GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 27 de Octubre de 2015

Lecturas del Martes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_272.mp3

Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,18-25):

Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un dia se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue sometida a la frustración, no por su voluntad, sino por uno que la sometió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto. Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza fuimos salvados. Y una esperanza que se ve ya no es esperanza. ¿Cómo seguirá esperando uno aquello que ve? Cuando esperamos lo que no vemos, aguardamos con perseverancia.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 125,1-2ab.2cd-3.4-5.6

R/. El Señor ha estado grande con nosotros

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares. R/.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres. R/.

Que el Señor cambie nuestra suerte,
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares. R/.

Al ir, iba llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelve cantando,
trayendo sus gavillas. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,18-21):


En aquel tiempo, decía Jesús: «¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.»
Y añadió: «¿A qué compararé el reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

SEMILLA DE MOSTAZA Y LEVADURA
(Año I. Rom 8,18-25; Lc 13,18-21)

Introducción
Año I. Nos dice San Pablo que la creación misma debe ser liberada y redimida junto con la gente que vive en ella. Al llegar a ser más libre, la gente habría de usar la creación de Dios y el progreso técnico no para destruir sino para servir, para liberar cada vez más a cada persona humana y a todas las cosas creadas.
Evangelio. El reino de Dios debe desarrollarse entre nosotros, como una semilla que crece y se va haciendo árbol; como harina transformada en rico pan por la acción de la levadura. Pero crecer significa cambiar e ir hacia adelante, marchar derecho, y esto no puede ocurrir sin transformarse y sin decir adiós al pasado e incluso al presente, caminando en esperanza hacia el futuro. Esto lleva consigo el dolor de la separación, el renunciar a algo conocido y familiar, y al mismo tiempo también la alegría de saber que marchamos por el buen camino con el Señor.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú nos llamas a nosotros,
peregrinos con tu Hijo,
a salir de nuestras certezas
del presente conocido y familiar
hacia un futuro de esperanza y de alegría
aun cuando no lo vemos claro ahora.
No permitas que vivamos instalados
en nuestra propia mediocridad.
Que nuestro adiós al presente
no esté marcado por la tristeza.
Cólmanos de total confianza
en quien nos conduce hacia ti,
tu mismo Hijo, Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Para que la chispita de fe, todavía viva en los corazones de muchos que abandonan la Iglesia, no se extinga totalmente, sino que se reavive de nuevo como luz brillante que les guíe a Dios y a los hermanos, roguemos al Señor.
Para que los padres y los maestros siembren en los corazones de nuestros jóvenes las semillas de la fe y de un amor generoso y servicial, roguemos al Señor.
Para que los misioneros sigan sembrando abundantemente la semilla de la gozosa Buena Nueva del Señor en nuestro mundo, frecuentemente indiferente y hostil, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú nos ofreces tu propio futuro esperanzador
en tu Hijo Jesucristo.
Que él nos dé coraje y valor
para marchar hacia ese futuro con esperanza,
sin mirar atrás, sin añoranzas ni vacilaciones.
Danos el pan de vida
que nos sustente en nuestro viaje,
que es Jesucristo mismo, nuestro Señor.


Oración después la Comunión
Señor Dios nuestro:
A ti, que eres toda nuestra esperanza,
te rogamos con la más total confianza.
Que tu Hijo, ahora aquí entre nosotros,
nos despierte de nuestra autocomplacencia,
y nos abra a la transformación y al crecimiento
aunque el proceso sea siempre difícil.
Enciende en nosotros el fuego de su Espíritu
para que lo que has sembrado y plantado en nosotros
produzca una rica cosecha
de bondad, luz y amor duraderos.
Concédenoslo en el nombre de Jesús, el Señor.

Bendición
Hermanos: Pensemos en nuestra fe como pequeña semilla que debe crecer. La hemos recibido como don para que se desarrolle. Mientras crecemos en fe y también, así lo esperamos, en sabiduría, nuestra fe y nuestro amor a Dios y a los hermanos debería hacerse cada vez más ancho y más profundo. Pidámosle al Señor esta gracia.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del 

Queridas amigas y amigos:


Jesús explica hoy cómo “funciona” el Reino sirviéndose de dos breves parábolas. Su predicación es kerigma, anuncio de una llegada. No remite al futuro, sino que abre los ojos de sus oyentes para que reconozcan que lo que anuncia, se está haciendo presente. Y se vale aquí de dos comparaciones tomadas de la vida ordinaria: el grano de mostaza y la levadura. Su pedagogía se basa en la sencillez (las entiende cualquiera), la brevedad (no requieren explicaciones), la belleza (gustan por ser agudas) y la evocación (dan que pensar y que hacer). ¿A qué alude Jesús con ellas? Advirtamos, entre otras posibles, estas dos lecciones más inmediatas que se desprenden de ellas:

El reino de Dios es una realidad que crece. El Reino de los cielos, aun cuando aparezca con aspecto insignificante por ser la más pequeña de las semillas, e incluso despreciable, por dentro contiene una arrolladora vitalidad. Para desplegarla, tiene sin embargo que caer en tierra y allí sufrir un proceso de putrefacción y muerte. Sólo genera vida si muere. Lo que hoy es un minúsculo grano llegará a ser un dia un árbol frondoso. Este árbol no es fuerte porque muchas aves aniden en sus ramas. Es fuerte si tiene raíces profundas y un tronco robusto capaz de canalizar el flujo de vida que le llega y, a la vez, resistir las circunstancias adversas.
El reino de Dios transforma desde dentro. Esta otra imagen de la levadura utilizada por Jesús no es menos sugerente. La levadura, a semejanza de la semilla, es un elemento vivo que se activa cuando se mezcla con la masa. La levadura es la fuerza interior capaz de transformar el mundo y de invertir sus valores. Contemplamos la misteriosa virtualidad que posee la levadura. Su fuerza oculta y silenciosa es, a la vez, activa y contagiosa. Aunque no todo el pan se convierta en levadura, todo él tomará el sabor del fermento.
Ambas parábolas, a pesar de su brevedad, son sumamente provechosas. Nos invitan a dejarnos impulsar por un doble dinamismo: Uno interior, crecer desde la entrega (no desde la vanidad de la apariencia) y otro, exterior y dirigido hacia fuera: transformar el ambiente (irradiar e influir). No son opciones alternativas, desechable la una por la otra. Deben ser simultáneas y responden a dos urgencias de hoy: la formación (no entendida solo como capacitación sino como crecimiento) y la misión (que no se reduce a una transmisión de ideas, sino al contagio de vida). Recordar estas cosas nos hace bien, porque “repetir es persuadir con más detalle”.

Juan Carlos Martos cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified