuestro Dios,
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Que por medio del pan de fortaleza
y el vino de alegría y esperanza de Jesús, tu Hijo,
nos convirtamos en piedras vivas
con las cuales tú edificas entre el pueblo
la comunidad en la que tú vives.
Y que nuestro firme fundamento sea
la base y piedra angular que tú nos has dado,
Jesucristo mismo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: ¡Cuánto más podríamos hacer, si nuestras comunidades estuviesen unidas! La realidad de “un solo corazón y de una sola alma” es una tremenda fuerza.
Que Dios les conceda esta gracia y les bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.Introducción



Comentario al Evangelio del 

Rosa Ruiz, rmi
En la primera lectura recordamos hoy cuánto significaba para el pueblo de Israel la construcción del Templo. En un momento de destierro y persecución, de debilidad social, de falta de signos de identidad que nos “hagan respetables”… todos los colectivos buscan algo o alguien que cumpla esa función. En este caso, el rey Darío facilitó totalmente la construcción del Templo, “cumpliendo las instrucciones de los profetas Ageo y Zacarías” pero es evidente que, hasta lo más sagrado o lo más indiferente pueden convertirse en piedra de tropiezo cuando nos aferramos a ello, cuando no distinguimos el fin del medio, cuando no reconocemos que somos historia, nunca acabados y por tanto, Dios habla en la historia, en el camino, en el proceso. Dios no cambia, no se muda… pero nosotros sí y Él nos habla a nosotros.

¡Claro que es más fácil convencerse de que la fidelidad a Dios y a nuestra propia vida consiste en respetar o seguir normas fijas e inmutables! Pero no parece que funcione así. “¡Vamos alegres a la casa del Señor!”, canta el salmo. Y, hoy, ¿dónde está la casa del Señor?

En el Evangelio, se ve claro: el gentío, la madre y los hermanos de Jesús van a ver Jesús. Él es el Señor. Él es “la casa sagrada” a la que peregrinar toda nuestra vida. Él es el Templo, su Cuerpo. Y, ¿dónde está?, ¿dónde podemos verle?, ¿cómo no quedarnos “fuera” de Él?

La respuesta de Jesús es tan simple que asusta: ¿queréis estar cerca?, ¿queréis encontrarme? Escuchad la Palabra de Dios y ponerla por obra. Nada más. O dicho de otro modo: escuchad la Palabra con tanto amor, que se convierta en vida. Y relativizar todo lo demás.

Vuestra hermana en la fe, Rosa Ruiz, misionera claretiana

Fuente: http://www.ciudadredonda.org/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified