GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Octubre de 2015

Lecturas del Sábado de la 29ª semana del Tiempo Ordinario


MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/29_7_TO.mp3

Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,1-11):



Ahora no pesa condena alguna sobre los que están unidos a Cristo Jesús, pues, por la unión con Cristo Jesús, la ley del Espíritu de vida me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Lo que no pudo hacer la Ley, reducida a la impotencia por la carne, lo ha hecho Dios: envió a su Hijo encarnado en una carne pecadora como la nuestra, haciéndolo víctima por el pecado, y en su carne condenó el pecado. Así, la justicia que proponía la Ley puede realizarse en nosotros, que ya no procedemos dirigidos por la carne, sino por el Espíritu. Porque los que se dejan dirigir por la carne tienden a lo carnal; en cambio, los que se dejan dirigir por el Espíritu tienden a lo espiritual. Nuestra carne tiende a la muerte; el Espíritu, a la vida y a la paz. Porque la tendencia de la carne es rebelarse contra Dios; no sólo no se somete a la ley de Dios, ni siquiera lo puede. Los que viven sujetos a la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Pues bien, si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto por el pecado, pero el espíritu vive por la justificación obtenida. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 23,1-2.3-4ab.5-6


R/. Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R/.

¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R/.

Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,1-9):



Jesús les contestó: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.»
Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: "Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?" Pero el viñador contestó: "Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas."»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

USTEDES ESTÁN EN EL ESPÍRITU
(Año I. Rom 8,1-11; Lc 13,1-9)

Introducción
Año I. El cristiano también, como cualquier otro ser humano, tiene que luchar dentro de sí mismo contra la tiranía del pecado. Los cristianos son también seres desgarrados, capaces de lo peor, y, sin embargo, capacitados para lo mejor gracias al poder del Espíritu de Cristo. Tenemos que hacer nuestra propia la experiencia de Jesús. Tenemos que esforzarnos para que el Espíritu viva en nosotros y, bajo su guía y con su vitalidad, buscar la identidad de Cristo.
Evangelio. Somos pecadores, merecedores de castigo. Pero Dios es un Dios paciente, dispuesto a dar nuevas oportunidades.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú entras en nuestra existencia, rota y dividida como está
y con la muerte inscrita en ella,
para hacernos libres con la vida de tu Espíritu.
Que ojalá sepamos dar espacio a tu mismo Espíritu
para que trabaje en nosotros,
nos unifique interiormente
y renueve nuestro ser y nuestras acciones,
para que, con su ayuda,
venzamos a las fuerzas del mal en nosotros.
Que no nos talen como a árboles estériles y sin fruto,
sino que vivamos para comunicar vida y amor
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que todos los fieles, tanto líderes como miembros ordinarios, escuchemos el llamado de la Iglesia para que miremos dentro de nuestros corazones y cambiemos todo lo que se debe cambiar, roguemos al Señor.
Para que sepamos llevar un poco de calor y afecto a aquellos cuyos corazones están vacíos y fríos, para que puedan descubrir algo de felicidad en el amor de Dios y del prójimo, roguemos al Señor.
Para que la palabra de Dios nos mueva y estimule a dar frutos de justicia y de amor, y que el pan de vida de la eucaristía nos haga fuertes y fieles, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios de vida y amor:
Tú creaste al hombre a tu imagen y semejanza
y después enviaste a tu Hijo entre nosotros
para asumir nuestra propia semejanza humana.
Ya que él viene ahora a nosotros en esta eucaristía,
él que conoció cómo sortear el pecado,
te pedimos que su Espíritu llegue a ser
fuente de nuestra fuerza y vitalidad,
para que vivamos y experimentemos lo mismo que tu Hijo
y para que con él muramos al pecado
y vivamos para una vida que nunca acaba.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Te pedimos que seamos en nuestra vida
tan eficazmente guiados por tu Espíritu
--que es también el Espíritu de Jesús, tu Hijo--
que no estemos meramente agradecidos
por la libertad que nos trajo,
ni reclamemos su mensaje como nuestra ideología,.
sino más bien que tu hijo viva en nosotros de tal manera
que la gente reconozca que él realmente vive en nosotros,
él que es nuestro Señor, que vive y reina
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Dios envió a su Hijo para quitar el pecado del mundo y para hacernos vivir en el Espíritu, que nos trae vida y paz. Vivamos, pues, la vida del Espíritu, con la bendición de Dios todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.




Comentario al Evangelio del 

A la paz de Dios:

Aunque por nuestras latitudes estamos en tiempo de siembra, el evangelio de hoy habla de dar frutos, de dar buenos frutos.

¿Cómo podemos dar hoy los verdaderos frutos que pide la conversión? Se me ocurre que hoy, siendo San Antonio María Claret, podemos tomar las palabras que el papa Francisco dirigió el mes pasado a los claretianos reunidos en Capítulo General. De manera espontánea invitó a estos tres verbos:

Adorar: nosotros en el mundo de la eficiencia hemos perdido el sentido de la adoración. Incluso en la oración, no es cierto, rezamos, alabamos al Señor, pedimos, agradecemos. Pero la adoración, ese estar delante del único Dios, de aquello que es lo único que no tiene precio, que no se negocia, que no se cambia… Y todo lo que está fuera de Él es imitación de cartón, es ídolo. Adorar. En esta etapa hagan un esfuerzo por crecer en este modo de oración: la adoración. Adoren, adoren a Dios. Ese perder tiempo sin pedir, sin agradecer, incluso sin alabar, solamente adorar, con el alma postrada.

Caminar. Dios no puede adorarse a sí mismo, pero Dios quiso caminar, no quiso estar quieto. Desde el primer momento caminó con su pueblo. Caminar es abrir fronteras, salir, abrir puertas, buscar caminos. Caminar. No estar sentados. No instalarse, en el mal sentido de la palabra. Es verdad que hay que organizar cosas, que hay trabajos que exigen estarse quietos pero con el alma, el corazón y la cabeza, caminar, buscar. Ir a las fronteras, a las fronteras de todo tipo, incluso las del pensamiento. Los intelectuales de ustedes ir a las fronteras, abrir caminos. Buscar. O sea: no quietos. Porque el que está quieto, el que no se mueve se corrompe. Como el agua: el agua estancada se corrompe enseguida. En vez, el agua del río que corre no se corrompe. Caminar como caminó Dios, que se hizo compañero del camino, ¿no? Y nos puede ayudar ver en la Biblia como el Señor acompañó a su pueblo, incluso haciéndose cargo de los pecados y perdonando y peor. Acompañar. Es decir, caminar.

El tercero, acompañar. O sea, no caminar solo, ¿no? Porque es medio aburrido, sino acompañar al pueblo porque Dios caminó acompañando, ¿no? Y me viene tan lindo eso de Jesús cuando se hizo el tonto con los que se escapaban de Jerusalén a Emaús, ¿no? Se les puso al lado y acompañó, acompañó todo un proceso, hasta que ese corazón frío se volvió a calentar y ardía el corazón, y se dieron cuenta. Acompañar los momentos de alegría, acompañar la felicidad de los matrimonios, de las familias. Acompañar los momentos duros, los momentos de cruz, los momentos de pecado. Jesús no le tenía miedo a los pecadores, los buscaba. Acompañar. Acompañar a la gente, acompañar tantos deseos que el Señor siembra en el corazón, dejarlos que crezcan bien ¿no?

Para dar fruto: adorar, caminar, acompañar.

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano, cmf.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified