GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 20 de Octubre de 2015

Lecturas del Martes de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/29_3_TO.mp3

Martes, 20 de octubre de 2015
Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (5,12.15b.17-19.20b-21):


Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Si por la transgresión de uno murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud. Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno solo. Cuanto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. En resumen: si el delito de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno traerá la justificación y la vida. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos. Si creció el pecado, más desbordante fue la gracia. Y así como reinó el pecado, causando la muerte, as! también, por Jesucristo, nuestro Señor, reinará la gracia, causando una justificación que conduce a la vida eterna.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 39,7-8a.8b-9.10.17

R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tú voluntad

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
y, en cambio, me abriste el oído;
no pides sacrificio expiatorio,
entonces yo digo: «Aquí estoy.» R/.

«–Como está escrito en mi libro–
para hacer tu voluntad.»
Dios mío, lo quiero,
y llevo tu ley en las entrañas. R/.

He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios:
Señor, tú lo sabes. R/.

Alégrense y gocen contigo
todos los que te buscan;
digan siempre: «Grande es el Señor»
los que desean tu salvación. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,35-38):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 20 de octubre de 2015
SOLIDARIDAD EN EL PECADO
(Año I. Rom 5,12.15.17-19.20 b-21; Lc 12,35-38)

Introducción
Año I. Somos uno en nuestras debilidades, uno también en el amor de Dios y en la salvación que él nos ofrece en Cristo por la solidaridad en la gracia. Somos pecadores y santos a la vez, tenemos al enemigo con nosotros y al paraíso dentro de nosotros. Por eso ahora anhelamos que Cristo nos salve, para trascender nuestras dudas, nuestras diferentes formas de egoísmo, nuestros sufrimientos, nuestras divisiones dentro de nosotros mismos y nuestras rupturas con los hermanos. Sin embargo, es en este tipo de vida, dentro de este destino humano distorsionado, donde Cristo quiere salvarnos, si con él aceptamos su vida y su gracia.
Evangelio. En el evangelio de hoy Jesús exhorta a sus discípulos a estar vigilantes. Ellos son como siervos, que deberían estar siempre listos para la llegada y atentos al llamado del Señor.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Cada día experimentamos
que somos como un crisol,
a veces como una olla hirviendo
de valor y cobardía,
de preguntas, vacilaciones, vulnerabilidad,
de egoísmo y de generosidad, de pecado y de gracia.
Señor, concédenos que sepamos aceptar
nuestra solidaridad en el pecado,
para compartir mucho mejor
nuestra solidaridad en la salvación,
que viene a nosotros por medio de tu Hijo,
Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Para que la Iglesia reconozca que ella misma es también una Iglesia de pecadores, que comete disparates y que necesita conversión, roguemos al Señor
Para que los obispos y sacerdotes sean ministros pacientes y comprometidos del perdón y de la reconciliación, roguemos al Señor.
Para que nosotros reconozcamos nuestros pecados y pidamos sinceramente perdón por ellos, en vez de buscar excusas fáciles a los mismos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Traemos ante ti este pan y este vino,
alimento y bebida para la vida humana,
y aun así signos de nuestra salvación en Cristo,
signos de que no se debe buscar la salvación
fuera de las realidades de la vida.
Señor, haznos comprender
que debemos recibir la salvación tal como somos,
humanos, frágiles, en una clase de vida personal
que no es diferente de la de otros,
pero que debe vivirse de modo diferente,
conforme la vivió Cristo,
que es nuestro Salvador y Señor
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Fortalecidos por tu Hijo en esta eucaristía,
no te pedimos la gracia de ser inofensivos,
porque entonces perderíamos la capacidad
de ser valiosos para ti y para nuestros hermanos.
Señor Dios, ya que somos uno en nuestra fragilidad,
que seamos también uno en nuestro amor y gracia,
para que sepamos aceptar la vida
con sus riesgos, alegrías y sufrimientos
y para que intentemos darle verdadero sentido
por la gracia de Aquél que nos ha dado su cuerpo,
e iluminados por Aquél que es nuestro Señor y Salvador,
Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Si aceptáramos más fácilmente que somos solidarios en el pecado y responsables del mal en el mundo, muchos males se superarían, y nosotros estaríamos más unidos en justicia y compasión, en perdón y paz. Que el Señor les conceda el don de vivir más unidos en su gracia, y que él les bendiga abundantemente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.


Comentario al Evangelio del 


A la paz de Dios:

Preparados, listos, ya. Como en una carrera. A sus puestos. Claves de la espera según el evangelio.

Tener la cintura ceñida. Siempre con un ojo abierto. No bajar nunca la guardia.
Estar con las lámparas encendidas. Para ver y para que nos vean.
Atentos a la llegada del Señor. Que viene, sin hacer ruido. Discreto. En cada persona y en cada acontecimiento.
Viene de boda. Trae un mensaje de fiesta y de esperanza.
Llama. Estar preparados para escuchar. Son tantas las llamadas que recibimos cada día…
Se le abre. Estoy a la puerta y llamo, si alguno me abre entraré y cenaremos juntos.
El Señor se pone a la mesa y nos sirve. Viene con él su salario, y su recompensa le precede.

“Vigilar significa no dejar que se entumezcan nuestros músculos, porque, como los atletas y peregrinos, necesitamos tenerlos en plena forma para el arduo camino. Significa no distraerse, no amodorrarse, no instalarse, satisfechos con lo ya conseguido. En medio de una sociedad que parece muy contenta con los valores que tiene, somos invitados a vivir "en tiendas", sintiéndonos peregrinos, con la esperanza vigilante y activa del que se siente miembro de esta Iglesia peregrina que es el pueblo cristiano. Vigilar significa tener la mirada puesta también en los "bienes de arriba». Porque este mundo es camino, y no meta. Nos conviene de cuando en cuando mirar el destino que marca nuestro billete, para que no nos encandilemos en exceso por las estaciones de paso”. (J. ALDAZÁBAL).

Las otras bienaventuranzas. Además de las clásicas, recogidas en Mateo y en Lucas, el evangelio esconde otras felicitaciones. Aquí hay una de ellas. Felices los que permanecen en vela porque se sentarán al banquete del reino de los cielos.

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano, cmf.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified