GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 3 de Octubre de 2015

Lecturas del Sábado de la 26ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/26_7_TO.mp3

Sábado, 3 de octubre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de Baruc (4,5-12.27-29):

Ánimo, pueblo mío, que llevas el nombre de Israel. Os vendieron a los gentiles, pero no para ser aniquilados; por la cólera de Dios contra vosotros os entregaron a vuestros enemigos, porque irritasteis a vuestro Creador, sacrificando a demonios y no a Dios; os olvidasteis del Señor eterno que os había criado, y afligisteis a Jerusalén que os sustentó. Cuando ella vio que el castigo de Dios se avecinaba dijo: «Escuchad, habitantes de Sión, Dios me ha enviado una pena terrible: vi cómo el Eterno desterraba a mis hijos e hijas; yo los crié con alegría, los despedí con lágrimas de pena. Que nadie se alegre viendo a esta viuda abandonada de todos. Si estoy desierta, es por los pecados de mis hijos, que se apartaron de la ley de Dios. Ánimo, hijos, gritad a Dios, que el que os castigó se acordará de vosotros. Si un día os empeñasteis en alejaros de Dios, volveos a buscarlo con redoblado empeño. El que os mandó las desgracias os mandará el gozo eterno de vuestra salvación.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 68,33-35.36-37

R/. El Señor escucha a sus pobres.

Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos.
Alábenlo el cielo y la tierra,
las aguas y cuanto bulle en ellas. R/.

El Señor salvará a Sión,
reconstruirá las ciudades de Judá,
y las habitarán en posesión.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,17-24):

En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron muy contentos y dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.»
Él les contestó: «Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.»
En aquel momento, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.»
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 26ª semana del Tiempo Ordinario

Sábado, 3 de octubre de 2015
LA ALEGRÍA DE LA LIBERACIÓN (Año I. Bar 4,5-12. 27-29; Lc. 10, 17-24)

Introducción
Año I. En el siglo segundo antes de Cristo, un profeta, tomando prestado el nombre de Baruc, hace hablar a Jerusalén un mensaje de esperanza y alegría a sus hijos dispersos en la diáspora. Dios les librará de sus infidelidades.
Evangelio. En el evangelio los discípulos, y Jesús con ellos, se regocijan porque el pueblo ha sido liberado del poder del maligno en el nombre de Jesús.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tu Hijo envió a sus discípulos
a liberar a la gente de los demonios
que los tenían cautivos.
Te pedimos que nosotros también
consigamos ser liberados:
que seamos libres de la ceguera,
del fatalismo y del miedo
que oscurecen nuestras mentes y corazones;
que seamos libres de nuestras infidelidades
y de nuestra falta de valor para comprometernos,
libres para amar y para servir
con y como aquél que nos liberó a todos del pecado,
Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la Iglesia, para que no esté espiritualmente encarcelada en estructuras de poder y de riqueza, sino que llegue a ser cada vez más una Iglesia humilde y servidora, roguemos al Señor.
Por doctores, enfermeras, curanderos y científicos que ayudan a conseguir que los enfermos se sientan libres de las enfermedades que les aquejan, roguemos al Señor.
Por toda la gente buena y cariñosa que, con actitud de entrega generosa, lleva alegría a la vida de los demás, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios y Padre nuestro:
Tú nos invitas a participar en la mesa de tu Hijo
y a ser libres con él
por estos signos de pan y vino.
Bendícenos en nuestras penas y alegrías,
en nuestras limitaciones y en nuestras cualidades positivas,
y cambia estos dones
en fuentes de alegría y libertad propias de tu reino
que duren y permanezcan por los siglos de los siglos.


Oración después de la Comunión
Señor, Dios y Padre nuestro:
Por el poder liberador de tu Hijo Jesucristo
haznos capaces de llevar tu libertad y dignidad
incluso a los más pequeños
de nuestros hermanos y hermanas.

Danos conciencia de que no podemos ser plenamente libres
mientras alguno de los que tú amas
no sea totalmente libre
para ser de verdad hijo tuyo
gracias al poder liberador
de nuestro hermano, Jesucristo,
Hijo tuyo y Señor nuestro,
que vive y reina por siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos. Los discípulos enviados por Jesús a predicar y curar regresaron llenos de alegría porque habían ayudado a mucha gente a ser personas más libres, liberadas del poder del mal.
Que nosotros también logremos ser más libres, con la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.



Comentario al Evangelio del 

Carlos Latorre, cmf
Queridos amigos:

Hay momentos en la vida en que nos sentimos tristes y desanimados. Nos abruman los problemas de familia, la enfermedad, la falta de trabajo o la poca seguridad para mantener el trabajo que tenemos. Claro que también hay cosas buenas que nos animan y nos llenan de alegría. Siempre hay personas que te echan una mano y te invitan a dar gracias a Dios que no nos deja abandonados.

Hoy vuelven junto a Jesús los setenta y dos discípulos de su experiencia misionera. Y vuelven desbordantes de alegría, porque han descubierto que el poder de Jesús también actúa a través de sus pobres manos. Ellos no son nadie, pero la Palabra de Jesús hace maravillas por su medio: “Dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.»

Y el mismo Jesús en persona se siente entusiasmado al verlos a ellos felices: “Él les contestó: «Veía a Satanás caer del cielo como un rayo…” Es una manera simbólica de decir que la misión realizada por Él mismo y por sus enviados va arrebatando poder a las fuerzas del mal.

Como podemos ver, el regreso de los misioneros está enmarcado por la alegría y el gozo. Primero porque han cumplido el encargo y luego por el efecto que el mensaje ha conseguido entre el pueblo sencillo. Jesús estalla de alegría, impulsado por el Espíritu, porque el reino empieza a manifestarse en la acogida de los sencillos, pues ellos, los más pequeños, son quienes más se alegran al escuchar la Palabra de Dios.

A pesar de todos los éxitos conseguidos, llegando incluso a expulsar a Satanás, Jesús pone en guardia a sus discípulos contra toda idea de dominio. El anuncio de la Palabra de Dios no es una tarea de propaganda, de éxito comercial, de prestigio y vanidad humana. Y por eso les dice que lo importante es tener los nombres escritos en el cielo. Dios es nuestro pagador y ¡qué buen pagador!

Jesús, “lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla”. Estas palabras nos ponen ante los ojos cómo era el corazón de Jesús: su sensibilidad, la confianza que tenía en sus discípulos y cuánto esperaba de ellos y cómo se alegraba de sus éxitos. También hoy día son palabras que nos entusiasman a quienes seguimos a Jesús e intentamos vivir sus enseñanzas y colaborar en la difusión de su Palabra. A veces, tal vez, pensamos que no vamos a poder cumplir, que vamos a fracasar. Pero estando con Jesús el fracaso no existe. Con Él lo podemos todo, porque “Él es el amigo que nunca falla”.

Vuestro amigo en la fe.
Carlos Latorre
Misionero Claretiano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified