GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 4 de Octubre de 2015

Lecturas del Domingo 27º del Tiempo Ordinario - Ciclo B

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/2701B.mp3

Domingo, 4 de octubre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (2,18-24):

El Señor Dios se dijo: «No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle alguien como él que le ayude.»
Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo y se los presentó al hombre, para ver qué nombre les ponía. Y cada ser vivo llevaría el nombre que el hombre le pusiera. Así, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo; pero no encontraba ninguno como él que lo ayudase. Entonces el Señor Dios dejó caer sobre el hombre un letargo, y el hombre se durmió. Le sacó una costilla y le cerró el sitio con carne. Y el Señor Dios trabajó la costilla que le había sacado al hombre, haciendo una mujer, y se la presentó al hombre.
El hombre dijo: «Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Su nombre será Mujer, porque ha salido del hombre. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 127,1-2.3.4-5.6

R/. Que el Señor nos bendiga todos los días de nuestra vida

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R/.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R/.

Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R/.

Que veas a los hijos de tus hijos.
¡Paz a Israel! R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta a los Hebreos (2,9-11):

Al que Dios había hecho un poco inferior a los ángeles, a Jesús, lo vemos ahora coronado de gloria y honor por su pasión y muerte. Así, por la gracia de Dios, ha padecido la muerte para bien de todos. Dios, para quien y por quien existe todo, juzgó conveniente, para llevar a una multitud de hijos a la gloria, perfeccionar y consagrar con sufrimientos al gula de su salvación. El santificador y los santificados proceden todos del mismo. Por eso no se avengüenza de llamarlos hermanos.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Marcos (10,2-16), del domingo, 4 de octubre de 2015
0
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,2-16):

En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: «¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?»
Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron: «Moisés Permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.»
Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios "los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne." De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.»
Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.»
Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 27º del Tiempo Ordinario - Ciclo B

Domingo, 4 de octubre de 2015
1. Llegan a Ser Uno
2. Que Nuestro Amor Perdure

Saludo
Demos toda alabanza y gloria a Dios nuestro Padre
por crear al hombre a su imagen y semejanza
y hacerle capaz de ser fiel
por medio del amor de donación de tu Hijo
y del poder unificador del Espíritu.
Que el Señor, con su amor, esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante

1. Llegan a Ser Uno
Las primeras páginas de la Biblia nos dicen que Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. Eso quiere decir que Dios, que es amor, quiso unirlos con el vínculo del amor, y hacerles vivir por y con amor mutuo. Así era al principio. Y así debería ser hasta ahora. – Cuando Jesús vino, hizo el vínculo entre esposos y esposas todavía más sagrado, asegurándoles la gracia de Dios.--- ¿Son los esposos fieles a su sí dado en la presencia de Dios y en la Iglesia? Pidamos hoy al Señor fidelidad y profundo amor para nuestros matrimonios – y también para todas nuestras amistades.

2. Que Nuestro Amor Perdure
El deseo ardiente del esposo y la esposa en el día de su matrimonio es: ¡Que nuestro amor no se marchite; que dure! Esto no es solamente un deseo de Dios para ellos, sino que es su mismísimo mandamiento.
Dios quiere que la unión de los esposos en amor sea como su propio amor hacia su pueblo: fiel, fuerte, perenne, una verdadera alianza de amor. Con todos los matrimonios, con todos aquellos a quienes la amistad vincula juntos, con todas nuestras comunidades cristianas, estamos hoy ante el Señor y le pedimos: Que nuestro amor, de los unos a los otros, sea fuerte, fiable, fiel.

Acto Penitencial
Pedimos al Señor perdón
porque nuestro amor no ha sido fuerte y duradero.
(Pausa)

Ten misericordia, Señor Jesús, de los hogares donde el amor se está marchitando y muriendo donde el esposo y la esposa se van distanciando hacia una separación el uno del otro, roguemos al Señor. R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia, Señor de las familias rotas por la infidelidad, de las parejas que ya no pueden perdonarse mutuamente. R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia, Señor, de los hogares donde hay ya poco o nada de amor, de los esposos que no tienen tiempo para sus hijos. R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de todos nosotros, Señor,
y perdona nuestros pecados contra el amor.
Que nuestros hogares y comunidades
reflejen tu amor siempre fiel
y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Roguemos para que nuestro amor sea fuerte y fiel.
(Pausa)
Oh Dios, fuente y origen de todo amor,
bendito seas por tu ternura
inscrita en los corazones de los miembros de tu pueblo;
bendito seas por darnos a tu Hijo
como prueba y señal de tu fiel amor.
No permitas que separemos lo que tú has unido:
esposos y esposas, padres e hijos,
tu Hijo y la Iglesia,
amigos en sus penas y alegrías.
Que todos vivamos en tu amor, creativo y eterno.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Gen 2, 18-24): Creado para amar
El hombre y la mujer están destinados no para una soledad egoísta, sino para construir comunidad en fidelidad y amor que unifica.

Segunda Lectura (Heb 2,9-11): El amor es sacrificado
La fuente y modelo de todo amor es el de Cristo, que se sacrifica a sí mismo por nosotros.

Evangelio (Mc 10,2-16 ó 10,2-12): El amor es fiel
En el plan de Dios el matrimonio es, más allá de legalismos humanos, una unión inquebrantable de amor y fidelidad. El amor del esposo y la esposa se perpetuará vivo en sus hijos.

Oración de los Fieles

Pidamos a Dios nuestro Padre que complete en nosotros su trabajo de amor y fidelidad, y digámosle:
R/ Señor, guárdanos en tu amor.

Por la Iglesia, Esposa de Cristo, para que sea siempre fiel al mensaje del evangelio y del amor liberador del mismo Cristo, roguemos al Señor.
Por los hogares construidos sobre un amor desinteresado, para que a través de ellos podamos entender mejor toda la profundidad del amor de Dios, roguemos al Señor.
Por las familias rotas y por los cónyuges infieles, para que la gente sea comprensiva con ellos y Dios les conceda su misericordia, roguemos al Señor.
Por los jóvenes que se preparan para el matrimonio, para que aprendan de la vida que la profundidad y belleza del amor dependen de la mutua generosidad y del sincero compartir, roguemos al Señor.
Por todos los que han renunciado al matrimonio a causa del Reino de Dios, personas consagradas, para que nunca se sientan nostálgicas y solitarias, sino que sus corazones sean espaciosos y cálidos, acogedores y abiertos a toda la gente y a todas las necesidades, roguemos al Señor.
Oh Dios y Padre nuestro, hazte presente con toda tu fidelidad dondequiera la gente se junte para construir comunidades de amor y amistad. Edifica nuestro amor sobre el fundamento del tuyo, para que perdure, fuerte y fiel, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas

Oh Dios y Padre nuestro:
Confirma tu Alianza con nosotros
por medio del pan y del vino que ahora te presentamos.
Que tu Hijo esté siempre con nosotros
y que nos haga guardianes de nuestro amor y felicidad.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Con alegría y gratitud alabamos al Padre en el cielo por el gran amor que nos ha mostrado. Él es la fuente y origen de todo amor entre nosotros, y el Espíritu Santo guarda ese amor vivo en nuestros hogares y en nuestras comunidades.

Prefacio del Matrimonio
Sugerimos usar uno de los prefacios del misal, del matrimonio, p. ej. el tercero.

Introducción al Padre Nuestro
Tenemos un Padre amoroso en el cielo. A él nos dirigimos en oración con las palabras del mismo Jesús.

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males
y danos capacidad para amar
sin condiciones ni componendas.
Danos un amor que permanezca fiel
y crezca más profundo en los días de prueba y sufrimiento.
Líbranos siempre de todo temor
a entregarnos generosamente con amor
los unos a los otros,
mientras esperamos con alegría
la venida gloriosa de nuestro Salvador Jesucristo.

Invitación a la Comunión
Este es el Cordero de Dios cuyo amor fue fiel hasta el fin.
Se sacrificó a sí mismo para darnos el valor para amar sin medida.
Felices nosotros, llamados a esta santa cena del Señor.

Acción de Gracias de los Esposos
Los esposos pueden rezar juntos la siguiente oración, tomada del cuarto prefacio para matrimonios, en el misal francés.
Oh Dios y Padre nuestro:
Es justo y bueno darte gloria
y ofrecerte nuestra alabanza.

Porque has hecho al hombre y a la mujer
a tu imagen y semejanza
y has puesto en sus corazones el amor
que los vincula íntimamente el uno al otro,
para que sean siempre uno.

Tú les dices que en las penas y alegrías de su vida,
en días de cansancio o de maravilla,
tú estás fielmente cerca de ellos.
Por medio de la comunión de su amor y destino
haz que tu misma vida crezca en ellos,
hasta el día en que colmes todas sus esperanzas
en tu amado Hijo Jesucristo. Amén.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Nos has confiado tu amor
no como un producto acabado,
sino como una tarea de por vida.
Que el amor de tu Hijo
enriquezca nuestro amor
con inquebrantable fidelidad y generosidad,
para que pueda resistir todas las tormentas
y seguir creciendo en profundidad,
hasta que lo corones con tu alegría
que perdura para siempre,
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Dios es la fuente y la fuerza de todo amor.

Que él bendiga nuestras familias cristianas con felicidad y fidelidad.
R/ Amén.
Que él bendiga nuestras comunidades con unidad y paz, y nos ayude a ser una sola alma y un solo corazón.
R/ Amén
Que él nos dé a todos un amor que haga brotar lo mejor en cada uno de nosotros para construir todos juntos una sólida comunidad.
R/ Amén.
Podemos ir en el amor del Señor.

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Después de escuchar el texto todos tendrán claro que hay que hablar del divorcio, ¿Pero cómo encarar el tema que tiene tantos puntos de vista y ángulos diversos desde donde ser mirado, o poderosos argumentos a favor de una postura o de otra? Parece que en el próxima segunda parte del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, se hablará del tema, y el Papa hace poco ha dicho algo sobre las nulidades (rapidez y gratuidad). Sigamos el Evangelio de hoy un tanto difícil.
Los fariseos le preguntan a Jesús: “¿Le es licito a un hombre divorciarse de su mujer?”. Está claro que la mujer no cuenta, las leyes habían sido redactadas por hombres y para los hombres. Los hombres tendían a hacer fácil la ley para ellos mismos, y exigente para las mujeres. Por eso replica Jesús: “¿Qué os ha mandado Moisés?”. Ellos responden: “Moisés permitió divorciarse dándole a la mujer un acta de repudio”. Y vuelve la repuesta: “Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto”. En el diálogo Jesús va buscando el ir más allá de la ley y establecer el principio fundamental del matrimonio.

El fundamento está en la primera lectura que hemos escuchado, en el Génesis: “Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne”. Jesús no ignora lo difícil de una relación de pareja o el clima insoportable al que llegan ciertos matrimonios; el sufrimiento al que se ven sometidos los hijos, uno de los esposos, o ambos; ni las aberraciones de todo tipo, que a veces se producen en el seno de algunas familias. Pero se opone al divorcio porque es la expresión de la desinteligencia de dos, de la falta de comprensión, de amor y fidelidad, sabiendo que la ley, no hace que dos personas se quieran, ni puede solucionar la falta de amor o la ruptura del amor.

El hombre de fe, descubre que la relación matrimonial es un perfecto camino para llegar a Dios, por el amor al otro. En la otra parte de la pareja está Dios, fuimos creados a su imagen y semejanza, por eso deben amarse y respetarse: “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. Si desde el comienzo aprendemos a amar, miramos a la mujer y al hombre, como ese otro igual en dignidad y en el que tengo que descubrir parte de mí mismo. ¿Qué más nos da si es lícito o no separarse? Lo que hay que hacer es una apuesta por el amor, si algún día ese amor desaparece, se tendrá que asumir la responsabilidad de separarse, de esa persona con quien no supo o no pudo hacer un proyecto en común.

La cuestión del matrimonio está incluida por Marcos, en el contexto de la radicalidad del seguimiento. Si traducimos este texto en clave jurídica, entonces la indisolubilidad del matrimonio es ley, exigencia constitutiva de la pareja cristiana, sellada por el sacramento, (en ocasiones sacramiento). Pero si traducimos este texto desde donde se encuentra, entonces la indisolubilidad nace desde la llamada al Reino. Lo primero sería “casarse por la Iglesia”; lo segundo, “casarse en la Iglesia”. El imperativo de Jesús se apoya en la llamada, en la dinámica del amor y en el misterio de la alianza entre el hombre y la mujer.

¿Hemos educado para el amor en pareja? Desgraciadamente los que llevamos muchos años dando cursillos de novios, nos damos cuenta que los desafíos de una cierta madurez afectiva y la necesidad de fundamentar en amor en la fe, se viven con una gran superficialidad. En dos semanas o un fin de semana, no se puede hacer lo que no acompañamos en varios años de noviazgo o de vida en común. Tenemos un serio desafío en las parroquias y en la Iglesia.

El evangelio de hoy, no pretende establecer una norma jurídica, ni algo sociológico o psicológico. El texto es también Buena Noticia para la felicidad del hombre y la mujer, es salvación y no condenación. No nos impone un yugo, sino que pretende liberarnos y anuncia que la felicidad es posible, porque el amor es posible. Hoy se nos anuncia que Dios es amor y cuando una pareja lucha por el amor, allí está Dios.

PD: Hoy es San Francisco de Asís: es curioso que vivir la pobreza está también en la clave del seguimiento, pero de eso no hemos hecho una ley.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified