GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 29 de Octubre de 2015

Lecturas al Evangelio del 


MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_274.mp3

Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,31b-39):


Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo, que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?, como dice la Escritura: «Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza.» Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 108,21-22.26-27.30-31

R/. Sálvame, Señor, por tu bondad

Tú, Señor, trátame bien, por tu nombre,
líbrame con la ternura de tu bondad;
que yo soy un pobre desvalido,
y llevo dentro el corazón traspasado. R/.

Socórreme, Señor, Dios mío,
sálvame por tu bondad.
Reconozcan que aquí está tu mano,
que eres tú, Señor, quien lo ha hecho. R/.

Yo daré gracias al Señor con voz potente,
lo alabaré en medio de la multitud:
porque se puso a la derecha del pobre,
para salvar su vida de los jueces. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (13, 31-35):


En aquella ocasión, se acercaron unos fariseos a decirle: «Márchate de aquí, porque Herodes quiere matarte.»
Él contestó: «ld a decirle a ese zorro: "Hoy y mañana seguiré curando y echando demonios; pasado mañana llego a mi término." Pero hoy y mañana y pasado tengo que caminar, porque no cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la clueca reúne a sus pollitos bajo las alas! Pero no habéis querido. Vuestra casa se os quedará vacía. Os digo que no me volveréis a ver hasta el día que exclaméis: "Bendito el que viene en nombre del Señor."»

Palabra del Señor

Liturgia viva al Evangelio del 

TENGO QUE SEGUIR MI CAMINO
(Año I. Rom 8,31-39; Lc13,13-35)

Introducción
Una característica básica de todo cristiano debería ser la confianza absoluta en Dios. Recuerden que Jesús murió por nosotros y Dios no se lo impidió, porque nos ama en extremo. En las dificultades y pruebas de la vida, no habríamos de perder nuestra serenidad, porque Dios está con nosotros y se preocupa de nosotros.
Evangelio. Aparentemente, algunos fariseos comprensivos le advierten a Jesús que Herodes le va a matar. Jesús replica diciendo que él ya se ha enfrentado con los malos espíritus y continuará su viaje hacia Jerusalén. “Tiene que seguir su camino”, donde la muerte le espera “hoy, mañana y pasado mañana”, es decir, pronto. – ¿Somos nosotros cristianos valientes? Pidamos al Señor que nos dé fuerza en nuestro caminar, con Jesús.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tener un ideal, una meta,
un destino claro a donde ir,
aun a costa de sacrificio y de dolor,
es muy tranquilizador
incluso en medio de la incertidumbre.
Guárdanos siempre en actitud de marcha,
caminando con fe y confianza,
sin miedo ni vacilación,
porque estamos seguros
de que nada nos puede dañar
y que ninguna prisión
hecha por manos o mentes humanas
puede arrebatarnos nuestra libertad interior
que tú nos has dado,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por todos los perseguidos por su fe, para que Jesús el Señor les dé fortaleza para permanecer siempre fieles sin desfallecer, roguemos al Señor.
Por los esposos cuyo caminar en el matrimonio pasa por momentos difíciles, para que su amor no se frustre, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que a través de problemas, dudas y dificultades, Dios nos ayude a crecer en la fe, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tu Hijo Jesús aceptó caminar hasta el final a su meta;
un destino de sufrimiento y de muerte,
porque creía en tu amor.
Por este pan y este vino
guárdanos siempre creyendo
en tu victoria sobre el mal y la muerte
y que ellas lleguen a ser para nosotros
fuente de fuerza y de valor
en nuestra lucha en favor de todo lo bueno.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Vencemos al mal con tu Hijo Jesús
cuando optamos por la integridad y la verdad,
por la paciencia y el perdón.
Guárdanos en marcha en nuestro caminar
y fortalece en nosotros la convicción
de que la realidad del mal y del pecado
dentro de nosotros y en el mundo
no pueden nunca quedar vencedores,
ya que todo lo bueno no puede morir
desde que tu Hijo resucitó de entre los muertos.
Y porque Jesús es nuestro Señor por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Tenemos que andar nuestro camino con el Señor, de manera consistente, aun en las dificultades de la vida. Conocemos claramente nuestra meta: amar a Dios y a los hermanos, y nada nos debe disuadir de amar. Sabemos que estamos en las manos de Dios.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.


Comentario al Evangelio del 

Queridas amigas y amigos:

El evangelio de hoy ofrece una de las páginas tristes del evangelio. Jesús expresa un agudo dolor en forma de desahogo y de lamento. La escena se desencadena a raíz del aviso alarmante que un fariseo le transmite: Herodes quería matarle. ¿Tenía de veras Herodes esa intención? Nos queda la duda porque, en otro pasaje, el evangelista Lucas nos dice que Herodes buscaba encontrarse con Jesús para ver algún milagro suyo (Lc 23,8). ¿Habría sido divulgada la noticia desde círculos fariseos interesados en que Jesús no se acercara por Judea para predicar? Sea cierta o no, nos interesa detenernos en la reacción de Jesús al recibirla.

¿Un golpe de ira? Las palabras de Jesús llamando “zorro” a Herodes, se entiendan como se entiendan, nos desconciertan. Peor aún si intentamos mitigarlas o maquillarlas. Se trata un desahogo indignado, y no el único, que no nos han escondido los autores de los evangelios. Expresa el agudo dolor de Jesús ante la incomprensión y ante los obstáculos que impedían su ministerio. La reacción airada no siempre es mala. Santo Tomás de Aquino, junto a muchos pensadores antiguos, supo reconocer en la “irascibilidad” una noble capacidad de afrontar los obstáculos, una determinación cargada de energía y valor para no sucumbir antes las dificultades y llevar a buen fin la empresa iniciada. Este tipo de agresividad –y no otro– es fundamento de esperanza. Sin ella quedaríamos paralizados por entender que cualquier acción a emprender en tales circunstancias sería totalmente inútil. El binomio ira-esperanza es bueno con tal de que desactive el odio y promueva el coraje.
La adversidad no debilita la identidad profética de Jesús. Llama la atención su conciencia de responsabilidad (“tengo que caminar”) y su lucidez ante su oscuro futuro (“pasado mañana llego a mi término”). En sus palabras no hay ni un ápice de resignación ante el destino tan adverso que le sobreviene; tampoco frustración que le precipite en la depresión o en la acedia desganada. Nada le hará perder el valor del riesgo y la confianza en Dios. El camino del evangelio nunca puede reducirse a un vago estado de bienestar o de serenidad que impermeabilice ante todo sufrimiento. El ideal de la vida cristiana es el seguimiento de Jesús, no la búsqueda de una serenidad perfecta e imperturbable a cualquier precio. Santidad y gracia no se reducen vaporosamente a serenidad psíquica. Esta última, en tantas ocasiones, puede significar solo un chato motivo de repliegue autorreferencial. La indignación, en ocasiones como ésta, es expresión de coraje apostólico y palanca de fidelidad en las pruebas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified