GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 29 de Septiembre de 2015

Lecturas del 


MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_236.mp3

Martes, 29 de septiembre de 2015
Primera lectura
Lectura de la profecía de Zacarías (8,20-23):

Así dice el Señor de los Ejércitos: Todavía vendrán pueblos y habitantes de grandes ciudades, y los de una ciudad irán a otra diciendo: «Vayamos a implorar al Señor, a consultar al Señor de los Ejércitos. – Yo también voy contigo.» Y vendrán pueblos incontables y numerosas naciones a consultar al Señor de los Ejércitos en Jerusalén y a implorar su protección. Así dice el Señor de los Ejércitos: Aquel día diez hombres de cada lengua extranjera agarrarán a un judío por la orla del manto, diciendo: «Queremos ir con vosotros, pues hemos oído que Dios está con vosotros.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 86,1-3.4-5.6-7

R/. Dios está con nosotros

Él la ha cimentado sobre el monte santo;
y el Señor prefiere las puertas de Sión
a todas las moradas de Jacob.
¡Qué pregón tan glorioso para ti, ciudad de Dios! R/.

«Contaré a Egipto y a Babilonia entre mis fieles;
filisteos, tirios y etiópes han nacido allí.»
Se dirá de Sión: «Uno, por uno todos han nacido en ella;
el Altísimo en persona la ha fundado.» R/.

El Señor escribirá en el registro de los pueblos:
«Éste ha nacido allí.»
Y cantarán mientras danzan:
«Todas mis fuentes están en ti.» R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-56):

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?»
Él se volvió y les regañó y dijo: «No sabéis de que espíritu sois. Porque el Hijo del Hombre no ha venido a perder a los hombres, sino a salvarlos.»
Y se marcharon a otra aldea.

Palabra del Señor

Liturgia viva del 

Martes, 29 de septiembre de 2015
HOSPITALIDAD (Año I. Jon 3,1-10; Año II. Gal 1,13-24; Lc 10,38-42)

Introducción
En la experiencia de Jonás, la palabra de Dios es muy poderosa si la proclamamos al pueblo en el nombre de Dios y si el pueblo está abierto a ella.
Evangelio. Una familia o una persona acogedora hace a los huéspedes sentirse como en casa y les da lo mejor de que dispone. Pero si somos verdaderamente acogedores, escuchamos también al huésped, y recibimos de él o ella quizás más de lo que nosotros damos y de una manera más profunda. Recibimos al huésped como persona. – Dios se nos presenta en la Biblia como un viajero que va de viaje (Cfr. Emaús). Pide hospitalidad como un extranjero o como un pobre. Cristo también dice que cuando recibimos a uno que no tiene alojamiento, le recibimos a él.

Oración Colecta
Oh Dios y Padre bondadoso:
Nos has invitado a estar contigo,
a escuchar el mensaje de Jesús, tu Hijo,
y a aceptar de él tu paz y tu amor. .
Que sepamos acogerle de corazón
y que aprendamos de él
a acogerle también en los hermanos que nos suplican
cuando nos piden perdón,
y un poquito de calor humano,
de paciencia, esperanza y alegría.
Que tus siervos no pasen de largo ante ellos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones

Para que reconozcamos al Señor en los rasgos de un desconocido o un extraño y le acojamos como acogeríamos a Jesús mismo. roguemos al mismo Señor.
Que acojamos lo mejor que nos ofrecen nuestros hermanos, incluso antes de que nosotros compartamos lo mejor de nosotros mismos con ellos, roguemos al Señor.
Para que nosotros seamos y permanezcamos siempre personas hospitalarias y acogedoras, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Padre:
Queremos acoger a Jesús, tu Hijo
en estas ofrendas de pan y vino.
Ábrenos a su palabra y a su mentalidad.
Prepáranos para acogerle en la gente
y encontrarle en sus personas
incluso cuando viene en un momento diferente
y de otra manera de lo que esperábamos.
Enriquécenos al compartir unos con otros
tu regalo más valioso para nosotros,
Jesucristo mismo nuestro Señor.

Oración después la Comunión
Oh Dios Señor nuestro:
Tú has venido a nosotros en tu Hijo
para ser nuestro huésped.
Que en nuestra vida de cada día
estemos siempre abiertos
a cualquier hermano en necesidad.
Ayúdanos a reconocerte y a acogerte
en todos los que se acercan a nosotros.
En cada encuentro humano
ofrécenos tu gracia y tu amor
por medio de Jesucristo tu Hijo,
que vive y reina contigo
y permanece con nosotros
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: En esta eucaristía hemos sido los invitados del Señor. Él ha sido muy hospitalario con nosotros, escuchándonos y dirigiéndonos sus cálidas palabras de amistad. Él nos envía ahora a ser, los unos para con los otros, huéspedes y anfitriones. Acojan ahora la bendición del Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.



Comentario al Evangelio del 

Carlos Latorre, cmf
Queridos amigos:

Cuando nos sentimos contrariados injustamente acuden a nuestra mente pensamientos de venganza, de destrucción. No tenemos tanta fe y confianza en Dios como para mantenernos serenos, sabiendo que el castigo hay que dejarlo en las manos de Dios.

Ante el desprecio de aquella aldea de Samaria que no quiso dar hospedaje al Señor, Santiago y Juan reaccionan con ira: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?» Jesús no está de acuerdo con esa forma de reaccionar, pues les guía un motivo de venganza. Y Jesús no ha venido a castigar, sino a salvar. Y eso cuesta de entender, porque lo que enseguida nos viene a la mente es manifestar el disgusto con una golpiza.

A partir de ahora Jesús comienza una nueva etapa según el evangelio de Lucas: es la subida a Jerusalén. En Nazaret Jesús fue rechazado por sus propios paisanos, ahora son los habitantes de una aldea; y la excusa es que los samaritanos no se tratan con los judíos. ¡Cuántos desprecios tuvo que sufrir nuestro Señor! Y qué ejemplo para nosotros cristianos que, a veces, por una palabra de crítica o de burla ya queremos abandonarlo todo o pelearnos.

Ya desde el momento de las «tentaciones en el desierto», Jesús había decidido que su misión la realizaría no según los criterios del triunfalismo ni de la espectacularidad, sino de acuerdo con el criterio del servicio, de la entrega, de la renuncia, de la humillación. No, Jesús no es un masoquista que busca el dolor y el sufrimiento por sí mismos; el dolor, el sufrimiento, la muerte violenta son el resultado de la actitud obstinada con que el pueblo pide su muerte, manipulado por sus jefes.

Jesús no busca el dolor ni el sufrimiento, pero tampoco se esconde, los enfrenta a pesar de que sabe que con toda probabilidad va a ser derrotado, pero también sabe que si no es así, la obstinación y las fuerzas del mal seguirán manteniendo siempre el imperio y la dominación en esta tierra.

Humanamente hablando, el camino que comienza aquí se podría ver como el declive paulatino de Jesús: poco a poco va quedando más solo, menos rodeado de multitudes, y ¡hasta le niegan la entrada en una pequeña aldea de samaritanos! Herodes lo busca para matarlo. Y en los momentos definitivos de su vida, hasta sus mismos discípulos, aquellos que siempre estuvieran a su lado, lo dejan completamente solo y hasta lo niegan.

La liturgia venera hoy a los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. Sólo de estos nombres nos habla la Sagrada Biblia. Ellos son la mano providente del Padre que nos defiende, nos cuida, nos sana y con noticias de esperanza nos abre el camino hacia un cielo y una tierra nuevos.

Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses. Por eso es tan importante la Palabra de Dios y no apartarnos de lo que ella nos enseña.

Vuestro hermano en la fe.
Carlos Latorre
Misionero Claretiano

Fuente: http://www.ciudadredonda.org/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified