GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 25 de Septiembre de 2015

Lecturas del Viernes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario


MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_230.mp3

Viernes, 25 de septiembre de 2015
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ageo (2,1-9):

El año segundo del reinado de Darío, el día veintiuno del séptimo mes, vino la palabra del Señor por medio del profeta Ageo: «Di a Zorobabel, hijo de Salatiel, gobernador de Judea, y a Josué, hijo de Josadak, sumo sacerdote, y al resto del pueblo: "¿Quién entre vosotros vive todavía, de los que vieron este templo en su esplendor primitivo? ¿Y qué veis vosotros ahora? ¿No es como si no existiese ante vuestros ojos? ¡Ánimo!, Zorobabel –oráculo del Señor–, ¡Ánimo!, Josué, hijo de Josadak, sumo sacerdote; ¡Ánimo!, pueblo entero –oráculo del Señor–, a la obra, que yo estoy con vosotros –oráculo del Señor de los ejércitos–. La palabra pactada con vosotros cuando salíais de Egipto, y mi espíritu habitan con vosotros: no temáis. Así dice el Señor de los ejércitos: Todavía un poco más, y agitaré cielo y tierra, mar y continentes. Pondré en movimiento los pueblos; vendrán las riquezas de todo el mundo, y llenaré de gloria este templo –dice el Señor de los ejércitos–. Mía es la plata y mío es el oro –dice el Señor de los ejércitos–. La gloria de este segundo templo será mayor que la del primero –dice el Señor de los ejércitos–; y en este sitio daré la paz –oráculo del Señor de los ejércitos.–"»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 42,1.2.3.4

R/. Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío»

Hazme justicia, oh Dios,
defiende mi causa contra gente sin piedad,
sálvame del hombre traidor y malvado. R/.

Tú eres mi Dios y protector,
¿por qué me rechazas?,
¿por qué voy andando sombrío,
hostigado por mi enemigo? R/.

Envía tu luz y tu verdad:
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada. R/.

Que yo me acerque al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
que te dé gracias al son de la citara,
Dios, Dios mío. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,18-22):

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie.
Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 25 de septiembre de 2015
¿QUIÉN SOY YO PARA USTEDES? (Año I. Ag 1,15b-2,9; Lc 9,18-22)

Introducción
Primera Lectura.- El profeta Ageo exhorta a los judíos, después de su retorno del exilio, a dar todo, incluso su plata y oro, para la reconstrucción del Templo. Así el Dios Viviente se hará presente en medio de ellos y les dará paz.
Evangelio. Jesús nos pregunta a cada uno de nosotros hoy no lo que otros dicen sobre él, sino quién es él y qué significa él para nosotros. La respuesta que espera de nosotros no consiste en largas declaraciones, sino la respuesta viva de nuestras vidas y de nuestra conducta.

Oración Colecta
Oh Dios, Padre nuestro:
Tu Hijo Jesús nos pregunta a cada uno de nosotros hoy:
“¿Quién soy yo para ti?”.
Perdona nuestras palabras balbucientes,
pero, de todos modos,
esto podemos decir con amor lleno de gratitud:
Te damos gracias porque nos has mostrado en Jesús
cuán bueno eres tú y cuánto nos amas.
Te damos gracias porque él apareció
en toda la flaqueza y fragilidad
de nuestra condición humana,
y porque, por su muerte y resurrección,
nos has otorgado perdón y vida.
Que él sea el que dé sentido a nuestras vidas
porque él es Jesús, nuestro Señor y Salvador
que vive y reina por los siglos de los siglos.

Intenciones

Para que el Señor Jesús sea y permanezca para nosotros la base y piedra angular sobre la que se edifiquen nuestras vidas, roguemos al Señor.
Para que sigamos aprendiendo de Jesús a entregarnos generosamente al servicio de Dios y de su pueblo, sin condición ni reserva alguna, roguemos al Señor.
Para que los que encuentran poco sentido en sus vidas descubran en Jesús qué rica y llena de sentido puede ser su vida creyendo en él y siguiéndole a él, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Con un poco de pan y de vino
celebramos la memoria de Jesús tu Hijo:
cómo murió para darnos vida
y cómo resucitó de entre los muertos
para darnos esperanza.
Que nos diga de nuevo aquí en medio de nosotros:
“Éste es mi cuerpo entregado por ustedes;
ésta es mi sangre derramada por ustedes.”
Que él nos dé valor para hacernos alimento y bebida
los unos para los otros,
nutriéndonos, alzándonos, compartiendo mutuamente.
Y que así proclamemos con nuestras vidas
que realmente creemos en Jesús
y que él está vivo en nosotros, tu pueblo,
como nuestro Señor y Salvador
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
Nunca hemos tenido el privilegio
de ver a tu Hijo en cuerpo humano
ni de oír el tono exacto de su voz.
Pero él nos ha proclamado su palabra aquí
y nos ha dado su cuerpo como comida.
¿Qué más podríamos pedir?
Que seamos nosotros, con nuestra vida,
su palabra de perdón, libertad y alegría;
que seamos su rostro que refleje
la tristeza y las esperanzas de todos,
que seamos sus manos
tendidas hacia el otro en señal de amistad.
Y que así crezcamos en el conocimiento y esperanza
de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús nos ha preguntado hoy. ¿Quién soy yo para ustedes? ¿Qué significo para ustedes? La respuesta que deberíamos darle no es exclusivamente reservada para personas consagradas.
Todos nosotros le decimos: Señor, tú eres todo para nosotros. Solo tú eres quien da sentido pleno a nuestras vidas.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santos descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Rosa Ruiz, rmi
“¡Ánimo!... La palabra pactada con vosotros cuando salíais de Egipto, y mi espíritu habitan con vosotros: no temáis”.

No estamos solos. Merece la pena. Sigue adelante. Nada conmueve más nuestro corazón y destierra nuestros miedos que sabernos y sentirnos acompañados. No estamos solos. Sea lo que sea lo que estamos viviendo, ¡ánimo!, dice Dios por boca del profeta Ageo.

Nos equivocamos al pensar que lo normal o el ideal de la vida es vivir sin problemas, sin contratiempos, sin dolor. Tampoco ese es el objetivo ni Dios espera que suframos, pero nuestra fe no desecha el sufrimiento.

¿Quién decimos nosotros que es Jesús?, ¿cómo lo decimos con nuestra vida y nuestros hechos? Si perdemos la esperanza como cualquier otra persona, ¿cuál es nuestra fe?

“El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día”.

Este es el Jesús que nos pregunta: y tú, ¿quién dices que soy yo?... ¿un amuleto de buena suerte? ¿un salvoconducto para el cielo? ¿un analgésico ante el dolor? No… ser humano es saber padecer, sentir… también cuando nos sentimos solos o con miedo. No porque el dolor sea bueno en sí, sino porque forma parte de la vida y nunca es el final. La vida es el final. El bien es el final. La resurrección es el final.

Ojalá nunca lo olvidemos y podamos decir con nuestras obras quién es Jesús para nosotros.

Vuestra hermana en la fe, Rosa Ruiz, misionera claretiana


Fuente: http://www.ciudadredonda.org/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified