GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 8 de Octubre de 2015

Lecturas del Jueves de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA

Jueves, 8 de octubre de 2015
Primera lectura
Lectura de la profecía de Malaquías (3,13-20a):

«Vuestros discursos son arrogantes contra mí –oráculo del Señor–. Vosotros objetáis: "¿Cómo es que hablamos arrogantemente?" Porque decís: "No vale la pena servir al Señor; ¿qué sacamos con guardar sus mandamientos?; ¿para qué andamos enlutados en presencia del Señor de los ejércitos? Al contrario: nos parecen dichosos los malvados; a los impíos les va bien; tientan a Dios, y quedan impunes." Entonces los hombres religiosos hablaron entre sí: "El Señor atendió y los escuchó." Ante él se escribía un libro de memorias a favor de los hombres religiosos que honran su nombre. Me pertenecen –dice el Señor de los ejércitos– como bien propio, el día que yo preparo. Me compadeceré de ellos, como un padre se compadece del hijo que lo sirve. Entonces veréis la diferencia entre justos e impíos, entre los que sirven a Dios y los que no lo sirven. Porque mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir –dice el Señor de los ejércitos–, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 1

R/. Dichoso el hombre
que ha puesto su confianza en el Señor

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin.R/.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,5-13):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: "Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle." Y, desde dentro, el otro le responde: "No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos." Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 8 de octubre de 2015
ORACIÓN INSISTENTE
(Año I. Mal 3,13-20a; Lc 11,6-13)

Introducción
Año I. Para el profeta Malaquías y para los piadosos judíos, la vida de los pecadores, aparentemente feliz, era todo un escándalo. Para ellos, que practicaban su fe, Dios parecía ausente y sordo a sus súplicas. Pero Dios les oirá y administrará justicia a cada uno el día del juicio. – Cristo nos dice que perseveremos en nuestra oración. Dios escucha y nos dará lo que necesitamos.
Evangelio. San Lucas nos dice que Jesús oraba con frecuencia. E insistentemente, como en su agonía en el Huerto de los Olivos. Ahora nos dice que Jesús quiere que nosotros también seamos perseverantes, insistentes e incluso atrevidos y audaces en nuestra oración. Porque Dios es bueno. ¿Cómo puede resistirse él a escucharnos cuando oramos? Él nos dará no solo cosas buenas, sino también el Espíritu Santo, el don que contiene todos los dones.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Cuando clamamos a ti,
a veces nos preguntamos si realmente nos oyes,
ya que tu silencio es a veces opresivo.
Mantén nuestra confianza en tu bondad
y en tu constante presencia amorosa.
Danos lo bueno cuando te lo pedimos
y también cuando nos olvidamos de pedirlo;
que te encontremos cuando te busquemos,
ábrenos cuando llamemos a tu puerta,
en el nombre de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por aquellos a quienes se les ha confiado especialmente en la Iglesia el ministerio del perdón, para que sean intransigentes con el mal, pero al mismo tiempo acojan a los pecadores con respeto y con amor misericordiosos, roguemos al Señor.
Por los consagrados en la vida contemplativa -hombres y mujeres-, para que sepamos nosotros apreciar su vida de penitencia y oración permanente, y sepamos también ser agradecidos por las bendiciones de Dios que ellos obtienen para nosotros por medio de su vida de oración, roguemos al Señor.
Por todos los cristianos, para que nuestras oraciones por los pobres y por los que sufren nos comprometan más a administrarles justicia, a aligerar sus cargas y a restaurar su dignidad, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú quieres que experimentemos tu bondad
al darnos a Jesús, tu Hijo.
En estos signos de pan y vino
expresamos nuestra confianza en ti.
Sé misericordioso con nosotros
y escucha nuestras súplicas.
Otórganos el pan de vida
y lo que necesitamos para vivir,
por medio de Jesucristo
Hijo tuyo y Señor nuestro,
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En respuesta a nuestra súplica
nos has dado el pan de vida,
a nosotros, que somos especial posesión tuya.
Acepta nuestra acción de gracias
y ayúdanos a no ser sordos
a los gritos de los que apelan a nosotros
pidiendo solidaridad y ayuda..
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: El Señor nos ha dicho: “Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá.” Porque Dios es bueno y lleno de misericordia.
Que su bendición bondadosa, la del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.



Comentario al Evangelio del 

José Luis Latorre, misionero claretiano
Queridos amigos:


¿Cómo se relacionan los hijos con sus padres? Con total confianza, ¿cierto? Saben y creen profundamente que les aman y que son muy importantes para ellos. Y esa convicción les da seguridad y alegría. Los hijos al lado de sus padres se sienten bien y felices, y crecen tranquilos y confiados. El amor de los padres es el mejor alimento para un crecimiento psicológico sano y equilibrado. Para un hijo nadie puede sustituir o reemplazar a sus padres.

Jesús nos enseña y repite insistentemente que Dios es PADRE, y un Padre lleno de amor, de ternura y de misericordia infinita con sus hijos e hijas, y que ama a todos “buenos y malos” porque todos son iguales a sus ojos. Para Él lo importante no es que sean buenos o malos, sino que son sus hijos e hijas. Y como un padre se desvive más con su hijo enfermo o necesitado, así hace Dios con sus hijos descarriados o enfermos (parábola del padre y sus dos hijos, Lc 15, 11-32).

Si creemos lo que Jesús nos dice, nuestra relación con el Padre Dios debe ser la misma que el hijo tiene con su padre: total confianza. Cuando Jesús enseñó a sus discípulos a orar les dijo: “Cuando oren digan: Padre…” es decir, Dios es nuestro papá grande y todopoderoso que goza viendo a sus hijos felices y contentos (“la gloria de Dios es que el hombre viva”, San Ireneo de Lyon). Es el Padre que no se cansa de escuchar la oración de sus hijos, que disfruta cuando nosotros le pedimos, le suplicamos y le llamamos como los padres cuando sus hijos les piden, suplican y llaman. Y es que los padres son felices cuando los hijos son felices. Por eso Jesús nos dice hoy en el Evangelio: “si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan!”, es decir, les dará las cosas útiles y saludables que necesitan.

En mis años de Misionero en Paraguay aprendí de la gente esta confianza total en Dios. Para la gente sencilla rezar, acudir a Dios en todo momento y circunstancia, dar gracias, pedir la bendición, bendecir casas, autos, libros… es algo espontáneo y muy normal; forma parte del diario vivir como el comer, el dormir o el relacionarse con los demás. Dios, Jesús, la Virgen y los Santos son como el aire que respiramos o el agua que bebemos; están presentes siempre y en todo.

Octubre, mes de oración y solidaridad con los/as Misioneros/as de Iglesia desparramados/as por todo el mundo. ¡No los olvidemos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified